• Francisco a OMP


    Discurso a la Asamblea OMP
  • Octubre 2019: Un mes misionero


    El Papa propone celebrar un mes dedicado a la Misión en el centenario de Maximun Illud
  • Discurso del Cardenal Filoni a OMP


    "El Evangelio nunca está anunciado por completo. La misión es el corazón de la fe"
  • Guía Compartir la Misión


    Propuestas de Voluntariado Misionero y #VeranoMisión para jóvenes

20 de mayo de 2014

A LOS 64 AÑOS, PERDIÓ A SU MARIDO Y DOS HIJAS, PENSÓ EN SUICIDARSE, PERO HOY ES MISIONERA

No soy una mujer muerta, agotada, sino viva y fuerte, que no viviría si no hubiera tenido la certeza de ir al Padre

Un auto se estrelló en 1994 contra un camión estacionado en una carretera en el norte de Italia. Sólo Gisella Aschedamini, de 64 años, sobrevivió. Su marido, dos hijas y una nieta murieron instantáneamente. 


Tres años después, en 1997, Gisella, una mujer madura, comenzó "una vida diferente, inmensamente diferente" que la llevó a Bangladesh, con sacerdotes del Pontificio Instituto para las Misiones Extranjeras (PIME). Con ellos coopera para la construcción de albergues, centros de maternidad, las iglesias, además de la preparación de una amplia red de adopciones a distancia


"Yo sería ingrata con Dios y todos - Gisella le explica a AsiaNews - si digo que incluso en esta vida no tengo satisfacciones. No soy una mujer muerta, agotada, sino viva y fuerte, que no viviría si no hubiera tenido la certeza de ir al Padre, en un mundo diferente pero completamente feliz, donde me encontré a mí misma".

¿Por qué no se suicidió en los meses durísimos tras el accidente? 

"Entendí que mi gesto, el suicidio, incluso si se comprendiera, habría creado dolor. Y tenía la convicción de que no se terminó nada, porque todavía tenía una manera de ir al Padre". 

En ese momento, Gisella reúne las piezas de su vida y en su camino se encontró con Vittorio Pellegrini, ginecólogo, también viudo

Se casan el 18 de octubre de 1997, y para la luna de miel optan por ir a Bangladesh, donde desde el año 1981 trabaja el padre Mascaretti Ezio, un misionero del PIME y amigo de la familia Gisella.

Desde entonces, cada año regresan allí durante largos períodos de tiempo, para llevar ayuda, comprobar el estado de las obras realizadas y diseñar otras nuevas. 

La misión de Gisela y Víctor se refleja en la construcción de centros de maternidad, clínicas médicas, albergues, laboratorios de bordado y costura, y la promoción de los programas de micro-crédito.

Mientras tanto, en Italia crean una cadena sólida de adopciones a distancia, que actualmente ayuda a unos 700 niños, proporcionándoles alimentos, medicinas y educación básica. 

Hoy, la adopción del niño a menudo resulta en la adopción de la aldea: "Así nos convertimos en los intermediarios que proveen bienes y dejamos que los misioneros o misioneras las administren según las necesidades: un pozo, una farmacia, un fondo para prestar asistencia a todo el mundo".

El primer centro para la maternidad fue abierto en el hospital de San Vicente de Dinajpur, al que continúan proporcionando suministros médicos y equipamiento: ultrasonido, cuna térmica, camas, medicinas, paneles solares para la electricidad y el aire acondicionado de la habitación de cirugía.

"Originalmente - explica - mi idea era abrir un hospital, pero me di cuenta de que era imposible debido al costo y la falta de disponibilidad de los médicos". 

Así que, aprovechando la experiencia de Víctor como ginecólogo, se dedicó a la creación de ambulatorios - dispersos en varias aldeas - para el cuidado de las mujeres embarazadas.


En total, los orfanatos construidos por Gisela y Víctor son cuatro, tres femeninos y uno mixto. 

Los pequeños hospedados son en su mayoría cristianos pero las escuelas son frecuentadas por todos: musulmanes, hindúes y cristianos. Las instalaciones tienen capacidad para niños de 6 a 15 años. Un quinto albergue se encuentra en construcción.

Entre las muchas joyas de Gisella está el apoyo de los dos centros de bordado en Bonpara Moladuli (distrito de Natore, el norte de Bangladesh). 

"En estas estructuras - dice a AsiaNews - emplea a cerca de 200 mujeres bordadoras Algunas han llegado a ser muy buenas, otros son todavía principiantes: por lo que también es un lugar de Formación. Esta producción tiene mucho mercado en Italia y menos a nivel local, así que en los últimos años se han especializado en bordados y diseños italianos como flores, mariposas y muñecos para las sabanas de niños. Nosotros utilizamos lino, mientras que tenemos un buen algodón, que es nativo de la India".

Con el tiempo, en estos centros "hemos creado una guardería para las madres bordadoras, dirigido por las Misioneras de la Inmaculada (instituto asociado con el PIME, nota de AsiaNews). Es una manera de ayudar a estas mujeres a trabajar y de hacerse valer".

En marzo 2014 Gisella Aschedamini ganó el Premio popularidad en la decimosexta edición de la "Mujer del Año", el reconocimiento internacional promovido por el Consejo Regional del Valle de Aosta. Fuertes veinte años de experiencia en un Banco Cooperativo de Crédito [los antiguos bancos rurales, nota de AsiaNews], Gisella decide invertir el premio en efectivo, por un valor de 10 mil euros en una mejora de un proyecto de microcrédito para las mujeres.

"Los planes de crédito son personalizados - dijo -. Generalmente pide el préstamo para comprar semillas, madera, o hilos de bordado. Otros quieren comprar gallinas para incubar o pollitos de aumento, Algunos nos piden préstamos para apoyo de los gastos médicos. Los más ambiciosos quieren comprar una máquina de coser, porque quieren crear su propia empresa: estamos a favor de esta actitud, pero tratamos de financiar proyectos más simples".

Las mujeres, señala, "son leales en la restitución del dinero, y sin proyectos como éste no tendrían ninguna esperanza de acceder a un préstamo bancario. En Bangladesh para pedirlo existe la necesidad de una garantía que no tiene ninguno de ellos, y luego pagar intereses altos, que a veces alcanzan el 15-20%. Nuestro sueño sería hacerlo en interés cero".

En 17 años como misionera, confiesa, "Bangladesh ha cambiado tanto, y así, también yo. Allí los medios de comunicación han mejorado mucho, así como algún tipo de infraestructura: Si se le da la oportunidad a las personas de viajar sin perder el tiempo, o sin que ciertos productos se deterioren, todo mejora. Yo camino hacia mis seres queridos y hacia el Padre. Al igual que todas las personas, hay momentos de duda, pero no puedo y no quiero tenerlos. No quiero que esta vida sea solo un rodamiento".

Fuente: ReL