• "Se valiente, la misión te espera"


    Descarga todos los materiales para celebrar el Domund 2017
  • Presentación Domund 2017


    "El valor de ser misioneros" Anastasio Gil, Director de OMP España
  • Mensaje del Papa para el Domund 2017


    "La Misión en el corazón de la fe cristiana"
  • Reflexión Pastoral Domund 2017


    "Cuestión de valentía", Javier Carlos Gómez Director Diocesano de OMP Valladolid
  • ¿Qué es el Domund?


    La jornada en que, de un modo especial, la Iglesia reza por los misioneros y colabora con ellos
  • ¿A quién ayuda el Domund?


    Los donativos hacen posible la labor evangelizadora de la Iglesia en los territorios de misión
  • ¿Qué son los territorios de misión


    Conoce a fondo las misiones con el mapa en que se muestra dónde están los misioneros y la ayuda enviada por OMP España

8 de mayo de 2014

UNA SEGOVIANA NOS CUENTA SU VIDA MISIONERA

"Han pasado los años y sigo recordando tantos regalos que el Señor me ha dado en mi vida misionera"

Doy gracias a Dios de encontrarme, una vez más en mi tierra. En Segovia nací y crecí dentro de una familia religiosa: soy la mayor de seis hermanos.

Mis años de niña y adolescente los viví, claro está, en el hogar familiar, pero también pasé muchas horas en el colegio de las Hijas de Jesús, en esta ciudad, donde realicé mis estudios de Magisterio. ¡De esto hace ya muchos años! Y fue en este colegio donde sentí que Dios me llamaba a trabajar en su viña. Allí experimenté fuertemente la llamada de Dios a la vida religiosa.
    
Después de hacer el noviciado en  Salamanca, mis superioras me destinaron a Medina del Campo, y desde allí el salto fue mayor: Dios me quería en América. Tuve siempre una inclinación grande por las Misiones, por llevar el evangelio allí donde  Jesucristo era, en algunos ambientes, menos conocido. Se lo hice saber a la madre Provincial y aceptó mi ofrecimiento.

Mi primer destino en América fue  la República Dominicana. Donde trabajé cinco años en una obra social. La gente de este país es muy abierta y alegre. Me acogieron con mucho cariño y cercanía. Trabajaba, junto con  el resto de las Hermanas, en una obra social, un Politécnico del Gobierno, Tenía este centro un millar de alumnas, a las que se les preparaba para desenvolverse en la vida. Aprendían corte y confección, bordado a máquina, peluquería, cocina, etc.  Junto a este trabajo, poníamos mucho interés en su formación religiosa y humana. Se trataba de formar su personalidad, de que fueran mujeres auténticas en la vida.  Han pasado los años y sigo recordando esta obra con mucho cariño. Principalmente, a mis antiguas alumnas.

De la República Dominicana di un salto a Bolivia. Han pasado desde entonces cuarenta y seis años. A lo largo de ellos he hecho de todo. Cuando llegué estaba comenzando la obra de “FE y ALEGRÍA” que había fundado el Padre Vela, jesuita,  en Caracas, con un grupo de jóvenes universitarios que comenzaron a reunirse en una habitación destartalada que les ofreció un vecino del barrio. Actualmente FE y ALEGRÏA está extendida por diversos países. En Bolivia la primera escuela la fundaron los jesuitas en La Paz. La segunda, fue la nuestra, en Santa Cruz, en un barrio marginal, con familias muy pobres. Allí estuve muchos años trabajando entre ellos.
          
Aquellos años, por la década de los setenta , varias congregaciones religiosas abrieron  escuelitas insertas en el campo. Nosotras nos inclinamos por el oriente boliviano en una zona de colonización de campesinos quechuas. Visitábamos a las familias que nos recibían siempre muy bien. Carecíamos de muchas cosas: en aquellos años no había allí carreteras, ni luz, ni agua,  pero nunca nos faltó el cariño y la cercanía de las personas. Participábamos de sus alegrías y de sus penas. Éramos sus madrecitas, así nos llamaban. Teníamos la suerte de contar entre nosotras con una hermana enfermera dedicada completamente a la salud: ¡cuántas vidas salvó  de picaduras de víboras y de otros insectos…! Diez años estuve trabajando en este poblado de san Germán.

Mi siguiente destino fue Potosí. A cuatro mil metros de altura. También trabajé allí en una escuela de FE Y ALEGRÍA. Además de la altura había que contar con el frío. No todas las personas lo soportan. Yo, gracias a Dios no tuve ningún problema. Me adapté muy bien.

Potosí es un centro minero muy importante, de gran riqueza en minerales, sobre todo, en plata y estaño. Allí se encuentra el CERRO RICO donde dicen los bolivianos que los españoles sacaron tanta plata como para poder construir un puente entre Bolivia y España. ¿No exagerarán…?

De Potosí  pasé a Buen retiro, un pueblecito de COCHABAMBA, donde tenemos una obra muy bonita: un internado mixto de niños y niñas, hijos de campesinos que por la pobreza de las familias difícilmente pueden hacer una carrera universitaria. Hacen el bachillerato y, a la vez, una rama técnica: carpintería, mecánica, electricidad para los muchachos y  corte y confección para las mujeres. Se les prepara para la vida.

Y termino con mi último destino: Cochabamba. Donde tenemos la residencia para las religiosas mayores.  En Bolivia hemos gastado lo mejor de nuestras vidas… Desde allí queremos saltar hasta el cielo. Y allí nos juntaremos todos…


           Hna. Salvadora Arnanz, Hija de Jesús, misionera