• CONCURSO CÓMICS


    Concurso de Infancia Misionera
  • ANIMACIÓN MISIONERA


    Recursos para la animación misionera de niños
  • GESTO


    Revista misionera para niños
  • ANIMACIÓN MISIONERA


    Recursos para la animación misionera de jóvenes
  • SUPERGESTO


    Revista misionera para los jóvenes

30 de mayo de 2017

CARDENAL ANALIZA ESTADO ACTUAL DE LAS NEGOCIACIONES ENTRE EL VATICANO Y CHINA

Las relaciones diplomáticas entre China y el Vaticano se rompieron en 1951, dos años después de la llegada al poder de los comunistas que expulsaron a los clérigos extranjeros

El Obispo Emérito de Hong Kong, Cardenal Joseph Zen Ze-kiun, de 85 años y una de las voces católicas más importantes en China, analizó el estado actual de las relaciones entre la Santa Sede y su país, al tiempo que pidió oraciones por sus compatriotas que a menudo enfrentan dificultades y persecuciones a causa de su fe.

"Nuestra Señora de Fátima, María Auxiliadora, están realmente interesadas, preocupadas o tal vez inquietas por la situación de la Iglesia, especialmente en los lugares donde no hay libertad de religión. Por favor, intensifiquen su oración, esto es lo único que podemos hacer, y lo único útil y eficaz”, dijo el Cardenal chino en diálogo con CNA –agencia en inglés del Grupo ACI– en la víspera de la fiesta del 24 de mayo de María Auxiliadora, día en el que también se celebra la Jornada de Oración  por los católicos de China. 

Como es conocido, China permite el culto católico únicamente a la Asociación Patriótica Católica China, subalterna del Partido Comunista de China, y rechaza la autoridad del Vaticano para nombrar obispos o gobernarlos.

Por esta razón, los obispos chinos reconocidos por la Santa Sede suelen estar “clandestinamente” entre sus fieles al no estar autorizados por el gobierno. Las conversaciones con China se centran actualmente en los nombramientos de los obispos.

Para el Cardenal Zen, el peligro que el gobierno chino se encargue de elegir nuevo prelados, dejaría abierta la posibilidad de que el Papa Francisco se vea forzado a aprobar un “mal obispo” o su negación podría ser vetada por el gobierno chino.

Mientras que el Vaticano envía actualmente una lista de candidatos potenciales a China para ser aprobados, en el nuevo acuerdo sería el clero el encargado de elegirlos, y el Papa daría la última palabra.

El Cardenal Zen dijo que si bien es difícil encontrar información exacta sobre el acuerdo, “parece que se detiene”, lo que en su opinión es una buena noticia, porque “toda la iniciativa parte del gobierno de China y solo el Santo Padre  tiene la última palabra. Pero la última palabra puede no ser suficiente”.

Ahora mismo en China “no hay libertad, por lo que la gente no puede hablar, y los que hablan, significa que tienen una relación demasiado buena con el gobierno”, expresó. Los que están a favor “parecen esperar que este acuerdo pueda confirmar su situación de privilegio”.

"Así que trato de decirle a la gente que ningún trato es mejor que un mal trato. Deberían realmente considerar el verdadero bien de la Iglesia y no solo tener un acuerdo a cualquier precio”, enfatizó el Purpurado.

Además, el Cardenal Zen recalcó que “nunca criticaría al Papa”, y que lo que él quiere sobre todo es que “todo el mundo sea racional”.

“Espero que la gente alrededor del Papa deje de darle malos consejos, porque el Papa realmente necesita conocer la realidad, y la realidad es que no hay libertad, la realidad es que no podemos ver ninguna buena voluntad por parte del gobierno de Beijing. Todavía están controlando a la Iglesia y quieren controlarla aún más”, lamentó el Cardenal.

También, pidió a los católicos chinos levantar “la mirada a María, nuestra Madre, para que nos ayude a discernir la voluntad de Dios en el camino concreto de la Iglesia en China y nos sostenga en la acogida con generosidad de su proyecto de amor”.

“En la historia de la Iglesia, María Auxiliadora siempre vino a ayudar a la Iglesia en dificultad”, afirmó.

Finalmente, el Cardenal Zen recordó que en una carta dirigida a los católicos chinos en 2007, el Papa Benedicto XVI “hizo una oración maravillosa” a la advocación mariana Nuestra Señora de Sheshan, sugiriendo que el 24 de mayo pudiera convertirse en su fiesta permanente y pidiendo que sea un día de oración dedicado a la Iglesia en China.

En su carta, Benedicto XVI dijo que el día es “una ocasión para que los católicos de todo el mundo se unan en oración con la Iglesia que está en China”.

Las relaciones diplomáticas entre China y el Vaticano se rompieron en 1951, dos años después de la llegada al poder de los comunistas que expulsaron a los clérigos extranjeros.

Desde hace algunos años la Santa Sede trabaja en un acuerdo para el restablecimiento de las relaciones diplomáticas con China, un acercamiento alentado por el Papa Francisco.

En agosto de 2014, mientras se dirigía a Corea del Sur, el Santo Padre envió un telegrama al Presidente de China cuando su avión sobrevolaba el espacio aéreo del país para expresarle sus mejores deseos.

El hecho de que el Papa haya recibido permiso para sobrevolar el espacio aéreo chino fue considerado como un pequeño paso adelante. El Papa San Juan Pablo II tuvo que evitar el espacio aéreo de este país durante sus viajes a Asia.

Traducido y adaptado por Diego López Marina.

Publicado originalmente en CNA.


Fuente: ACI