• Francisco a OMP


    Discurso a la Asamblea OMP
  • Octubre 2019: Un mes misionero


    El Papa propone celebrar un mes dedicado a la Misión en el centenario de Maximun Illud
  • Discurso del Cardenal Filoni a OMP


    "El Evangelio nunca está anunciado por completo. La misión es el corazón de la fe"
  • Guía Compartir la Misión


    Propuestas de Voluntariado Misionero y #VeranoMisión para jóvenes

23 de agosto de 2014

SON ESPOSOS, PERO TAMBIÉN MISIONEROS

sevilla.jpg
 Envío que ocurrió en el Monasterio de Santa Paula,
de la Comunidad de Jerónimas 

Él no es sacerdote ni religioso, ella tampoco optó por los hábitos, pero ambos, siendo esposos, son misioneros. 

Se trata del matrimonio de los españoles Miguel Rus y Paloma de la Fuente que el pasado martes 19 de agosto partieron de Sevilla para llevar la alegría del Evangelio a los habitantes de Moyobamba en Perú, y colaborar allí con el Padre Diego Román, quien también es de la Archidiócesis de Sevilla.

Durante dos meses, hasta el 19 de septiembre, la pareja de esposos, además de acompañar en la tarea catequética y evangelizadora, también podrán sus conocimientos profesionales -el como ingeniero industrial y ella como fisioterapeuta- al servicio de las necesidades que se encuentren en el lugar. Asimismo, han llevado a la misión materiales educativos, medicamentos y varios donativos que recolectaron los meses previos a su viaje de misión y servirán para la comunidad local.

Este trabajo misionero comenzó oficialmente el pasado sábado 16 de agosto con una Misa de Envío que ocurrió en el Monasterio sevillano de Santa Paula, que presidió el Padre Adrián Sanabria, Vicario par la Nueva Evangelización de la diócesis española. Esta celebración contó con la presencia de las hermanas de la Comunidad de Jerónimas, quienes se han comprometido también con esta misión, pero desde la oración.

Esta no es la primera vez que los matrimonios se unen a la labor misionera. El pasado marzo varias parejas, también españolas, realizaron misión en los Seminarios Arquidiocesanos "Redemtoris Mater" y "San Jerónimo" de la Arquidiócesis de Arequipa, en Perú. Estas parejas, junto con 414 familias, fueron enviadas como misioneras a varias partes del mundo por el Santo Padre Francisco el pasado 1º de febrero en un encuentro que sostuvo con el Camino Neocatecumenal.

En aquella oportunidad el Pontífice dijo a las familias misioneras: "Donde quiera que vayáis, os hará bien pensar que el Espíritu de Dios llega siempre antes que nosotros (...) ¡El Señor nos precede siempre! Incluso en los lugares más remotos, incluso en las culturas más diversas, Dios esparce por doquier las semillas de su Verbo. 

De ahí se deriva la necesidad de prestar especial atención al contexto cultural en el que, vosotros, familias, vais a operar: Se trata de un entorno que es a menudo muy diferente del que provenís. A muchos de vosotros os costará trabajo aprender la lengua local, que a veces será difícil, y este esfuerzo es encomiable. 

Mucho más importante será vuestro esfuerzo para ‘aprender' las culturas que encontrareis, sabiendo reconocer la necesidad del Evangelio que está presente en todas partes, pero también esa acción que el Espíritu Santo ha llevado a cabo en la vida y la historia de cada pueblo".


Fuente. es.gaudiumpress.org