• CONCURSO CÓMICS


    Concurso de Infancia Misionera
  • ANIMACIÓN MISIONERA


    Recursos para la animación misionera de niños
  • GESTO


    Revista misionera para niños
  • ANIMACIÓN MISIONERA


    Recursos para la animación misionera de jóvenes
  • SUPERGESTO


    Revista misionera para los jóvenes

11 de diciembre de 2016

LOS ENFERMOS DE SIDA SE SIENTEN MENOS DISCRIMINADOS CUANDO SON ATENDIDOS POR ORGANIZACIONES RELIGIOSAS

El libro “Repensar la prevención” indica que las entidades católicas trabajan en más de 114 países con personas afectadas por el VIH

El pasado 1 de diciembre se celebró el día Mundial del Sida, una epidemia que mejora en algunos aspectos, pero en otros no. Según todas las estadísticas, las muertes por sida, a nivel nacional y también internacional disminuyen, ya que los tratamientos empleados en los últimos 20 años han frenado el progreso de esta enfermedad.

Sin embargo, la incidencia de los contagios de VIH sigue creciendo (2.5 millones por año).  La vacuna, aunque solo sea terapéutica, parece estar cercana. 

Un libro de la editorial Sekotia publicado este mes, titulado, “Sida, repensar la prevención”, pone al corriente de esta epidemia. Su autor, Pedro Pérez Cárdenas, psicopedagogo, pretende divulgar a nivel internacional, algunos aspectos menos conocidos de esta epidemia a la vez de concienciar sobre distintos estilos de vida.

Uno de los asuntos que desvela este libro es la falta de conocimiento a la hora de criticar a la Iglesia por no colaborar en la lucha contra el sida. “La Iglesia católica es hoy por hoy, la única voz crítica `indomesticable´ que se alza en algunas cuestiones políticamente incorrectas. Muchos sectores silencian el que sea la Iglesia quien más atención dedique a los enfermos y que sea la Iglesia la única voz que anime a conductas bien alejadas de posible contagio”, declara Pedro Pérez Cárdenas a Religión Confidencial.

El autor afirma que la realidad es tan clara que autoridades mundiales lo acaban reconociendo. “En el 2015, la Organización Mundial de la Salud (OMS) reportó que entre un 30-70% de la atención médica en países de bajos ingresos la suministran organizaciones de inspiración religiosa. Las organizaciones católicas que participan en la respuesta al VIH trabajan en al menos 114 países”.

El libro recoge que informes de Cáritas Internacional hacen ver que una de las diferencias entre las Organizaciones de Inspiración Religiosa (OIR) y otros suministradores de atención médica, es que las OIRs toman en cuenta las necesidades de la persona en su integridad, incluyendo sus necesidades emocionales, sociales y espirituales. No se considera únicamente su condición médica, no es suficiente.

“Ahora que tanto se habla de estigmatización, las personas con VIH confiesan que se enfrentan a menos estigmatización o discriminación cuando procuran los servicios de las OIRs”, señala Pedro Pérez Cárdenas a RC.

La atención de Cáritas con los niños

El autor recoge en su manual las afirmaciones de Luiz Loures, subdirector Ejecutivo de ONUSIDA, en abril del 2016 en un encuentro que se celebró en Roma organizado por Caritas Internacionalis, donde volvió a elogiar a la Iglesia diciendo que “Caritas hace de puente entre lo biomédico y el garantizar a los niños ser parte de la sociedad. Solo cuando un niño no sea señalado y marginado por tener el virus se podrá hablar del fin del sida. Nadie mejor que Cáritas puede garantizar que los niños no sean discriminados”.

En opinión de Pérez Cárdenas, una de las causas por las que continúa aumentando el número de infecciones es que “los planes de educación sexual incitan a los adolescentes a adoptar algunas conductas de riesgo”.

Conductas de riesgo

Otra causa es que se asegura que el preservativo es seguro para prevenir el sida. “Desde el comienzo de la comercialización del condón se ha hecho muchos estudios al látex para ver si constituye realmente una barrera infranqueable para el VIH. Con mayor o menor coincidencia se ha concluido que solo protege un 80%”, apunta el autor.

El libro también recoge la evidencia de Edward Green epidemiólogo, antropólogo e investigador de Harvard, autoridad internacional sobre el sida quien siempre ha sostenido que la clave es cambiar los comportamientos. “Decía que en África no bajan los contagios, sólo bajan las cifras de muertos”, apunta Pérez Cárdenas.

Green se hizo famoso en todo el mundo cuando, en 2009, proporcionó datos científicos que demostraban la verdad de las palabras pronunciadas por el Papa Benedicto XVI precisamente en África: El problema del SIDA no se resuelve con la distribución de preservativos que, al contrario, empeoran el problema”. El artículo lo tituló “El Papa podría estar en lo cierto”. (The Washington Post, 2009)

Este epidemiólogo ha insistido que lo que funciona era reducir el número de parejas. “Si el índice de difusión del virus en África se ha reducido es gracias a la “partner education”, es decir, a la reducción de las parejas sexuales. Y parece también probable que la enseñanza y la exhortación procedentes de la base del país, especialmente de las iglesias y las mezquitas, hayan reforzado la reacción natural que ha llevado a las personas a prestar más atención al comportamiento sexual”, se indica en el libro. 

Fuente: ReligionConfidencial