• JORNADA VOCACIONES NATIVAS


    25 de abril de 2021
  • GUÍA “COMPARTIR LA MISIÓN”


    Experiencias de voluntariado misionero para jóvenes
  • AYUDA A LAS MISIONES


    Colabora con los misioneros españoles

25 de junio de 2021

MI PÁRROCO ES AFRICANO

Cada vez son más los sacerdotes extranjeros que aterrizan en nuestro país para trabajar en las parroquias. Suelen venir a estudiar o por un convenio entre obispos para unos años de misión, pero muchos se acaban quedando

Foto cedida por John Kahuthu Mwaura
John Kahuthu Mwaura nació en Kenia, pero hoy es párroco de Abiego, una localidad de la comarca del Somontano, y de 16 pueblos más de los alrededores que «llevo yo solito», dice con humor. «Los caminos del Señor son inescrutables», afirma al ser preguntado por su historia. 

John era seminarista en Nairobi, pero cuando estaba a punto de ordenarse percibió la llamada a la vida monástica. Como tenía unos amigos en un monasterio benedictino en Vitoria, vino a España en el año 2008. 

Una vez aquí, bastaron pocos meses para darse cuenta de que Dios no le llamaba a ser monje, así que se puso en contacto con el rector del seminario de Huesca y con su obispo para seguir su formación y ordenarse como sacerdote de la diócesis oscense. En el año 2008 empezó una breve etapa como seminarista de Huesca, junto a otros once compañeros, en su mayoría de América, hasta que en el año 2011 recibió la ordenación. Hoy forma parte del clero de una diócesis que cuenta con otros nueve sacerdotes foráneos.

Al principio su vida sufrió «un cambio total», porque «todo era distinto a como es en mi país: el idioma, el carácter de la gente, la comida… Tuve que empezar de cero, pero he estado muy bien acompañado, por la gente y por los sacerdotes». En este sentido, confiesa que «nunca me he sentido en el presbiterio de la diócesis como alguien extraño».

De su trabajo en los pueblos de la comarca, dice que lleva a cabo una pastoral que llama «de mantenimiento», porque «aunque queda poca gente hay que ir, no importa el número de personas que me esperen». Entre ellos se siente «como uno más», y aunque la fe en su país «se vive de otra manera distinta –muy viva y expresiva, con danzas y todo–», afirma que «la Iglesia es la misma y nuestra fe también». «Aquí se puede hacer mucho. Por eso estoy en Huesca, porque aquí me necesitan», asevera.

John Kahuthu es uno de los cerca de 1.500 sacerdotes extranjeros que realizan su labor pastoral en España. Las estadísticas de la Conferencia Episcopal Española indican que la motivación principal es completar sus estudios, por lo que son enviados por sus obispos a alguna universidad española. Una vez aquí, desarrollan en alguna parroquia su labor pastoral, normalmente celebrando Misas. 

Un segundo grupo de sacerdotes extranjeros viene a España por un acuerdo entre un obispo de aquí y otro de una diócesis de fuera, principalmente de Iberoamérica, por la facilidad del idioma. Suelen firmar un contrato de tres años en el que se explicita la misión pastoral que se les encomienda. El motivo de estos acuerdos es la dificultad que experimentan muchas diócesis para cubrir las necesidades de todas sus parroquias. Por último, un tercer grupo, más minoritario, lo constituyen curas que después de terminar este contrato solicitan quedarse en España para seguir desarrollando su ministerio.

Es el caso de Edilberto Leonardo López, de Guatemala, que es párroco en Riaza (Segovia). Siendo aún seminarista, conoció en su país al que fue obispo de Segovia, Luis Gutiérrez, que por entonces estaba desarrollando un proyecto social con una fundación. «Él ya nos contó la escasez de vocaciones de su tierra y la falta de curas», asegura Leonardo. Poco después, ambas diócesis firmaron un acuerdo para enviar a un sacerdote conocido suyo, que fue quien le acabó de animar para viajar a España. «Me ofrecieron echar una mano y dije que sí», afirma. «En mi diócesis no sobran sacerdotes, pero las necesidades básicas están cubiertas, así que el obispo me dio permiso para venir».

Acueducto y cochinillo

Cuando llegó a Segovia en el año 2011, «solo sabía que existía el acueducto y que se comía cochinillo», bromea el sacerdote guatemalteco. Después de un período de adaptación le enviaron a la zona de Riaza, donde es párroco in solidum junto a otro cura segoviano, con el que lleva 19 parroquias.

Tras ocho años de trabajo en Segovia le hicieron elegir entre incardinarse en la diócesis o regresar, y optó por lo primero. Ahora es uno más del clero diocesano, junto a otros 30 curas extranjeros, la mayoría de América, aunque últimamente están llegando de África, sobre todo para estudiar. «Segovia se está convirtiendo en una diócesis multicultural, o sea católica, como debe ser», bromea.

Edilberto se reconoce «encantado» de su actual vida en España, si bien en la parte pastoral echa de menos «más expresividad en las celebraciones», y «más participación de las familias en la transmisión de la fe a sus hijos». Por eso, aunque reconoce haber quemado las naves, para él lo más importante es «la alegría de hacer llegar a la gente la noticia de que Dios existe», tal como decía el cura de Ars, también sacerdote en un medio rural difícil. «Aunque él y solo nos parecemos en que a ambos se nos da mal el latín», termina, bromeando de nuevo.

Juan Luis Vázquez Díaz-Mayordomo

Fuente: Alfa y Omega


23 de junio de 2021

PRESENTACIÓN DE LA MEMORIA DE ACTIVIDADES DE 2020 DE LAS OBRAS MISIONALES PONTIFICIAS DE ESPAÑA

“La Iglesia es misionera por naturaleza, y las OMP son un instrumento muy concreto que tiene los católicos para expresar su fe misionera”

P. José María Calderón, Director Nacional de las OMP
Cerrado el ejercicio económico, Obras Misionales Pontificias (OMP) ha presentado este martes la ‘Memoria de Actividades 2020’, que informa sobre lo realizado por la institución en España, en un año marcado por la pandemia COVID-19 y que ha transformado las formas de promover el espíritu misionero. Gracias a la generosidad de los españoles, OMP pudo enviar en 2020, 13.677.596€ para el sostenimiento de los 1.116 territorios de misión.

El acto ha contado con la presencia: del director de OMP, José María Calderón; el presidente de OMP internacional, monseñor Giampietro Dal Toso; y la voluntaria de la Delegación Diocesana de Misiones de Córdoba, doña Consolación Rodríguez.

El director nacional, P. José Mª Calderón, ha querido destacar que “el 45% de la población vive en territorios de misión, además, un 44% del trabajo de la Iglesia está situado en esos territorios.” Así mismo ha comentado “el compromiso creciente de la formación de los jóvenes que realizan labores de misión en cortos periodos de tiempo”. El padre Calderón subrayó que “OMP no es una ONG, es una parte de la Iglesia, y gracias a lo que se recauda, se mantiene a las Iglesias diocesanas que hay en el mundo”.

El P. Calderón también se refirió a la campaña de emergencia iniciada por el Papa Francisco con motivo del COVID 19, y a la transformación digital de OMP para seguir prestando servicios de formación misional e impulsar a las nuevas tecnologías. “Lanzamos una serie de iniciativas para que durante el tiempo de pandemia la gente pudiera a través de la web, mantener la actividad de formación misionera. También estamos presentes en televisión a través de un programa de televisión semanal que se llama “Tú eres misión”, y por último, hemos fomentado el tema de las newsletter y las redes sociales.

Tras la intervención de P. José María Calderón, monseñor Giampietro Dal Toso ha expresado su reconocimiento a la labor de OMP en el año de pandemia. “Quiero agradecer el gran aporte de España a los fondos de la Santa Sede a pesar de la pandemia que nos ha afectado mucho. Doy un agradecimiento particular a los católicos de España, recalcando su larga tradición misionera. Monseñor Dal Toso ha mencionado que la Iglesia es misionera por naturaleza, y las OMP son un instrumento muy concreto que tiene los católicos para expresar su fe misionera. Ya sea mediante la participación, la ofrenda o el aporte económico. Desde Roma nos recuerdan que la misión es algo que toca la vida de todo cristiano a pesar de la situación y del país en el que se viva, y en la que todos pueden participar como símbolo de corresponsabilidad.

Por último, doña Consolación Rodríguez, voluntaria de la Delegación Diocesana de Misiones de Córdoba, presentó el trabajo que realizan. “Nuestra delegación de Córdoba tiene un carisma específico. Comenzó cuando a Antonio Evans lo nombraron delegado de misiones, y todos fuimos llamados a trabajar. Somos una comunidad que vivimos, la fe, las alegrías, las penas en la juntos en delegación”. Desde el principio tenían claro que debían transmitir el hecho de que todos somos misioneros. “Buscamos enlaces con maestros, con residencias, catequistas y logramos hacer una red donde evangelizamos. Así hemos ido marchando durante todos estos años, tenemos muy claro que queremos compartir la fe, y sostenerla en los países que sea más complicado Tengo que dar muchas gracias Dios por este año y pedirle que siga manteniendo la comunión universal”, ha concluido Consolación Rodríguez.

La labor misional en datos

Gracias a la generosidad de los españoles, OMP pudo enviar en 2020, 13.677.596€ para el sostenimiento de las 1.116 diócesis consideradas territorios de misión.

Pero la aportación más importante son los 10.629 misioneros españoles registrados, con 7.180 en activo. Las mujeres suponen la mayoría de misioneros con un porcentaje del 54%, y el 68,03% colaboran en América. En el perfil de los misioneros activos destacan obispos, sacerdotes y religiosos, aunque también hay laicos. En cuanto al país con más misioneros españoles, sigue siendo Perú con 673.

El trabajo de misión en el año de pandemia

En un año marcado por el COVID 19, OMP ha intensificado sus esfuerzos por ayudar a las comunidades afectadas por el virus a través de su inclusión en el Fondo de Emergencia COVID 19, establecido por el Papa Francisco. A la aportación de 750.000$ del Santo Padre, se sumó OMP España por medio de la campaña #AhoraMásQueNunca, en la cual contribuyó con 452.140,10 euros. De igual forma, OMP ha puesto en marcha iniciativas para adaptar su labor a la crisis sanitaria. Tal es el caso de la distribución de mascarillas entre jóvenes e influencers, y la realización de una Carrera Solidaria Virtual con motivo del Domund para hacer visible el trabajo de los misioneros en tiempos de pandemia. En el cómputo global, OMP ayudó en el año 2020 a un total de 940 proyectos.

Fuente: Obras Misionales Pontificias

21 de junio de 2021

SACERDOTE DENUNCIA SECUESTRO DE “CIENTOS” DE NIÑOS POR YIHADISTAS EN MOZAMBIQUE

El sacerdote explicó que “los terroristas utilizan a los niños para entrenarlos y adherirlos a sus filas, mientras que a las niñas las violan y las convierten en sus esposas. A algunas, cuando ya no les interesan, las echan”

Habitantes de Mozambique, Cabo Delgado.
Fuente: Dominio público

El P. Kwiriwi Fonseca denunció que los terroristas yihadistas no solo causan la muerte y desplazamiento de miles de personas en Mozambique, sino también secuestran cientos de niños para forzar a tomar las armas a los varones y casar y violar a las niñas.

El P. Fonseca sirve como sacerdote en Pemba, capital de la provincia Cabo Delgado (Mozambique). Además, es el responsable diocesano de las comunicaciones. La región de Cabo Delgado sufre la presión de grupos armados ligados al Estado Islámico (ISIS) desde el año 2017.

El sacerdote dijo a la fundación pontificia Ayuda a la Iglesia Necesitada (ACN) que tras los ataques terroristas en Cabo Delgado en 2017, los yihadistas han dejado más de 2.500 muertos y más de 750 mil desplazados, y continúan secuestrando a un gran número de personas, sobre todo menores de edad.

La fundación pontificia señaló que si bien “no hay estadísticas oficiales al respecto”, el P. Fonseca afirmó que “si contamos todos los pueblos donde ha habido secuestros”, “podemos hablar de cientos” de personas secuestradas.

El sacerdote explicó que “los terroristas utilizan a los niños para entrenarlos y adherirlos a sus filas, mientras que a las niñas las violan y las convierten en sus esposas. A algunas, cuando ya no les interesan, las echan”.

El P. Fonseca “mantiene contacto con decenas de víctimas desplazadas por la violencia terrorista y está en permanente comunicación con otros sacerdotes y religiosas de la provincia de Cabo Delgado”, indicó ACN.

Señaló que una de las víctimas que lo alertó de esta dramática realidad fue la hermana Eliane da Costa, religiosa brasileña de la Congregación de San José de Chambéry, que fue raptada cuando los terroristas tomaron la ciudad de Mocímboa da Praia, en agosto de 2020. Los yihadistas también raptaron a otra religiosa de su congregación, la hermana Inés Ramos, y a decenas de personas.

“La hermana Eliane pasó 24 días entre los terroristas, en el monte, y me pidió: ‘Padre Fonseca, no se olvide de las personas raptadas, sobre todo de los niños y adolescentes que son entrenados para ser terroristas’”, relató el sacerdote.

El sacerdote dijo que otra de las víctimas con la que también mantiene contacto es la señora Mina, una mujer que presenció el asesinato de su esposo y su hermano, y sufre por el secuestro de sus tres hijos menores de edad a manos de los terroristas.

El ataque ocurrió en Mucojo, un puesto administrativo costero del distrito de Macomia. El sacerdote relató que cinco terroristas de Al-Shabaab aparecieron en Mucojo y al encontrar a Mina y su familia, anunciaron que raptarían a sus hijos de 14, 12 y 10 años.

El sacerdote dijo que luego “ataron al marido y al hermano e insistieron en que la mujer se fuera porque iban a matarlos”, pero como “ella se negó”, presenció el homicidio junto a su hija de entonces 2 o 3 años. “Hoy día, esta niña continúa asustada e insiste en que vuelvan a la aldea para ver a su padre. Ella presenció toda la escena”, agregó.

ACN señaló que para el P. Fonseca no hay duda de “que estos chicos están siendo sometidos a procesos de radicalización para ser incorporados a las filas terroristas”.

“Creo que la radicalización es el objetivo. Estamos hablando de jóvenes y niños que dejaron sus casas el año pasado o el anterior. Es un largo tiempo en contacto con el mal y uno acaba asimilando el mal. La interacción con ellos puede convertirlos en el peor tipo de terroristas”, dijo.

Finalmente, señaló que “si se intensifica esta guerra y socios internacionales, otros gobiernos y países pretenden ayudar a Mozambique a eliminar a los terroristas […] también podrían morir muchos inocentes”.

Por Cynthia Pérez 

Fuente: ACI Prensa

18 de junio de 2021

UNA FAMILIA EN PAKISTÁN REZA POR LA CANONIZACIÓN DE SU HIJO MÁRTIR

Akash se había colocado en la puerta de la iglesia y no hubo nada que lo hiciera moverse de allí. Dijo: «Moriré, pero no te dejaré entrar en la iglesia».

Dominio público
Se trata de la familia del joven Akash Bashir quien sacrificó su vida para evitar que un terrorista suicida ingresará a una iglesia e hiciera estallar explosivos dentro de la misma y así causar daño a otras personas.

En marzo de 2015 murieron 20 personas y 80 salieron heridas por dos atentados suicidas en dos iglesias de Youhanabad, un barrio de Lahore, en Pakistán. Al cumplirse un año del ataque terrorista donde falleció el joven, fue iniciado el proceso de beatificación.

La madre del joven nos cuenta: «Nos mudamos a Youhanabad en 2008. En noviembre de 2014, Akash se unió al grupo de voluntarios que velaban por la seguridad de nuestra iglesia. Solíamos ver a los manifestantes que pedían justicia para las víctimas del atentado contra la iglesia de Peshawar, Akash solía hablar de ello con sus amigos e insistió durante tres meses en que quería ayudar a vigilar la iglesia. Estaba dispuesto a sacrificar su vida si Dios le daba la oportunidad de proteger a terceros».

Su madre recuerda la angustia que sintió ese día al escuchar los disparos y las detonaciones y recordó las amenazas que hacían contra la escuela de la Iglesia de Cristo.

«Salí corriendo con mi hija menor y busqué a Akash entre los chicos que estaban cerca de la puerta de la iglesia, entonces lo vi tirado en la tierra. Su brazo derecho estaba casi arrancado. No podía creer lo que veía».

Akash se había colocado en la puerta de la iglesia y no hubo nada que lo hiciera moverse de allí. Dijo: «Moriré, pero no te dejaré entrar en la iglesia».

Falleció en la puerta de la iglesia al recibir los impactos de los explosivos.

Arsalan, el hermano menor de Akash, ha tomado su lugar en el cuidado de la iglesia, sus padres no quieren impedirles que sircan a la iglesia a pesar de la terrible situación vivida con Akash.

«El movimiento en pos del proceso de beatificación de Akash se ha retrasado debido a la pandemia, pero un sacerdote salesiano está escribiendo un libro sobre él. Akash era parte de mi corazón, pero, no obstante, nuestra felicidad es mayor que nuestra pena pues no murió de una adicción a las drogas o por un accidente. Era un simple muchacho que murió en el camino del Señor y salvó al sacerdote y a los feligreses. Akash ya es nuestro santo», nos cuenta su madre.

Fuente: AyudaalaIglesiaNecesitada/InfoCatólica


16 de junio de 2021

IRÁN EXPULSA A UNA RELIGIOSA ITALIANA QUE HA DEDICADO SU VIDA A LOS POBRES DEL PAÍS

La renovación del visado de la hermana Giuseppina Berti, de setenta y cinco años, fue denegada.

Dominio público
La hermana Giuseppina Berti, de setenta y cinco años, que durante 26 años trabajó en la leprosería de Tabriz y que ahora como pensionada vive en Ispahan en la casa de la Congregación de las Hijas de la Caridad, tendrá que abandonar Irán en los próximos días.

De hecho, no le ha sido renovado el visado y ha recibido la orden de viaje. Su marcha dificultará la permanencia de la otra hermana, la austriaca Sor Fabiola Weiss, de 77 años, 38 de los cuales dedicados a los pobres y a los enfermos del hospital de leprosos, a quien, en cambio, se le concedió la renovación del permiso de residencia por un año más.

Las dos religiosas, que han dedicado su vida a los enfermos del país, sin distinción de pertenencia religiosa o étnica, se ven obligadas a abandonar la casa de la Congregación, construida en 1937. En Ispahan, las Hijas de la Caridad se dedicaron durante años a la educación y a la formación de los jóvenes.

También hay que recordar su compromiso con cientos de niños polacos, refugiados y huérfanos de guerra, que llegaron a Irán en la primavera de 1942. De hecho, en la ciudad, las religiosas dirigían un gran colegio, luego confiscado tras la revolución de 1979. En los últimos años, las dos hermanas no realizaron ninguna actividad exterior, para evitar ser acusadas de proselitismo.

La casa de las monjas es actualmente la única realidad de la iglesia católica latina en Ispahan y su capilla, construida en 1939, es la sede de la Parroquia "Virgen Poderosa", que ocasionalmente se pone a disposición de los visitantes para la celebración de la misa.

Esta es la realidad actual de la Iglesia católica en Irán: dos archidiócesis asirio-caldeas de Teherán-Ahwaz y Urmia-Salmas, que cuentan con un obispo y cuatro sacerdotes (en el verano de 2019, al administrador patriarcal de Teherán de los caldeos, Ramzi Garmou, también se le negó la renovación del visado y ya no pudo regresar al país); una diócesis armenia en la que sólo hay un obispo y la archidiócesis latina, que actualmente no tiene ningún sacerdote y está a la espera de la llegada de su nuevo pastor recientemente nombrado, monseñor Dominique Mathieu. 

En cuanto a la presencia religiosa, en el país operan las Hijas de la Caridad, con tres religiosas en Teherán y dos en Ispahan. También hay dos laicas consagradas. Los fieles son unos 3.000.

Con la partida de las religiosas, la presencia de la Iglesia católica latina en Ispahan se perdería definitivamente. En 2016, también en la ciudad de Ispahan, fue confiscada la casa de los Padres Lazaristas. Es de esperar que las autoridades iraníes den marcha atrás y reconsideren la decisión tomada, permitiendo que las hermanas concluyan sus vidas en esta tierra que tanto han amado y servido con sacrificio y dedicación.

Fuente: Vatican News

15 de junio de 2021

MADRE E HIJO CONSAGRAN SU VIDA A DIOS: ELLA ES RELIGIOSA Y ÉL ES SACERDOTE

La foto del sacerdote brasileño del Instituto del Verbo Encarnado, P. Jonas Magno de Oliveira, junto a su madre, una religiosa de vida contemplativa del mismo carisma, se volvió viral en las redes.

El P. Jonas Mano con su madre religiosa
El sacerdote compartió la historia detrás de este llamado a la vida consagrada en su familia.

En una entrevista brindada a ACI Prensa, el P. de Olivera comentó que nació en un hogar católico y que fue a la edad de 8 años que despertó su interés por la vida consagrada.

“Siempre íbamos a Misa, éramos católicos, aunque no participábamos en la parroquia con frecuencia”, indicó.

El sacerdote comentó que, al ver el celo por las almas y la preocupación pastoral por los fieles de un sacerdote diocesano, despertó en él un deseo de dedicar su vida a Dios e indicó que en un primer momento su familia pensó que ese llamado era “un sueño de niñez, que era algo pasajero”, pero él estaba seguro que no era así.

El P. Jonas indicó que su madre siempre “fue silenciosa” porque no quería forzar la vocación a la que se sentía llamado el futuro sacerdote, pero estuvo a su lado enseñándole sobre las virtudes, “siempre me educó bien”.

“Ella se inspiraba mucho en Nuestra Señora, que siempre fue silenciosa, dejaba que Cristo hiciera lo que tenía que hacer”, señaló.

A los 13 años, su mamá fue invitada a participar de un retiro de silencio, unos ejercicios espirituales de San Ignacio de Loyola.

Mientras esperaba que su madre volviera del retiro, el P. Jonas se quedó en el seminario menor del Instituto del Verbo Encarnado, donde “el rector me ayudó a discernir sus inquietudes vocacionales y confirmé que tenía vocación”.

Al entrar en el seminario siendo hijo único, el P. Jonas tenía la preocupación de que su madre se quedara sola, sin embargo, gracias a la providencia de Dios, las religiosas del Instituto Servidoras del Señor y de la Virgen de Matará, rama femenina de la familia religiosa del Verbo Encarnado, la invitaron a vivir con ellas, pudiendo así estar más cerca de su hijo y acompañarlo en su camino vocacional.

“Mi mamá es enfermera, entonces las religiosas la invitaron a vivir con ellas, porque necesitaban una enfermera dentro del hogar donde cuidan de personas con deficiencias mentales”, indicó. “Mi mamá encontró maravillosa la idea”, agregó.

El sacerdote señaló que ve eso como una gracia de Dios muy grande, porque su mamá entró a vivir con las religiosas poco tiempo después que él ingresó al seminario menor.

“Ella trabajó un tiempo con las religiosas, ahí descubrió su vocación y - hallándose libre- entró al convento, realizando su noviciado. Ahí descubrió que su vocación no solo era sólo ser religiosa, sino monja contemplativa”, indicó.

Luego de ingresar como religiosa al noviciado (en Brasil), la madre del sacerdote descubre su vocación contemplativa y viaja a Tuscania (Italia) para continuar su formación monástica, donde vive actualmente.

El P. Jonas indicó que él continuó con su formación y el 8 de mayo de 2020 fue ordenado sacerdote. Actualmente tiene su residencia en Roma y da gracias a Dios “por estar tan cerca de mi mamá” y así poder ir a visitarla.

“Doy gracias por estar aquí, estar como sacerdote, de misión, trabajando, ayudando”, resaltó.

El sacerdote indicó que la decisión de su madre de consagrar su vida a Dios fue un “regalo espectacular” y resaltó que para él es como un premio el que su mamá sea religiosa, “una esposa de Cristo”.

“Cuando uno habla de vocación, la mayoría de personas dicen: mi papá o mi mamá estaba en contra, pero no fué mi caso… mi mamá estuvo a favor, y no solo a favor, sino que ahora estamos siguiendo a Cristo en el mismo camino, en la misma vocación y, como si fuera poco, con el mismo carisma, lo que es algo bastante especial y para dar gracias a Dios”, concluyó.

POR HARUMI SUZUKI

Fuente: ACI

 

14 de junio de 2021

ABIERTAS LAS INSCRIPCIONES PARA LA II EDICIÓN DE #CORREPORELDOMUND

Por segundo año y con novedades importantes, Obras Misionales Pontificias lanza la carrera por el Domund.

En formato virtual y con diferentes distancias, el usuario podrá practicar deporte mientras colabora con el trabajo que realizan los misioneros en los lugares más desfavorecidos del planeta.

Este año, y como principal novedad, la organización ha contado con la ayuda de patrocinadores que han querido ligar su imagen a la del Domund. Esto permite, además, ofrecer camisetas conmemorativas para los participantes que lo deseen.

Se trata de una camiseta técnica, de un material excelente para hacer deporte y que cuenta con unidades limitadas, por lo que la organización invita a todos a inscribirse cuanto antes. Durante el proceso de inscripción, el usuario podrá elegir entre recibirla en su casa por un precio mayor o recogerla en su delegación de misiones de forma gratuita.

Además, al ser una actividad para todos los públicos, también hay una camiseta para niños. Un modelo especial, con tallas pequeñas para fomentar que sea una actividad en familia. Para quienes no deseen hacerse con la camiseta, contamos con un “dorsal cero”.

Es una ocasión única para colaborar de dos formas con el Domund” – declara José María Calderón, director de las Obras Misionales Pontificias en España – “además del donativo realizado con la inscripción, cada vez que te pongas la camiseta estarás mostrando a los demás que tú apoyas al Domund, que estás con los misioneros”.

Y es que la prueba, que no tiene un afán competitivo, pone también a disposición de los participantes una app para poder entrenar y competir contra el resto de usuarios. La aplicación Corre por el Domund estará disponible durante los meses de septiembre y octubre para los sistemas operativos iOS y Android.

Esta iniciativa surgió el pasado año a raíz de la pandemia de COVID19. “Lo que está claro es que estamos ante un cambio en los modelos de actuar de la sociedad, y por ello las misiones tenemos que buscar también nuevas formas de estar presentes entre las personas” – comenta Calderón.

En las próximas semanas iremos conociendo más novedades sobre la carrera como pueden ser las actividades para los colegios. Esta es una acción de sensibilización y por ello se proponen diferentes iniciativas dentro de un proyecto multidisciplinar escolar para realizar en los centros educativos.

Desde hoy las inscripciones están abiertas en correporeldomund.es y cualquiera que lo desee puede apuntarse, elegir la distancia que desea recorrer y empezar a entrenar. Será en la semana previa a la Jornada del Domund cuando comience la entrega de camisetas y la carrera por el Domund.

Pero no solo se puede correr: también se puede caminar, solo o acompañado, pero siempre respetando las normas sanitarias. Lo importante es el Domund y los misioneros. Y saber que, gracias a nuestra colaboración, la Iglesia puede estar presente y hacer una gran labor social en gran parte del mundo.

Fuente: Obras Misionales Pontificias



11 de junio de 2021

RELIGIOSAS SALESIANAS AYUDAN A NIÑOS SIN HOGAR EN ÁFRICA A REINTEGRARSE EN LA SOCIEDAD

Las Hijas de María Auxiliadora lanzaron proyecto para ayudar a los niños sin hogar y rescatados de la esclavitud de Benín, África occidental, a reintegrarse en la sociedad a través del arte.

Niños del Centro Mamá Margarita en Cotonú,
Benín, África. Crédito: Salesian Missions
Las también llamadas Hermanas Salesianas de Don Bosco son responsables del Centro Salesiano Mamma Margherita (Mamá Margarita), para niños, y el Maison de l’Esperance (Centro Esperanza), para niñas, ubicados en Cotonú, ciudad capital de Benín. En ambos lugares se ofrece vivienda, educación y un oficio a los menores de edad más vulnerables del país.

En Benín los niños “se enfrentan a importantes desafíos para obtener una educación dentro del deficiente sistema educativo del país. Según UNICEF, Benín sigue siendo uno de los países más pobres del mundo, con cerca del 70% de su población viviendo en la pobreza”, señalaron los salesianos en su sitio web Mission Newswire.

“Aproximadamente, la mitad de todos los niños de entre 5 y 13 años de edad están involucrados en algún tipo de trabajo forzoso en el país y casi el 20% padece desnutrición crónica. Los jóvenes de Benín también enfrentan desafíos abrumadores en la lucha contra la pobreza, una de las causas fundamentales del tráfico de menores”, agregaron.

En medio de este contexto, las religiosas lanzaron en el Centro Salesiano Mamma Margherita un curso de introducción al arte dirigido a niños de la calle del mercado de Dantokpa, que busca contribuir a su sanación psicológica y emocional, y posterior reintegración social.

“El proyecto está llevando a los niños a descubrir sus talentos ocultos, aumentando su autoestima y enseñándoles a integrarse en la sociedad”, indicaron. “Los educadores [que trabajan en el centro] enseñan a los niños cómo estirar el lienzo, preparar el material necesario y pintar”, añadieron.

El P. Gus Baek, director de Misiones Salesianas , filial estadounidense de los Salesianos de Don Bosco, dijo que  “enseñar a los niños habilidades artísticas” les permite expresarse. “Los niños de la calle en Benín sufren muchas injusticias”, por ello, “tener adultos a los que puedan acudir en busca de apoyo y una forma de expresarse son pasos importantes en su curación”, agregó.

Las Hijas de María Auxiliadora son reconocidas en el mercado de Dantokpa por su labor en favor de las niñas y jóvenes. Desde el año 2001, las religiosas ayudan a las jóvenes conocidas como ‘vidomegon’, a reintegrarse en la sociedad y retornar a sus familias de origen. 

Los salesianos explicaron que la palabra “vidomegon” es un “legado de la tradición colonial” en Benín, a través del que “se confiaba a las niñas de hogares rurales a un tutor [con mayor poder adquisitivo], para garantizar que tuvieran acceso a una mejor educación”.

En la actualidad, “las familias más pobres suelen vender a estas niñas como esclavas y las emplean como mano de obra a bajo costo en hogares y en mercados”, indicaron los salesianos.

En medio de este contexto, las niñas “son víctimas de violencia psicológica y física de todo tipo” y “se pasan la vida trabajando día y noche, durmiendo bajo bancos y, con frecuencia, son explotadas y maltratadas”, agregaron.

Ante esta problemática, las religiosas abrieron en 2017 el Centro Esperanza. El objetivo del centro es brindar a las jóvenes rescatadas de la esclavitud, “un lugar donde puedan dormir con total seguridad”, y también, recibir apoyo emocional y educación técnica. Actualmente, el centro tiene capacidad para 70 niñas.

“Además de recibir cómodos colchones para dormir, las niñas tienen acceso a un psicólogo y un asistente que les ayuda a superar los traumas que han sufrido. También tienen acceso a capacitación técnica y muchas se convierten en panaderas, cocineras y pasteleras”, señalaron.

Antes de ser admitidas en el Centro Esperanza, las niñas ingresan al programa de Barra Vidomegon, “un albergue salesiano donde pueden descansar, pedir ayuda y encontrar apoyo, a través de actividades recreativas”; además, reciben información que les permite decidir si desean unirse al Centro Esperanza.

POR CYNTHIA PÉREZ 

Fuente: ACI 


5 de junio de 2021

ARRESTAN A SOSPECHOSOS DEL SAQUEO A RESIDENCIA DE OBISPO EN SUDÁN DEL SUR

Agentes de seguridad del estado de Bahr el Ghazal Occidental, detuvieron a cuatro sospechosos vinculados al saqueo de la residencia del Obispo de Wau (Sudán del Sur), Mons. Mathew Remijio Adam.

Mons. Mathew Remijio Adam.
Crédito: Foto de Cortesía a ACI África
El 1 de junio, el comisionado de la policía, Samuel Ajuong Cuar, afirmó que tienen “a cuatro sospechosos arrestados”. “Lo más importante que se debe hacer después de cualquier actividad delictiva es la investigación y el arresto”, agregó.

El policía precisó que los sospechosos fueron detenidos en Wau, ciudad capital del estado de Bahr el Ghazal Occidental, y dijo que se espera que sean presentados ante un tribunal “para que prevalezca la justicia”.

El domingo 9 de mayo, desconocidos asaltaron y saquearon la residencia de Mons. Mathew Remijio Adam. El ataque fue confirmado por el Vicario General de la Diócesis, P. Germano Bernado Bakú.

En enero de 2021, Mons. Remijio, miembro de los Combonianos, fue ordenado Obispo de Wau, su ciudad natal. El 5 de mayo, el Prelado también fue nombrado Administrador Apostólico de la Diócesis de Rumbek, en Sudán del Sur.

El P. Germano Bernado Bakú dijo que el incidente ocurrió en la tarde, cuando no se encontraba Mons. Remijio, ni los guardias de seguridad, pues “no trabajan los domingos”.

El P. Bakú relató que “los ladrones rompieron la ventana -de la residencia del obispo- y entraron a la casa. Los ladrones desaparecieron con una cantidad de dinero no revelada, dos computadoras portátiles, un teléfono móvil inalámbrico Motorola y un documento importante que pertenece al obispo”.

El 1 de junio, el párroco de la Iglesia Santa María Auxiliadora, el P. Dominic Luka, reconoció los esfuerzos realizados por los funcionarios de seguridad del Estado para detener a los sospechosos.

"En nombre de la Iglesia en la Diócesis Católica de Wau, y en nombre del Obispo de la Diócesis de Wau, Mons. Mathew Remijio Adam, quiero extender mi gratitud a la policía y los agentes de seguridad en el estado de Bahr el Ghazal Occidental de Sudán del Sur”, dijo.

El P. Luka recordó que cuando ocurrió el robo, “nosotros en la Iglesia no hicimos nada, porque estamos bajo la responsabilidad del Gobierno”.

El 10 de mayo, durante una conferencia de prensa, el P. Bakú llamó a los fieles de la Diócesis de Wau a que ayuden a identificar a los que asaltaron la residencia del obispo.

“Pedimos a nuestros fieles que nos ayuden a identificarlos, porque en la bolsa y la computadora están guardadas las cosas del Obispo. Si alguien ve a alguien vendiendo una computadora y ve cosas de la Iglesia en ella, debe ayudar a los agentes de seguridad a saber sobre los saqueadores”, concluyó.

Traducido y adaptado por Cynthia Pérez. Publicado originalmente en ACI África

Fuente: ACI

3 de junio de 2021

SANTO DEL DÍA: SANTOS CARLOS LWANGA, JOSE MKASA Y SUS COMPAÑEROS, MÁRTIRES DE UGANDA

El 18 de octubre de 1964, el Papa Pablo VI canonizó a los 22 mártires de Uganda

Los Padres Blancos evangelizaron en África en el siglo XIX. Los primeros conversos instruyeron y guiaron a los más nuevos creciendo la comunidad rápidamente. 

Inicialmente no había problemas con el rey pero al ver que interfería en su estilo de vida y modo de gobierno comenzaron las represalias.

José Mkasa era el líder de la comunidad católica, quien tenía a su cargo una comunidad de 200 miembros. 

El rey mandó a que mataran a José, mientras sus verdugos le amarraban las manos, él les dijo: "Un Cristiano que entrega su vida por Dios no tiene miedo de morir". Lo quemaron el 15 de Noviembre de 1885.

Los cristianos lejos de atemorizarse, continuaron con sus actividades. Carlos Lwanga, favorito del rey, reemplazó a José como jefe de la comunidad cristiana. Sus oraciones lograron que el rey desistiera de las persecuciones por seis meses.
En mayo del año siguiente, estalló la tempestad.

Los cristianos fueron capturados y llamados ante el rey. Este les preguntó si tenían la intención de seguir siendo cristianos, "¡Hasta la muerte!", respondieron ellos al unísono. El rey ordenó que la ejecución se haga en un lugar llamado Namugongo, a 60 kms de distancia.

Uno de los jóvenes era el hijo del verdugo. Éste le rogó para que se escapara, pero no fue aceptada su propuesta. A tres de los jóvenes mártires se les quitó la vida cuando iban por el camino; los restantes fueron encerrados por siete días en la prisión de Namugongo, bajo condiciones infrahumanas.

El 3 de junio de 1886, día de la Ascensión, fueron sacados de la prisión; envueltos en unos juncos y, ordenados en fila, se les prendió fuego. Al hijo del verdugo le dieron un golpe en la cabeza para que no sufriera al ser quemado. Murieron proclamando el nombre de Jesús y diciendo: "Pueden quemar nuestros cuerpos pero no pueden dañar nuestras almas".

Carlos Lwanga (21 años), Andrés Kagwa, y otros veinte jóvenes fueron beatificados el 6 de Junio de 1920 por el Papa Benito XV.

Esto fue lo que escribió para su beatificación:

"Quién fue el que primero introdujo en África la fe cristiana se disputa aún; pero consta que ya antes de la misma edad apostólica floreció allí la religión, y Tertuliano nos describe de tal manera la vida pura que los cristianos africanos llevaban, que conmueve el ánimo de sus lectores. Y en verdad que aquella región a ninguna parecía ceder en varones ilustres y en abundancia de mártires.

 Entre éstos agrada conmemorar los mártires scilitanos, que en Cartago, siendo procónsul Publio Vigellio Saturnino, derramaron su sangre por Cristo, de las preguntas escritas para el juicio, que hoy felizmente se conservan, se deduce con qué constancia, con qué generosa sencillez de ánimo respondieron al procónsul y profesaron su fe.

Justo es también recordar los Potamios, Perpetuas, Felicidades, Ciprianos y "muchos hermanos mártires" que las Actas enumeran de manera general, aparte de los mártires aticenses, conocidos también con el nombre de "masas cándidas", o porque fueron quemados con cal viva, como narra Aurelio Prudencio en su himno XIII, o por el fulgor de su causa, como parece opinar Agustín.

Pero poco después, primero los herejes, después los vándalos, por último los mahometanos, de tal manera devastaron y asolaron el África cristiana que la que tantos ínclitos héroes ofreciera a Cristo, la que se gloriaba de más de trescientas sedes episcopales y había congregado tantos concilios para defender la fe y la disciplina, ella, perdido el sentido cristiano, se viera privada gradualmente de casi toda su humanidad y volviera a la barbarie."

El 18 de octubre de 1964, el Papa Pablo VI canonizó a los 22 mártires de Uganda.

Fuente: ACI

1 de junio de 2021

CON 32 AÑOS Y 5 HIJOS SON FAMILIA EN MISIÓN EN EL CENTRO DE LA EUROPA SECULARIZADA: «MERECE LA PENA»

Tomás Rico y Loreto Sales son un joven matrimonio de Valencia con apenas 32 años de edad cada uno

Familia Rico Sales. Dominio público
Pero esto no impide que sean padres de cinco hijos y que igualmente desde hace un lustro sean familia en misión del Camino Neocatecumenal en el extrarradio de Ámsterdam, concretamente en la localidad de Uithoorn.

Allí junto a otra familia española, dos italianas, una croata y un sacerdote, el padre Darek, conforman una missio ad gentes, enviados por el obispo a zonas descristianizadas o paganas. Y en Europa hay ya muchas zonas de este tipo. Allí evangelizan con su presencia, con su ser familia y evidentemente anunciando la Buena Nueva. Y personas alejadas o no católicas que de otro modo no entrarían a un templo se acercan a estas familias y conocen la Iglesia.

Esta vocación es netamente familiar pues no sólo Tomás y Loreto son misioneros, sino que sus hijos Loreto, Isabel, Carmen, Tomás y Pedro lo son igualmente, y en muchos casos son los pequeños los que abren brecha en la misión.

En una entrevista con Ricardo Morales para la revista Ecclesia esta familia misionera de la parroquia valenciana de Santo Tomás Apóstol habla del origen de su vocación y de su vida misionera en el corazón de la Europa más secularizada.

Los dos son licenciados en Bellas Artes y antes de la misión Tomás trabajaba en la Universidad Católica de Valencia. Ambos pertenecían a la misma parroquia y los dos eran miembros de la misma comunidad neocatecumenal. Y siendo muy jóvenes, con 23 años, se casaron sin miedo al futuro.

 “Siempre hemos sido algo contraculturales pero siendo honestos, no creemos que hayamos hecho nada especial. Hemos intentado vivir una vida coherente tal y como la hemos experimentado en el Camino. Eso no quita que seamos muy débiles y que no pensásemos que igual estábamos locos por dar ese paso tan pronto. Porque no teníamos nada. Sin embargo, sí vimos claro que si teníamos que esperar a cumplir con los parámetros del mundo  no nos íbamos a casar hasta los 30 o puede que nunca”, cuenta el padre de familia.

Según explica Loreto, “Dios no te abandona” y nunca han experimentado que les haya “faltado de nada de lo esencial”. Es más, Tomás recalca que “Dios no te manda a una vida de kamikaze sin estar contigo”.

La llamada se produjo en un momento de su vida en el que todo iba sobre ruedas. “Estábamos en Valencia y todo iba bien. Teníamos trabajo y dos hijos. Y de pronto el Señor nos lo puso en nuestro corazón con mucha paz y alegría. En aquel momento éramos muy jóvenes y no teníamos ataduras de ningún tipo así que dijimos ‘¿por qué no?’. Hablamos con los catequistas de nuestra zona y nos invitaron a una convivencia en Porto San Giorgio, donde está el centro internacional del Camino Neocatecumenal, junto con otras 500 familias de todo el mundo que sentían el mismo llamado que nosotros”, relatan.

No olvidarán aquella “experiencia preciosa” porque estaban abiertos a ir a cualquier parte del mundo. Tomás explica que mucha gente piensa “que irse de misión es ir a un lugar de carestía material” o a “lugares recónditos", que también, pero lo es igualmente donde "la Iglesia es muy pobre o prácticamente no está enraizada en el pueblo. El modelo de misión que tenemos está basado en el primer modelo apostólico domus ecclesiae. Son los obispos los que piden familias y nosotros nos ponemos a su disposición”.

 En octubre de 2016 llegaron con sus dos hijos a Holanda, un país europeo pero una cultura muy diferente. Loreto señala que “fue un proceso de confirmación paso a paso. No dejábamos cualquier cosa. Nuestras familias, amigos, trabajos, comunidad… Yo tenía en Valencia todo. Pero en aquel momento me dije: donde el Señor me quiera, cuando me quiera”.

Por su parte, Tomás indica que Holanda “es un país frío con una herencia calvinista fuerte y centrado en lo económico y lo productivo. Sin embargo, si los holandeses establecen contigo una relación, son muy fieles. Dios nos ha puesto verdaderos ángeles en nuestro camino. Es cierto que a los españoles nos ven como un país muy exótico. Aquí el coco es el Duque de Alba (se ríen). Lo importante es amar. Si tú amas, allá donde sea, vas a ser acogido”.

Sus primeros meses en la misión están llenos de historias y anécdotas. Loreto afirma que no se llevaron prácticamente nada de España. Únicamente las maletas y un carrito de bebé. Con sus pertenencias en Valencia hicieron un mercadillo y donaron otras más. Hasta su hija Loreto con apenas tres años donó sus juguetes.

El sacerdote de la misión y las familias en misión ya instaladas en la zona les ayudaron con los papeles y la búsqueda de una casa. “Al principio fue toda una aventura… No teníamos cocina así que hacíamos picnic en el salón (se ríen). Cocinábamos en el microondas”, recuerda este matrimonio.

Tomás empezó a buscar inmediatamente trabajo aunque era complicado al desconocer la lengua. “Empecé trabajando pelando cebolletas y mis compañeros, muchos colombianos, me preguntaban que por qué me había ido de mi tierra, teniendo un trabajo en la universidad –en la Católica de Valencia–, para acabar aquí.  Luego estuve tres años cargando camiones en un almacén de flores y después como guía turístico hasta el estallido de la pandemia”, añade.

En cuanto a la evangelización, esta familia tiene claro que “el primer gesto de amor es aprender la lengua. Nadie aprende holandés. A los extranjeros nos hablan en inglés pero cuando les contestas en su lengua se muestran muy agradecidos. En realidad nuestra misión es muy sencilla: vivir. Nada más. Vivir la dinámica del amor. Estar abiertos a quien nos lo pide, con las puertas abiertas, y hacerles ver que el amor existe. Nosotros no somos un ejemplo para nada. Discutimos mucho –y más con nuestra sangre mediterránea– pero existe el perdón, que es lo que mucha gente no conoce y cuando lo ve se queda sorprendida”.

“En definitiva –añade Tomás- hemos venido, como la sal, a diluirnos. Nuestra misión no es construir iglesias sino, a través de Dios, tocar los corazones de los hombres. Y no buscamos que la gente venga al Camino sin más, no somos proselitistas, no queremos engrosar las listas de los católicos, sino que queremos escuchar a las personas y acompañarlas en su día a día”.

Pese a las dificultades, el padre de esta familia afirma que “merece la pena hacer la voluntad de Dios. Es ahí donde estamos seguros. A mí me ha llamado a esto. No es mejor ni peor que lo que viven otros cristianos, cada uno tiene su misión.  Es cierto que no tengo dónde apoyar la cabeza pero yo no lo cambiaría por nada”.

La clave es vivir unido con el Señor. Así lo ven ellos, con “naturalidad”. En su opinión, “es la relación de un hijo con su padre. No es nada sentimentaloide. La fe es mucho más que eso porque los sentimientos van y vienen. Es una fe basada en nuestra propia historia, viendo como Él ha estado con nosotros en nuestra biografía, en los problemas, en las alegrías…”.

“Si tú no experimentas que Cristo te quiere como eres, no hay mucho que hacer. Después de todo lo que nos ha ido pasando cada vez estoy más convencido de que la razón por la que sufre el hombre es el pecado y no por no tener dinero o la nevera vacía. Hemos podido vivir en la riqueza y en la pobreza con libertad”, agrega Tomás.

Fuente: Revista Ecclesia/ReL


30 de mayo de 2021

IGLESIA EN ÁFRICA REALIZA ACCIONES PARA LIBERACIÓN DE DOS SACERDOTES SECUESTRADOS

El Obispo de Sokoto (Nigeria), Mons. Matthew Hassan Kukah, está trabajando para lograr la liberación de un sacerdote de su diócesis que fue secuestrado hace seis días; mientras que en Camerún un grupo de presbíteros hace lo propio para que otro sacerdote, raptado la semana pasada, quede libre.

Dominio público
Secuestro en Nigeria

El Obispo de Sokoto, Mons. Matthew Hassan Kukah, informó que su diócesis cuenta con una persona encargada de negociar con los secuestradores del P. Joseph Keke, un sacerdote de 75 años capturado el 21 de mayo cuando hombres armados atacaron la parroquia San Vicente Ferrer Malunfashi, en el estado de Katsina.

“Tenemos a una de nuestras personas negociando con ellos, pero es una experiencia dolorosa, a menudo traumática, debido a las formas inhumanas en que hablan y las amenazas que hacen. Nuestra única arma es la oración”, dijo Mons. Kukah a la fundación pontificia Ayuda a la Iglesia Necesitada (ACN) el 26 de mayo.

El otro sacerdote que había sido secuestrado junto al P. Keke, el P. Alphonsus Bello, fue asesinado y su cuerpo hallado en una tierra de cultivo el 20 de mayo de 2021. Tenía 33 años.

“La muerte del P. Bello es parte de las pérdidas sin sentido e interminables que se han apoderado de nuestra nación. Todos estamos literalmente bajo la espada en Nigeria, un país que está siendo consumido por una horda bárbara de la humanidad”, dijo Mons. Kukah, según ACI África, agencia del Grupo ACI.

El obispo dijo que negociar con los secuestradores fue “una de las experiencias más dolorosas”. Originalmente pidieron un rescate de más de 240 mil dólares, pero desde entonces han reducido su demanda a poco más de 120 mil.

“Como le dirán las agencias de seguridad, estos hombres son simples criminales, que a menudo trabajan con los lugareños en las comunidades que sirven como informantes. Simplemente identifican objetivos blandos y su principal motivación es el dinero”, dijo.

El secuestro de clérigos y otros católicos es un problema constante en el país más poblado de África.

Secuestro en Camerún

En Camerún, los sacerdotes de la Diócesis de Mamfe ofrecerán el viernes 28 de mayo una Misa por la liberación rápida y segura del P. Christopher Eboka, secuestrado el viernes pasado.

“Hacemos un llamado a todos nuestros sacerdotes para que congreguen a los fieles en las diversas iglesias parroquiales el viernes 28 de mayo de 2021 a las 9:00 a.m. para celebrar la Santa Misa y orar por su liberación inmediata e incondicional (del P. Eboka)”, dijo el Canciller de la Diócesis de Mamfe, el P. Sebastine Sinju, el día miércoles.

El presbítero contó que el P. Eboka “dejó la ciudad de Mamfe para una breve caminata pastoral, en el marco de Pentecostés, a algunas Estaciones Misionales de la Parroquia de la Catedral el viernes 21 de mayo”.

“Más tarde nos llegaron informes de que fue tomado como rehén el 22 de mayo por algún combatiente separatista”, agregó el P. Sinju.

El sacerdote lamentó que “a pesar de todos los llamados y esfuerzos para asegurar su liberación, el padre no ha sido puesto en libertad y sigue incomunicado”.

“Estamos orando y trabajando para asegurar su liberación (junto con su transportista)”, añadió.

Los separatistas operan en las regiones de habla inglesa de Camerún -el suroeste y el noroeste-, desde 2016 cuando estas zonas se hundieron en una crisis después de que una protesta de abogados y maestros se tornó violenta.

Los separatistas armados que reclaman la independencia de la llamada república de Ambazonia han sido responsables de secuestros y ataques en las regiones anglófonas.

POR DIEGO LÓPEZ MARINA 

Fuente: ACI