• Francisco a OMP


    Discurso a la Asamblea OMP
  • Octubre 2019: Un mes misionero


    El Papa propone celebrar un mes dedicado a la Misión en el centenario de Maximun Illud
  • Discurso del Cardenal Filoni a OMP


    "El Evangelio nunca está anunciado por completo. La misión es el corazón de la fe"
  • Guía Compartir la Misión


    Propuestas de Voluntariado Misionero y #VeranoMisión para jóvenes

9 de septiembre de 2014

TRES MISIONERAS ITALIANAS BRUTALMENTE ASESINADAS EN BURUNDI

El Santo Padre pide al Señor que acoja en su morada de paz y de luz a estas tres religiosas fieles y entregadas


OMPRESS-BURUNDI (9-9-14) Entre la noche del domingo y el lunes eran asesinadas en su misión de Kamenge, en la periferia de la capital de Burundi, Bujumbura, tres religiosas italianas. “Que la sangre derramada se convierta en semilla de esperanza” han sido las palabras del Papa Francisco, “afectado por la trágica muerte” de las tres religiosas, “generosas testigos del Evangelio”. 


El nombre de las tres religiosas brutalmente asesinadas: Lucia Pulici, de 75 años, Olga Raschietti, 83 años, y Bernardetta Boggian, 79 años.

El sufrimiento se mezcla con el desconcierto. Las hermanas eran muy queridas por la población local, que ha mostrado de diversas formas su dolor, pero también su reconocimiento. “La Congregación – ha declarado la directora general de las javerianas, Giordana Bertacchini – expresa su gratitud a estas hermanas que, a pesar de su frágil salud, pidieron volver a la misión y dieron su vida hasta el final”.

Las tres hermanas llevaban siete años en Kamenge. Antes, las tres, habían trabajado en el Congo. Sor Lucía trabajaba, sobre todo, en la sanidad. Había curado a miles de enfermos. Hacía una labor extraordinaria en la parroquia, para la Iglesia, en tareas sencillas…, cuenta el padre Mario Pulcini, superior de los misioneros javerianos en Burundi. Olga había trabajado muchos años en el Congo como catequista y en la enseñanza. Tenía una grandísima sensibilidad hacia los enfermos. 

Todos los días, dice el padre Mario, contaba: “He ido a ver a este, a este otro… está mal, le he llevado un poco de leche, un poco de algo…”. Y Bernardetta, que había sido superiora muchos años, también en la dirección general, se dedicaba sobre todo a la escuela de corte y confección para chicas. “Es una grandísima perdida para nosotros, para Kamenge, para la Iglesia en Burundi y creo que también para la Iglesia en el mismo Congo”, concluía el padre Mario.

La población local se ha reunido en torno a la Iglesia en estado de shock. El miedo es que los misioneros se vayan, que abandonen el barrio y la parroquia. Se esfuerzan en ayudar y colaborar en la investigación.


El Secretario de Estado, el cardenal Pietro Parolin, ha enviado un mensaje al arzobispo de Bujumbura, Evariste Ngoyagoye, en nombre del Papa: “Su Santidad, el Papa Francisco, ha recibido con tristeza la noticia del asesinato de tres religiosas, sor Bernardetta Boggian, sor Lucia Pulici y sor Olga Raschietti, que desempeñaban su servicio pastoral en la parroquia de San Guido María Conforti en Bujumbura. 

El Santo Padre pide al Señor que acoja en su morada de paz y de luz a estas tres religiosas fieles y entregadas. En esta trágica circunstancia expresa su cercanía a la comunidad religiosa a la que pertenecían, a las familias de las víctimas y a la entera comunidad diocesana. Como prenda de consuelo les envía, de todo corazón, al igual que a todas las personas afectadas por esta brutal desaparición, una afectuosa bendición apostólica. Me uno a las condolencias del Santo Padre y deseo asegurar a las personas cercanas a las religiosas difuntas mi ferviente oración”.