• CONCURSO CÓMICS


    Concurso de Infancia Misionera
  • ANIMACIÓN MISIONERA


    Recursos para la animación misionera de niños
  • GESTO


    Revista misionera para niños
  • ANIMACIÓN MISIONERA


    Recursos para la animación misionera de jóvenes
  • SUPERGESTO


    Revista misionera para los jóvenes

10 de febrero de 2016

MISERICORDIA QUIERO Y NO SACRIFICIOS

“La misericordia de Dios transforma el corazón del hombre haciéndole experimentar un amor fiel, y lo hace a su vez capaz de misericordia” Francisco Mensaje para Cuaresma

“Misericordia quiero y no sacrificio” (Mt 9,13), así ha titulado el papa Francisco el mensaje para la cuaresma de este año jubilar de la misericordia. En él pone de manifiesto que “la misericordia de Dios, en efecto, es un anuncio al mundo: pero cada cristiano está llamado a experimentar en primera persona ese anuncio”. 

El Papa expone con claridad la necesidad de experimentar primero la misericordia para poder anunciar la misericordia. Es, pues, un mensaje de contenido esencialmente misionero.


La imagen a la que el Santo Padre recurre para evidenciarlo es la de la Virgen María; ella es “icono de una Iglesia que evangeliza porque es evangelizada”. En efecto resalta el Papa como María canta con alegría el hecho de ser misericordiosamente elegida por Dios para ser la Madre de su Hijo. Después recorre brevemente la historia de la salvación, para poner de manifiesto el misterio de la misericordia divina que culmina en el Hijo hecho hombre, “Misericordia encarnada”. Por eso recuerda que el núcleo central del anuncio de la Iglesia la constituye la misericordia de Dios manifestada en Jesús. Esta experiencia es fecunda en el corazón del cristiano: “La misericordia de Dios transforma el corazón del hombre haciéndole experimentar un amor fiel, y lo hace a su vez capaz de misericordia”.

En la bula de convocatoria del jubileo anunció su deseo que”la Cuaresma de este Año Jubilar sea vivida con mayor intensidad, como momento fuerte para celebrar y experimentar la misericordia de Dios” (n. 17). Por este motivo el mensaje cobra un relieve peculiar. El papa Francisco expresa en el mensaje que “la Cuaresma de este Año Jubilar, pues, es para todos un tiempo favorable para salir por fin de nuestra alienación existencial gracias a la escucha de la Palabra y a las obras de misericordia”.

El Papa apremia: “No perdamos este tiempo de Cuaresma favorable para la conversión”. La Cuaresma de este Año de la misericordia es una oportunidad única de renovación para la Iglesia, para cada uno y para cada comunidad eclesial. El convencimiento del Papa es que la escucha atenta del evangelio de la misericordia y la práctica de las obras de misericordia, junto la experiencia de la misericordia recibida en el sacramento de la reconciliación (por eso enviará a los “misioneros de la misericordia”) purificarán a la Iglesia y la harán más capaz de anunciar la misericordia de Dios al mundo. Para el Papa “el pobre más miserable es quien no acepta reconocerse como tal”; por eso ve abierta la posibilidad de la conversión para todos; basta abrirse “a Cristo, que en el pobre sigue llamando a la puerta de su corazón”.

El diccionario de la RAE da la siguiente definición de misericordia: “Virtud que inclina el ánimo (“cor”) a compadecerse (“misereor”) de los sufrimientos y miserias (“miser”) ajenos”. Incluye en sí un doble movimiento: el de apiadarse con el corazón y el de acercar el corazón al desdichado. La misericordia divina es la que cambia nuestro corazón para ser “misericordiosos como el Padre lo es” y así inclinarnos hacia todo aquel que padece en su cuerpo o en su espíritu, para compartir su dolor y aliviar su sufrimiento.

Todo esto es la Cuaresma, especialmente la de este año jubilar; pero qué duda cabe que es el compendio de la misión de la Iglesia. La Iglesia es Madre, según la imagen y el anticipo que hay en María Virgen. María -así concluye el Papa su mensaje- “frente a la grandeza de la misericordia divina que recibió gratuitamente, confesó su propia pequeñez (cf. Lc 1,48), reconociéndose como la humilde esclava del Señor (cf. Lc 1,38)”; del mismo modo la misión de la Iglesia es confesar de palabra y obra las maravillas de la misericordia de Dios, inclinando su corazón hacia toda miseria humana -presencia sufriente de la carne de Cristo- para aliviar su sufrimiento.

Juan Martínez

Fuente: Obras Misionales Pontificias