• CONCURSO CÓMICS


    Concurso de Infancia Misionera
  • ANIMACIÓN MISIONERA


    Recursos para la animación misionera de niños
  • GESTO


    Revista misionera para niños
  • ANIMACIÓN MISIONERA


    Recursos para la animación misionera de jóvenes
  • SUPERGESTO


    Revista misionera para los jóvenes

7 de junio de 2015

FRANCISCO: 'LA ACTIVIDAD MISIONERA ES EL MÁXIMO DESAFÍO PARA LA IGLESIA'

“El anuncio del Evangelio es la primera y constante preocupación de la Iglesia, es su compromiso esencial, su mayor desafío y la fuente de su renovación”, ha asegurado el papa Francisco en la audiencia con  los participantes de la Asamblea General de las Obras Misionales Pontificias (OMP). Así, el Santo Padre ha recordado que “la humanidad necesita mucho el Evangelio, fuente de alegría, de esperanza y de paz. Tiene prioridad la misión evangelizadora, porque la actividad misionera es aún hoy el máximo desafío para la Iglesia”.

De hecho, de la misión evangelizadora, de su intensidad y eficacia deriva también la verdadera renovación de la Iglesia, de sus estructuras y de su actividad pastoral, ha observado el Pontífice. Además, ha advertido que sin la inquietud y la ansiedad de la evangelización, no es posible desarrollar una pastoral creíble y eficaz, que una anuncio y promoción humana.

Francisco ha recordado a los presentes que les corresponde una tarea difícil y privilegiada: “vuestra mirada y vuestro interés se extienden a los horizontes amplios y universales de la humanidad, a sus fronteras geográficas y sobre todo humanas”.

A propósito ha recordado que “en esas periferias humanas la Iglesia está llamada a salir por las calles y a ir al encuentro de tantos hermanos y hermanas nuestros que viven sin la fuerza, la luz y la consolación de Jesucristo, sin una comunidad de fe que les acoja, sin un horizonte de sentido y de vida”.                     

Igualmente, el Papa ha querido recordar que la Congregación para la Evangelización de los Pueblos y las Obras Misionales Pontificias son “protagonistas de una renovada evangelización, dirigida a todos y en particular a los pobres, los últimos y los marginados”.  Las OMP, “están atentas y son sensibles a las necesidades de los territorios de misión y, en particular a los grupos humanos más pobres”, ha explicado el Santo Padre. 

Y ha añadido que “son instrumentos de comunión entre las Iglesias, favoreciendo y realizando un compartir de personas y de recursos económicos”. Están comprometidos --ha asegurado-- a apoyar seminaristas, presbíteros y religiosos de las jóvenes Iglesias de los territorios de misión en los Colegios Pontificios.

Frente a esta tarea bonita e importante, “la fe y el amor de Cristo tienen la capacidad de impulsarnos a cualquier lugar para anunciar el Evangelio del amor, de la fraternidad y de la justicia”, ha observado. Así, ha asegurado que esto se hace “con la oración, con la valentía evangélica y con el testimonio de las bienaventuranzas”.

Por otro lado, el Papa ha exhortado a los presentes a no caer en la tentación de convertirse en una ONG, una oficina de distribución de subsidios. De este modo ha recordado que el dinero es de ayuda pero puede convertirse también en la ruina de la misión. El funcionalismo --ha advertido-- cuando se pone al centro o ocupa mucho lugar, casi como si fuera la cosa más importante, nos llevará a la ruina. Así, ha indicado que la primera forma de morir es la de dar por descontadas las “fuentes”, es decir quién mueve la misión. Por eso les ha pedido que con tantos planes y programas no expulsen a Jesucristo de la Obra Misionera.

Finalmente, el Santo Padre ha asegurado que “no es posible una verdadera evangelización si no es en la energía santificadora del Espíritu Santo”.


Fuente: Zenit