• ADVIENTO MISIONERO


    Recursos para vivir el Adviento en clave misionera
  • SUSCRÍBETE A GESTO


    ¡Hagamos de los niños de hoy personas que quieran amar!
  • ANIMACIÓN MISIONERA


    Recursos para la animación misionera de niños
  • ANIMACIÓN MISIONERA


    Recursos para la animación misionera de jóvenes
  • SUPERGESTO


    Revista misionera para los jóvenes

21 de agosto de 2014

"LOS PAÍSES CON ÉBOLA TIENEN POCA INFRAESTRUCTURA SANITARIA Y RECURSOS HUMANOS"

Entrevista con Roberto Lorenzo, coordinador de proyectos de Juan Ciudad, ONG de la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios

La epidemia de ébola continúa extendiéndose en África Occidental. En cinco meses, este virus ha provocado 1.229 muertes, según el último informe de la Organización Mundial de la Salud. Fue el pasado 8 de agosto, cuando la OMS decretó la situación de emergencia de salud pública mundial, recomendado medidas excepcionales en los países afectados.
Entre los fallecidos, se encuentra el hermano de San Juan de Dios Miguel Pajares, contagiado de ébola en el hospital de Liberia donde era misionero. Juan Ciudad ONGD es una organización no gubernamental para el desarrollo promovida por los Hermanos de San Juan de Dios. 

Desde su creación en 1991 trabaja "para hacer posible la solidaridad entre los pueblos, el cambio de actitudes personales y la transformación de las actuales estructuras, para encaminarnos hacia una distribución de bienes y servicios más justa y humanizadora".

Por eso, ZENIT ha entrevistado a Roberto Lorenzo, coordinador de proyectos de Juan Ciudad, para explicar a nuestros lectores cómo es la labor que desarrolla la ONG de la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios en África, la situación en este continente y el brote de ébola.

¿Desde cuando trabaja Juan Ciudad ONGD en África?

-- Roberto Lorenzo: Desde su fundación en 1991. Juan Ciudad se crea como una herramienta de la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios para trabajar en el ámbito de la cooperación internacional. Los proyectos, campañas y acciones de JCONGD se realizan a través de los centros sociosanitarios de San Juan de Dios en todo el mundo, que actúan como contrapartes.

¿Cómo son los proyectos de cooperación internacional y desarrollo?

-- Roberto Lorenzo: Los proyectos de JCONGD consisten en la construcción de infraestructuras sociosanitarias, equipamiento de los centros, mantenimiento y mejora de las instalaciones ya existentes; así como programas de salud preventiva, educativos, nutricionales, talleres ocupacionales y de formación. Todo en función de las necesidades que identifican los centros de la OH en los países.

¿Qué dificultades se encuentra en su labor humanitaria en éstos países de África?

-- Roberto Lorenzo: Los centros de la OH llevan muchos años trabajando en los países, por lo que las dificultades que pudieran surgir son las propias de países empobrecidos. Se puede destacar por ejemplo la falta de personal cualificado en muchos casos, la rigurosidad del clima para ciertos aparatos, la falta de medios, etc.

La OMS declaró emergencia sanitaria internacional el brote de ébola el viernes pasado. ¿Cree que se ha tardado en reaccionar?

-- Roberto Lorenzo: Probablemente haya sido así. La misma OMS lo reconoce. Los brotes anteriores habían quedado circunscriptos a zonas rurales y aisladas. Así fue el comienzo en esta ocasión, pero ahora mismo se encuentra en zonas urbanas. Con lo que las medidas tomadas no están siendo suficientes.

¿De qué forma cree que se podría ayudar desde Europa a paliar este brote de ébola?
 
-- Roberto Lorenzo: En primer lugar tomando conciencia, algo en lo que ya estamos. En segundo lugar aportando recursos. Los países afectados tienen una infraestructura sanitaria en general muy débil, por lo que se necesitan recursos humanos y materiales que puedan coordinarse con los actores locales.

En su opinión ¿existe falta de concienciación sobre la situación que se está viviendo en África?

-- Roberto Lorenzo: Lamentablemente, existe una falta de conciencia sobre África en general. Suele ser noticia por temas como este, de enfermedades, por guerras o por la inmigración. No obstante África es un continente lleno de vida, con una enorme riqueza, con muchas posibilidades.

Fuente: Zenit