• INFANCIA MISIONERA 2022


    ¡Comienza a preparar la jornada!
  • CONCURSO INFANCIA MISIONERA 2022


    Tú eres luz para el mundo
  • MEMORIA DE ACTIVIDADES 2020


    ¡Así fue 2020 en Obras Misionales Pontificias!
  • AYUDA A LAS MISIONES


    Colabora con los misioneros españoles

13 de enero de 2022

PRESENTACIÓN DE INFANCIA MISIONERA 2022, CON P. CALDERÓN Y LA MISIONERA SOFÍA QUINTANS

Este domingo los niños españoles tienen una cita con la Jornada de Infancia Misionera -“el Domund de los niños”-, para ayudar a los misioneros en su trabajo con la infancia.

Rueda de prensa de Infancia Misionera
En la presentación de la Jornada, la misionera Sofía Quintans ha puesto rostro a miles de menores refugiados venezolanos que encuentran en los misioneros acogida, seguridad y un futuro.

“Infancia Misionera no es una ONG que hace cosas bonitas para niños, es la herramienta de la Iglesia para que los territorios de misión cuenten con medios para atender a los niños en las misiones”, ha explicado José María Calderón, director de Obras Misionales Pontificias (OMP), institución organizadora de la Jornada. 

Esta iniciativa, nacida en 1984, fue pionera en la defensa de los niños: se adelantó 80 años a la Declaración de Ginebra de los Derechos del Niño. Como ha comentado José María, “la Iglesia va por delante, la atención a los niños ha sido siempre muy importante”.

Calderón ha explicado que gracias a los fondos recaudados por Infancia Misionera –en su mayoría procedentes de donativos de niños-, se pueden apoyar proyectos de evangelización, educación y salud dirigidos a los más pequeños y sus madres, para que puedan nacer, crecer con dignidad, comer, estudiar… Desde España, Infancia Misionera envió en 2021 1.933.313,21 €, que llegaron a más de 300.000 niños en 34 países. “Para muchos niños, el único sitio donde encuentran un hogar es la Iglesia”, ha afirmado.

Infancias robadas

La misionera Sofía Quintans ha contado cómo la Iglesia acompaña a los refugiados venezolanos que llegan a Brasil, muchos de ellos niños. Esta Franciscana Misionera de la Madre del Divino Pastor lleva 3 años en Boa Vista, en la “Operación Acogida” que responde a la emergencia humanitaria. En coordinación con el Estado, la ONU y varias ONG, la Iglesia Católica acompaña a estas personas en los campos de refugiados, conocidos como “abrigos”: en Boa Vista hay 13 campos, con 700-1.000 personas cada uno.

En ellos acogen de forma temporal a los refugiados para que puedan insertarse en la vida normal. “Los venezolanos traen una mochila cargada de muchísimo sufrimiento”, ha explicado la misionera, quien ha hecho especial hincapié en el desconsuelo de los niños. “Les pesa mucho la situación de estrés de sus padres, son esponjas”. Quintans ha explicado que estos niños viven “infancias robadas”, y que “quieren jugar pero no pueden”. Por ello, se intenta crear para ellos espacios seguros para que puedan seguir jugando y aprendiendo.

Las cosas no son fáciles. La misionera ha contado la historia de Michelle, una niña que quería estudiar, pero no podía porque tenía que trabajar en un semáforo. Sin embargo, también hay esperanza: Iscar, una niña que llegó sola con 16 años, ha podido graduarse para empezar una nueva vida y perdonar a su hermano que la maltrataba. “Para nosotros no son un número, el ser humano está en el centro, Dios no se olvida de nadie”.

A la trata de niños, robo de bebés para trasplantes de órganos, explotación sexual; ahora se ha sumado la pandemia. Tras el cierre de fronteras por el COVID, los venezolanos siguieron pasando de forma ilegal, agravando las situaciones de injusticia, y es muy difícil poder documentarles y acogerles. Sin embargo, tal como ha explicado la misionera, el coronavirus en sí es un problema más. “La gente llega con tuberculosis, desnutrida…Hay tantas situaciones que el COVID es algo más, tengo más miedo a otras cosas”.

Este domingo, Jornada de Infancia Misionera

Los niños españoles tienen este domingo una cita con Infancia Misionera, “el Domund de los niños”. Los más pequeños están invitados a colorear y montar una “hucha del compartir”, en la que pondrán sus pequeños donativos para los niños en las misiones. Estas huchas se entregarán en las misas de este domingo, en el colegio, o en las delegaciones de misiones. Además, pueden participar hasta el próximo domingo en el IX Concurso nacional de Infancia Misionera, en el que tienen que mostrar en un dibujo cómo pueden ser ellos luz, al hilo del lema de este año “Con Jesús a Jerusalén… ¡Luz para el mundo!”.

Los adultos también están llamados a colaborar en esta obra, para que los misioneros tengan medios para seguir adelante con su trabajo en favor de los niños: mantenimiento de escuelas en los lugares más remotos, creación de orfanatos, atención sanitaria… Y para poder seguir dando luz entre los más pequeños.

Puedes ver los vídeos de la rueda de prensa aquí.

Fuente: Obras Misionales Pontificias

18 de diciembre de 2021

LOS NIÑOS FELICITAN LA NAVIDAD EN NOMBRE DE LOS MISIONEROS

Durante estos días regresa la iniciativa “Sembradores de Estrellas”, en la que los niños felicitan la Navidad en nombre de los misioneros, recordando el sentido de la gratuidad del Amor de Dios.

Foto: Obras Misionales Pontificias
Este fin de semana, el envío de los sembradores se realizará en varias diócesis de España, aunque para los que no puedan acudir físicamente también estará disponible, como el año pasado, la versión digital, en infanciamisionera.es, donde los niños podrán descargar y personalizar sus estrellas.

Sembradores de Estrellas se ha convertido en la actividad más reconocida de la Obra Pontificia Infancia Misionera, que tiene entre sus fines contagiar el amor por la misión a todos los niños. En torno a la Navidad, esta celebración ayuda a los niños a prepararse para vivir el Nacimiento de Jesús, destacando sobre todo el aspecto gratuito de Su Amor, y les abre la puerta a la Jornada de Infancia Misionera, que se celebrará el próximo 16 de enero, a la vuelta de las vacaciones.

El año pasado, la pandemia hizo que Infancia Misionera buscara otras vías para poder celebrar los Sembradores de Estrellas, y se propuso hacerlo de forma digital, a través de los recursos disponibles en la web de Infancia Misionera. Los niños creaban su estrella digital con color y mensaje personalizados y las compartían por medio de WhatsApp, email o redes sociales.

Este año 2021, se mantiene la vía digital a través de infanciamisionera.es, aunque varias diócesis harán celebraciones físicas del envío de los Sembradores, cumpliendo con las medidas de seguridad establecidas. 

Puerta de la Jornada de Infancia Misionera

Esta actividad abre la puerta a la Jornada de Infancia Misionera 2022, que se celebrará con el lema “Con Jesús a Jerusalén, ¡Luz para el mundo!”. Sembradores de Estrellas es una iniciativa que forma parte de las propuestas para celebrar la campaña de Infancia Misionera, que se inicia con un calendario de Adviento misionero y un concurso de dibujo infantil.

Un poco de historia

Hace 41 años, el sacerdote jesuita Xabier Ilundain y sor Carmela Suances dieron vida a la iniciativa de “Sembradores de Estrellas”. La actividad nacía para que los niños pudieran salir a la calle a felicitar a las personas la Navidad de parte de los misioneros, regalando estrellas adhesivas. Aunque la propuesta nació en Madrid, no tardó en extenderse por todo el país, llagando a ser compartida por los misioneros españoles en varios países del mundo, como República Dominicana o Etiopía.

Fuente: Obras Misionales Pontificas

18 de noviembre de 2021

YA ESTÁ AQUÍ EL CONCURSO DE INFANCIA MISIONERA: “TÚ ERES LUZ PARA EL MUNDO”

Por noveno año consecutivo las Obras Misionales Pontificias lanzan el concurso de Infancia Misionera, con el lema “¡Tú eres luz para el mundo!”.

Cartel del Concurso de Infancia Misionera
Este año se trata de un dibujo que plasme este lema, en el que se evaluará la inventiva y la habilidad en el trazo, el color o las nuevas tecnologías. 

El lema de Infancia Misionera del próximo enero es “Con Jesús a Jerusalén. ¡Luz para el mundo!”, qué mejor inspiración para un dibujo, en el que la luz es tan importante…

Se trata de un concurso individual en el que los pequeños pueden demostrar su creatividad y habilidades artísticas mediante un dibujo empleando las técnicas plásticas tradicionales o bien con el uso de las nuevas tecnologías.

El campeón de cada categoría recibirá una tablet; y auriculares bluetooth para los segundos y terceros. Todos los premiados recibirán una suscripción gratuita anual a la revista Gesto.

El ganador de cada categoría también recibirá una plaza de inscripción gratuita para la participación en el Campamento de Infancia Misionera que se celebrará en Navarra durante el próximo verano. Además, los trabajos ganadores serán la portada y contraportada de la revista Gesto en su edición de verano.

En el concurso de Infancia Misionera podrán participar niños de educación primaria de todas las diócesis españolas, de forma individual, Cada concursante en función de su edad, competirá en las siguientes categorías:

Categoría 1: para niños y niñas de 1º a 3º de primaria.

Categoría 2: para niños y niñas de 4º a 6º de primaria.

Los dibujos deberán presentarse en un formato original A4 y la fecha límite de presentación, en las Delegaciones Diocesanas de Misiones se ha fijado para el 17 de enero. Cada participante deberá estar representado por un responsable mayor de edad, que presentará el trabajo de los niños de su escuela, parroquia o familia.

Fuente: Obras Misionales Pontificias

 

24 de octubre de 2021

LA PANDEMIA NO REDUCE EL APOYO A LOS MISIONEROS DIOCESANOS

Segovia aportó 88.016 euros en donativos a través de las distintas jornadas misioneras, que servirán para atender los proyectos sociales y asistenciales en los que trabajan los 103 religiosos y religiosas de la provincia

Rueda de prensa del DOMUND.
Foto: Kamarero/El Adelantado de Segovia
Repartidos por cuatro de los cinco continentes, los misioneros de la diócesis de Segovia siguen empeñados en extender y divulgar el mensaje del Evangelio a través no sólo de la predicación, sino también de la acción social y asistencial que les lleva desde hace años a entregar su vida al desarrollo de los pueblos en los que trabajan. 

Cada año, la Iglesia celebra la Jornada Mundial de las Misiones, conocida popularmente como el ‘día del Domund’, que este año tiene lugar mañana domingo con el lema ‘Cuenta lo que has visto y oído’; y en el que se divulga la actividad misionera y se recaudan fondos en las colectas parroquiales a favor de las misiones.

Segovia se suma a esta iniciativa y el responsable diocesano de Misiones, Isaac Benito Melero dio a conocer los datos más relevantes de la acción misionera diocesana en el mundo, que cuenta en la actualidad con 103 sacerdotes e integrantes de congregaciones religiosas e institutos seculares pertenecientes a la diócesis. El grueso de la actividad misionera se desarrolla en América, con 82 misioneros segovianos, mientras que en África trabajan ocho religiosos, cinco en Asia y otros ocho en Europa, todos ellos enmarcados en proyectos de carácter educativo, sanitario y de promoción social de la mujer en zonas especialmente deprimidas económica y socialmente.

Todo ello es posible gracias a la aportación económica que las diócesis realizan a través de Obras Misioneras Pontificias (OMP) en las distintas jornadas misioneras que se celebran a lo largo del año, siendo la del Domund la más importante y conocida. En este sentido, Isaac Benito señaló que la pandemia no ha mermado las aportaciones de los fieles segovianos, que el pasado año consiguieron recaudar 88.016 euros, de los que 58.544 se consiguieron en las cuestaciones del Domund.

Pese a ello, el delegado diocesano de Misiones subrayó la importancia de la oración y el apoyo a los misioneros para sostener sus proyectos, y valoró los “frutos” de la evangelización en los territorios de misión, cuyos sacerdotes vienen ahora a España a cubrir las necesidades de atención religiosa debido a la ausencia de vocaciones.

Con las maletas preparadas

Como en años anteriores, la presentación del Domund 2021 contó con el testimonio de misioneros que desarrollan su labor pastoral y asistencial en Segovia. Los sacerdotes Jean Maríe Ebebe (Camerún) y Delfino Nkano (Congo) y la religiosa de la congregación de Misioneras Oblatas de María Inmaculada Katarzyna Biel pusieron como ejemplos sus propias vidas para subrayar el valor del trabajo misionero y los frutos valiosos que aporta en las comunidades en las que trabajan.

Los dos sacerdotes africanos señala pusieron de manifiesto el ejemplo de los misioneros que en sus lugares de origen desarrollaron su tarea y que sirvió como estímulo para sus propias vocaciones, mientras que la religiosa expresó su deseo de incorporarse al proyecto que su congregación está poniendo en marcha en Perú. Así, señaló que en su primera experiencia en el país encontró “gente humilde y sedienta de Dios”, a la que espera volver a atender ya que “nos han demostrado que Dios está presente en lo frágil, donde hace presente su grandeza”.

Marcelo Galindo

Fuente: El Adelantado de Segovia

23 de octubre de 2021

COMENTARIO AL EVANGELIO DE NUESTRO OBISPO D. CÉSAR: «CUENTA LO QUE HAS VISTO Y OÍDO»

En el Mensaje del Papa Francisco para el DOMUND de este año, que celebraremos el domingo 24 de Octubre, exhorta a todos los cristianos a vivir la misma compasión de Cristo con la necesidad que el mundo tiene de redención.

Cartel de la Jornada del DOMUND 2021
Recordando la experiencia de los apóstoles que, según dice Hch 4,20, no podían dejar de hablar de lo que habían visto y oído, nos invita a poner el amor en movimiento y comunicar a los demás la alegría de la salvación y los dones que nos ha traído Jesucristo.

Si la experiencia cristiana es auténtica, nos lleva a la misión. Es la forma de agradecer lo que gratuitamente hemos recibido de Dios. «Ponerse en estado de misión, dice el Papa, es un efecto del agradecimiento». Los dones de Dios nunca quedan reducidos al ámbito de quien los recibe, sino que se expanden por la fuerza misma que llevan en sí mismo. Esta expansión y comunicación de la gracia recibida es lo que llamamos misión.

Muchos cristianos se acobardan, a la hora de misionar, ante las dificultades de nuestra sociedad secularizada, descreída, que se olvida de Dios y lo rechaza. A este respecto, el Papa recuerda también que los tiempos del inicio del cristianismo tampoco fueron fáciles. «Los primeros cristianos comenzaron su vida de fe en un ambiente hostil y complicado. Historias de postergaciones y encierros se cruzaban con resistencias internas y externas que parecían contradecir y hasta negar lo que habían visto y oído; pero eso, lejos de ser una dificultad u obstáculo que los llevara a replegarse o ensimismarse, los impulsó a trasformar todos los inconvenientes, contradicciones y dificultades en una oportunidad para la misión».

Debemos, pues, convertir las dificultades en retos, desafíos, ocasiones providenciales para la proclamación del evangelio. Para ello, es preciso «vivir las pruebas abrazándonos a Cristo», como nos pide el Santo Padre. Sin esta comunión con Jesús, en sus padecimientos y en su triunfo, no podemos ser misioneros. Nuestros hermanos cristianos que sufren cada día la persecución, e incluso el martirio, son un estímulo permanente para quienes vivimos en situaciones menos violentas y agresivas.

Dar testimonio de lo que hemos visto y oído exige volver cada día a la experiencia fundamental de la fe cristiana: el hecho de nuestra redención. «Ver y oír» supone que nos adentramos en la contemplación del Verbo de Dios, que nos ha trasmitido lo que ha visto y oído del Padre. Él nos ha comunicado su experiencia de Hijo amado del Padre y nos permite participar en ella a través de la unión personal con él. 

La misión que nos encomienda es continuidad de la que él ha recibido de su Padre. Por eso, tenemos garantizada la fecundidad de nuestro trabajo, pues Dios no puede negarse a sí mismo ni dejar de actuar en su Iglesia. El debilitamiento de la misión es, en realidad, debilitamiento de nuestra experiencia cristiana, que hunde sus raíces en la experiencia del Enviado del Padre. Jesús nos envía al mundo como fue enviado él por su Padre. El Espíritu de Cristo, dado en Pentecostés, es el Espíritu que nos capacita para llevar adelante la misión. 

De ahí que no se justifique en los cristianos el desaliento, el escepticismo ni la mediocridad en el anuncio del Evangelio. «En el contexto actual urgen, dice el Papa, misioneros de esperanza». No se trata de un esperanza ingenua, infundada, ni condicionada al éxito que esperamos. Se trata de la esperanza nacida de la fe, que es certeza de la salvación de Cristo y del triunfo de su amor sobre el pecado y la muerte. Es la certeza de que la Iglesia, alentada por el Espíritu, siempre camina hacia la plenitud de la gracia que Dios ofrece a cada hombre, a la humanidad entera.

Os animo, pues, a los cristianos de Segovia a testimoniar con hechos y palabras lo que habéis visto y oído cuando Cristo salió a vuestro encuentro y os concedió la gracia de ser redimidos por él, llamados a la vida eterna.

  + César Franco

Obispo de Segovia.

Fuente: Diócesis de Segovia


22 de octubre de 2021

EL JURADO DEL PROGRAMA MASTERCHEF PEPE RODRÍGUEZ, PREGONERO DEL DOMUND

“Los misioneros se merecen varias «estrellas»”

 

Foto: Obras Misionales Pontificias
El chef Pepe Rodríguez presentó esta tarde el tradicional pregón del Domund, en la Catedral Primada de Toledo. El acto estuvo presidido por el arzobispo de Toledo, monseñor Francisco Cerro Chaves, acompañado por el director nacional de Obras Misionales Pontificias, José María Calderón. 

A lo largo del pregón, Pepe Rodríguez estableció un paralelismo entre la misión y su trabajo en la gastronomía, mediante rasgos que comparten los misioneros con los integrantes de un equipo de cocina.

Haciendo alusión al lema de este Domund, el popular chef se propuso “contar lo que ha visto y oído en los misioneros”. “En lugar de leer una receta en voz alta, los misioneros cocinan en medio de todos. Sin pretenderlo, ofrecen con su vida una lección magistral”. El pregonero enfatizó este contacto con la realidad al afirmar que los misioneros no hablan de oídas en cuestiones como la pobreza, sino que se implican y celebran cualquier motivo de alegría: “Estar con los más necesitados te aterriza”.

Pepe Rodríguez no solo habló del ofrecimiento de los misioneros: también destacó la entrega de “un Dios que no solo da de comer, sino que se ha hecho alimento para quien quiera recibirle”. En esta línea, dijo que “la comida compartida une; comer es celebrar, y los cristianos, que no somos tontos, nos reunimos en torno a la mejor Comida en el banquete de la Eucaristía”.

El pregonero también calificó a Dios como “el mejor Chef”, que ejerce como Jefe de Cocina de ese gran “equipo” que son los misioneros. Y añadió que se trata de “un Chef que no pierde de vista el punto de sal, hasta el extremo que pide a sus discípulos que seamos la sal de la tierra”.

Como toledano, Pepe Rodríguez recalcó la contribución de su diócesis a las misiones, ya que Toledo cuenta con 120 misioneros, que forman parte de los 7.200 españoles repartidos por el mundo actualmente en activo en la misión. “Según parece, somos el país con más misioneros del mundo, y el segundo que más aporta económicamente al Domund”, dijo el pregonero, que cerró su intervención afirmando que los misioneros no merecen una sino varias “estrellas” por su solidaridad y esfuerzo.

El arzobispo de Toledo, que inició el acto, dijo que el Domund es una llamada de la Iglesia a anunciar a Cristo muerto y resucitado. Por otro lado, agradeció a los seises de la catedral que pusieron el broche de oro al acto con sus cantos, y también a las Delegaciones Diocesanas de Misiones presentes en la catedral. Finalmente, animó a "que seamos muy generosos con el Domund".

El acto concluyó con la intervención del director nacional de OMP, quien destacó que el Domund es una jornada que se celebra en todo el mundo y subrayó el papel de los misioneros, que son "hombres y mujeres dispuestos por Cristo a dejarlo todo y llevar esa agua de vida que necesitamos para no morirnos de sed".

Descargue las fotografías del acto aquí
Vea el vídeo del pregón de Pepe Rodríguez aquí

Fuente: Obras Misionales Pontificias

21 de octubre de 2021

«TENGO UNA CIUDAD CON CATÓLICOS Y NO PUEDO CREAR UNA PARROQUIA ALLÍ PORQUE NO TENGO CURAS»

El aragonés José Luis Mumbiela, presidente de la Conferencia Episcopal de Kazajistán

Mons. José Luis Mumbila
«Tengo en mi diócesis una ciudad con 62.000 habitantes, que tiene bastantes católicos. Si tuviera un cura más, crearía una parroquia allí. Pero no puedo, porque me faltan sacerdotes», explica a ReL José Luis Mumbiela.

Natural de Monzón (Huesca), formado en el seminario de Lérida, llegó en 1998 a Kazajistán como sacerdote misionero y hace poco ha cumplido 10 años como obispo de Almaty. De hecho, es el presidente de la Conferencia Episcopal del país kazajo, que es el 9º más grande del mundo, casi tan grande como toda Europa occidental.

Y su experiencia es que la mayor dificultad para la evangelización en Asia Central no son ni los idiomas, ni las distancias, ni el Islam, ni la corrupción ni el poso postsoviético. Es, simplemente, la falta de sacerdotes misioneros.

"En los últimos 10 años en mi diócesis hemos creado 4 parroquias nuevas, ahora estamos comprando el terreno de la última. Hemos recibido más apoyos. Tenemos dos misioneros españoles más en Almaty. Y tenemos nuevas comunidades de religiosas, una de Corea y otra de Misioneras de la Consolata", explica.

"Yo digo a los curas: 'necesitamos fuego, no ayudas del Vaticano'. Pero la realidad es que los medios materiales sí son necesarios. Este año hemos creado 2 parroquias y media. Si tuviera más curas, haría otra en una ciudad de 62.000 habitantes donde hay católicos. Y no puedo porque no tengo curas".

Una iglesia de deportados, zarandeada por la historia

Los donativos del Domund y los de Obras Misionales Pontificias mantienen buena parte de la joven iglesia kazaja. Aunque hubo diócesis en el territorio ya en el siglo XIII, los avatares de la historia y luego la persecución comunista arrasaron con casi todo. La Iglesia aquí tiene 50 años, aunque opera con libertad sólo desde hace unos 30 años.

La inmensa mayoría de los católicos son descendientes de polacos, alemanes o lituanos deportados por los soviéticos. Muchos han dejado el país y han emigrado a Rusia, Polonia o Alemania.

La lengua principal para evangelizar es el ruso. "Al principio costaba hacer la misa en ruso. Para muchos cristianos de etnia alemana o polaca era la lengua del enemigo, de quienes les habían deportado y maltratado. Algunas abuelas se quejaban".

Ni siquiera hay una Biblia plenamente católica en ruso. "Las lecturas de la misa en ruso se hicieron tomaron de base una Biblia rusa para ortodoxos de la diáspora, que usaba un lenguaje más moderno, llamada 'traducción sinodal'. Después de unos retoques, es la base de los textos que usamos los católicos en ruso".

El difícil paso a la lengua kazaja

Más difícil es llegar a la población de etnia y lengua kazaja, que es la mayoría. Aunque también hay mucha población mestiza de rusos, polacos, uzbekos, uigures, kazajos... y entre ellos se dan conversos al catolicismo. "El secretario de nuestra curia, el que mueve los visados, tiene 4 nacionalidades según su documentación: uigur, kazajo, ruso y ucraniano. Aquí hay mucha gente así", señala el obispo de Almaty.

"Hace tres años regalamos al Papa, en la visita ad limina, el primer devocionario en lengua kazaja, una novedad absoluta. No hay Biblia en kazajo. Sí hemos traducido el ordinario de la misa al kazajo", añade.

A los sacerdotes del país, misioneros o nativos de cultura rusohablante, les costaba dar pasos para adoptar el kazajo en la liturgia. "En realidad, empecé yo", explica el obispo aragonés. "Empecé a hacer la misa en kazajo yo, en mi capilla, pensando 'ya verás como los demás se animan', y así fue. Hoy hay misa diaria en kazajo en Astaná, la capital. Pero para hacer la misa dominical, con más gente, necesitaremos más fieles kazajos", detalla.

Gran crecimiento de Cáritas desde las parroquias

Mientras tanto, la joven iglesia ha ido ampliando su servicio a la sociedad. "Ha crecido mucho Caritas Kazajstán, sobre todo al trabajar con las parroquias como base. Tenemos un apostolado con niños Down -casi todos de familias no católicas-, recogemos ropa con una colaboración que tenemos establecida con las tiendas de Zara, aportamos alimentos, medicinas y ayuda a través de Cáritas parroquial, mantenemos una casa de acogida para 45 niños y un par de comedores sociales...", va repasando el obispo misionero. Buena parte de eso se mantiene con los donativos del Domund.

También están contentos con la recuperación de algunas figuras del país, como el beato Ladislao Bukowinski, que pudiendo haberse vuelto a Polonia decidió quedarse en el país, para acompañar a los cristianos en campos de trabajo y deportados 

"La Iglesia de minorías, de silencio, bajo la persecución soviética, se mantuvo viva en condiciones difíciles. Su testimonio, ver la fe de los mártires, fue importante para mí, un curica que llegaba de Aragón", señala.

Otra novedad de la que está satisfecho es el Centro Mediático Católico, un servicio que dirige un sacerdote que difunde en ruso toda la actividad católica del país, con vídeos, noticias, formación... "De hecho, durante la pandemia este servicio ha crecido con un gran impulso". Da visibilidad a una iglesia que es muy pequeña en un país muy grande.

Un Islam en crecimiento: el Gobierno lo vigila

Algo que ha visto crecer en los últimos 10 años es la fuerza del Islam. Hace diez años, muchos eran meramente musulmanes "culturales", poco fervorosos. "Pero ahora hay clero musulmán kazajo mucho más estructurado, con más capacidad de llegar a la gente, con muchos medios y con la tradición a su favor", advierte Mumbiela. "Hay muchas más personas que en convicciones y formas de vestir se declaran musulmanes devotos, también entre jóvenes".

El Gobierno vigila muy de cerca a cualquiera que lleve "barba y pantalones cortos bombachos", que son los signos de creciente islamización. "La seguridad gubernamental los tiene fichados y hasta les avisa: 'que sepa usted que le tenemos fichado y vigilado'. El Estado quiere evitar el radicalismo islámico y busca controlar al máximo a los líderes musulmanes y su formación", detalla.

Kazajstán es un país enorme, con muchos vecinos, algunos muy poderosos. Por tradición, dialoga con todos y trata de quedar bien con todos. Pero últimamente muchos miran con atención a Turquía, un país que busca ampliar su influencia entre los pueblos de lenguas turcoides. Hay quien habla de Turán, una especie de sueño panturco en Asia central.

Corrupción en todos los niveles

Como en otros países post-soviéticos y bastante autoritarios, la corrupción y los sobornos están implantados por toda la sociedad. "Hay corrupción en todas partes; en la educación, la medicina, el funcionariado... Está en cualquier ámbito, pero no todos lo hacen. El Gobierno lanza mucha propaganda anticorrupción y a veces pillan y multan a los corruptos. También en la Iglesia predicamos y advertimos contra ello. Pero luego, en el día a día, sobre el terreno, las cosas se ven de otra forma. Por ejemplo, con la pandemia prohibieron abrir las iglesias y otros centros. Pero puedes abrir la puerta de atrás, los que vigilan hacen la vista gorda..."

La Iglesia en Kazajstán es pobre y nueva, pero tiene algunas cosas a su favor: sacerdotes que rezan y se llevan fraternalmente entre ellos, y un seminario con vocaciones.

"En Kazajstán, ¡los curas rezan!", dice el obispo con una especie de escándalo fingido y divertido. "Sobre todo, el Rosario y la adoración eucarística son muy comunes. Allí somos muy tradicionales en eso. Y las relaciones entre sacerdotes en todo el país son buenas, fraternas. En mi diócesis quedamos cada mes: un día pastoral, otro espiritual. Aprovechan para confesarse, para rezar juntos, para charlar..."

El Seminario de Karagandá es especial: es el único de toda Asia Central, y forma sacerdotes que puedan servir a los 5 "estanes" (Kazajstán, Uzbekistán, Kirguizistán, Tayikistán y Turkmenistán). También hay algunos estudiantes de otros países: "de Georgia, tuvimos de Armenia, tenemos alguno ruso que nos envió su obispo, han estudiado allí religiosos camilos..." Se financia con la obra de San Pedro Apóstol, de Obras Misionales Pontificias.

El cristiano tiene el reto de cumplir lo que Jesús pidió: "amaos como yo os he amado". "Sólo los cristianos podemos dar ese amor de Cristo, que no es una devoción o modo de rezar. El Papa Francisco, en Fratelli Tutti habla del ejemplo del buen samaritano. Muchos católicos deportados en los años 40 llegaron a Kazajstán sin nada, y habrían muerto si kazajos pobres no les hubieran abierto sus casas, aunque eran extranjeros, de culturas muy distintas. Esa acogida es la misericordia que queremos reconocer", detalla Mumbiela.

"Llevo ya diez años de obispo y me alegra ver como arraigan semillas en buena tierra, en tierra que estaba sin labrar, ver testimonios de gente que ni siquiera venía de raíces cristianas. Viene gente a pedir el bautizo sin que les hayamos hecho especiales actividades de llamada. Allí hay gente joven en la fe, pero con ganas de vivirla con fuerza, viendo a la Iglesia como una familia, y aceptarla como algo propio y cercano", explica el obispo.

Se puede ayudar a los cristianos de Asia Central y de las misiones desde la web del Domund aquí

Intervención del obispo Mumbiela explicando como el Domund ayuda a las iglesias jóvenes misioneras, como la de Kazajistán


Pablo J. Ginés

Fuente: ReL

20 de octubre de 2021

MONS. MUMBIELA, OBISPO EN KAZAJISTÁN: “LA AYUDA DEL DOMUND ES EL OXÍGENO DIARIO QUE RESPIRAMOS”

El director nacional de Obras Misionales Pontificias (OMP), José Mª Calderón presentó ayer la Jornada Mundial de las Misiones (Domund), que se celebrará el próximo domingo 24 de octubre con el lema “¡Cuenta lo que has visto y oído!”

Foto: Obras Misionales Pontificias
Mons. José Luis Mumbiela, obispo de Almaty, agradeció la ayuda de España a su diócesis. Fue con motivo de la presentación de la Jornada del Domund en la sede de la dirección nacional de OMP, “la casa de todos”, según dijo, porque representa “la catolicidad de la Iglesia”. 

El obispo dio testimonio de lo que ha visto y oído entre los fieles de una Iglesia que no ha claudicado en su fe pese a la persecución del período soviético.

El director nacional de Obras Misionales Pontificias (OMP), José Mª Calderón presentó esta mañana la Jornada Mundial de las Misiones (Domund), que se celebrará el próximo domingo 24 de octubre con el lema “¡Cuenta lo que has visto y oído!”. Calderón estuvo acompañado de monseñor José Luis Mumbiela misionero español y obispo de Almaty (en Kazajistán) y por Mónica Marín, fundadora de la Asociación Jatari.

La diócesis de Almaty forma parte de los 1.116 territorios de misión que dependen de las ayudas de las OMP para su subsistencia. Como dijo el obispo, la ayuda del Domund “es una parte importante del oxígeno diario que respiramos”.

Se trata de una iglesia joven, que como dice su obispo, está “en pañales”, una iglesia pobre pero agradecida con la ayuda de España. El obispo subrayó que a pesar de esa pequeñez, la iglesia de Kazajistán es la misma que la de “aquí”, pues el Espíritu Santo actúa en ambas.

Monseñor Mumbiela hizo un repaso por esa Iglesia que vivió en silencio en la época soviética, pero sobre todo dio testimonio de “lo que ha visto y oído” a los fieles que mantuvieron la fe y a la Iglesia en pie durante el período de persecución; muchos de ellos laicos, porque los laicos, dijo “no son un invento del Concilio Vaticano II”. En este contexto recordó una anécdota de su llegada al país en 1998, cuando una abuela le reprochó al sacerdote español que los misioneros católicos hubieran sido los últimos en llegar. “No podemos ser los últimos” dijo, “hay que primerear, hay que lanzarse a la misión porque la gente está esperando”.

Por su parte, Mónica Marín explicó que fundó la Asociación Jatari al regresar de una experiencia misionera en Perú. Esa experiencia le cambió la mirada y al volver decidió contar lo que había visto y oído. Jatari, que en quechua significa “levántate” es lo que hizo Mónica para ayudar a otros jóvenes como ella a dejar la comodidad del “sofá”, que según cree es lo que tiene a los cristianos apartados de la misión.

Finalmente, Calderón subrayó que el Domund es la jornada más característica de las tres que celebra OMP, pero “no es para solucionar proyectos sino para que los cristianos seamos conscientes de que la Iglesia es universal”. Entre las actividades de este Domund, el director de OMP destacó el video, la carrera solidaria virtual y el “Domund al descubierto” que este año se desarrolla en la provincia eclesiástica de Toledo y que tendrá su “plato más fuerte” en el pregón que pronunciará Pepe Rodríguez el próximo jueves 21 en la catedral primada.

Pese a la pandemia, la colecta del Domund de 2020 superó los 11 millones de euros, una cifra que el director de OMP espera superar este año con la vuelta a normalidad y la asistencia de los fieles a los templos. La Misa del Domund es una ocasión privilegiada para la oración y la ayuda a las misiones. La del domingo 24 será retransmitida por La 2 de Televisión Española, desde el Monasterio de San Juan de los Reyes, Toledo.
 
Puedes ver los vídeos de la rueda de prensa aquí.

Fuente: Obras Misionales Pontificias


11 de octubre de 2021

LA PARADOJA MISIONERA: CON UN 10% DE CATÓLICOS EN CHAD, «HABLAR DE DIOS ES MÁS FÁCIL QUE EN ESPAÑA»

Antonio Serrano, misionero javeriano, relata la facilidad con la que evangeliza a un país neófito en la fe comparado con España

Antonio Serrano, misionero javeriano. Dominio público
Antonio Serrano es uno de los 650 misioneros javerianos repartidos por todo el orbe. Originario de Ordizia (Gipúzcoa), cumple 25 años de apostolado transmitiendo el Evangelio en Chad, país centroafricano con una de las iglesias más jóvenes del mundo.

Tanto que solo en su diócesis, Pala, solo 10% de la población esta bautizada, y estas navidades se cumplen 75 años de la celebración de la primera misa en el país centroafricano.

Con todo, a sus 55 años, Serrano se muestra esperanzado ante una Iglesia "joven, en crecimiento y que busca conocer a Dios", cuenta a la diócesis de San Sebastián: todos los años, cada parroquia bautiza y recibe en la Iglesia a entre 100 y 300 jóvenes. 

Este es uno más de los miles de testimonios de misioneros españoles repartidos por el mundo y que son mostrados en estos días de cara a la campaña del Domund, Día Mundial de las Misiones, una fecha propicia para ayudar a esta personas que se entregan totalmente a Dios.

Huérfano a los quince años, su "roca firme" era la fe

Educado en una familia católica, presenció la muerte prematura de su madre cuando tenía tan solo 7 años. "Para no sufrir borré todos mis recuerdos como mecanismo de defensa", explica. La muerte no tardó en llamar de nuevo a su hogar y ocho años después falleció su padre.

"A esa edad ya no pude borrarlo, y pensé que la vida solo valía la pena si se invertía en algo. Fue como si la muerte se lo llevase todo, y solo quedó una roca firme, que fue la fe. Ambos murieron con mucha fe, y eso te marca".

Mientras, terminando la todavía vigente EGB, había escuchado hablar en su colegio a un misionero javeriano de cómo ejercían su labor buscando transmitir el Evangelio, la paz y un mundo mejor.

"Todos queríamos ser misioneros después de escucharlo". Inicialmente le entusiasmó la idea, pero algo le impedía dar el paso.  "Dios, a través de mi conciencia, me dijo: si cuando te hablaba de la paz  y un mundo mejor decías que sí, ¿por qué ahora no? A los quince años, con la muerte de mi padre, quemé las naves y me decidí".

De Colombia a Chad, creció en la fe transmitiendo el Evangelio

Le destinaron a Colombia dos años. Tras dos años que recuerda como su "primer gran amor", Antonio concluyó su profesión perpetua e insistía en continuar su camino, pero sus superiores no le veían preparado.

"Vamos a dejar que la misión decida", respondieron sus superiores. "Quieres ser misionero y has estado en Colombia. Te mandamos a Chad, donde tendrás que aprender francés y lenguas locales con gente a la que no conoces", le dijeron probándole.

Tres años después, Antonio regresó renovado. "La misión ha decidido y ha dicho sí", le respondieron. "En el año 2000, volví a Chad y me ordenaron. Desde entonces, siempre me quedé en esta misión", con excepción de su regreso a España para recuperarse de la malaria.

"Nuestro corazón siempre se queda en la misión. Ir de mi cultura a otro mundo me ayuda a ver que estamos en la misma barca, y también a los que nos reciben. Al compartir el Evangelio con la gente de fuera y llevarles nuestra fe, crece nuestra propia fe y les da sentido a ellos", observa.

Es más fácil evangelizar en Chad que en España

De hecho, pese a que el catolicismo es una minoría de la población, considera que "hablar de Dios y anunciar el Evangelio es mucho más fácil que aquí en España. Ahí está Dios, la gente emplea Su nombre y son ellos los que piden el Evangelio".

La facilidad con la que la población acoge el Evangelio no es la única diferencia reseñable con respecto al primer mundo, y Antonio destaca la edad como uno de los puntos fuertes de la Iglesia en Chad, donde el 54% de la población es menor de edad.

"Muchos adolescentes se acercan a la Iglesia y piden ser cristianos. Es una Iglesia joven, dinámica, que empieza, que está creciendo mucho y que busca conocer a Dios", explica el sacerdote.

"Cada año, cada parroquia bautiza a entre 100 y 300 personas, la mayoría jóvenes a partir de los 15 o 16 años". Los datos son más alentadores si se tiene en cuenta que en su diócesis, Pala, solo el 10% de la población es católica, y el estas navidades, el país celebra los 75 años de la primera misa.

Educación y medios de comunicación, principal labor javeriana 

Caminando por las calles de Chad es frecuente ver a la gente escuchando las noticias en radios y transistores. Esta costumbre tan arraigada en el pueblo chadiano llevó al obispo a encargar al misionero el proyecto de la radio diocesana en el año 2.000. Ahora, es una de las más oídas en su entorno.

"Es una radio comunitaria. Entonces, la ley no permitía las radios confesionales pero ahora sí porque han llegado los musulmanes con mucho dinero y radios coránicas. El objetivo es informar, ya que si no lo estamos, somos muy vulnerables".

La radio diocesana también tiene un alto componente de denuncia. "Los poderosos son arbitrarios y pisotean a los pobres. También damos voz a los que han sufrido injusticias, lo que tiene mucho eco y nos crea problemas, pero también damos voz a la autoridad para conocer la versión oficial".

Serrano añade la recuperación de las raíces culturales del pueblo de Chad como uno de sus objetivos para generar simpatías entre la población. "La radio habla nueve lenguas locales", explica, mostrándose alegre por el orgullo que siente la población al escuchar su propia lengua en la radio.

"Aunque por ley lo religioso solo puede ocupar el 10% de la programación, mantenemos el Evangelio del día y el del domingo más comentado".

Destaca también su labor en el ámbito educativo. "Entendemos que el futuro está en la educación. Contamos, en lo que podría ser una oferta concertada, con una escuela de Educación Primaria y dos institutos, uno en el que impartimos Bachiller y otro más centrado en la Formación Profesional, en busca de la capacitación agrícola y ganadera".

El objetivo educativo de los Javerianos  en Chad, concluye, es afrontar "el verdadero problema", que reside en que "apenas existen opciones de trabajo cualificado".

J. M. C.

Fuente: ReL