• "Se valiente, la misión te espera"


    Descarga todos los materiales para celebrar el Domund 2017
  • Presentación Domund 2017


    "El valor de ser misioneros" Anastasio Gil, Director de OMP España
  • Mensaje del Papa para el Domund 2017


    "La Misión en el corazón de la fe cristiana"
  • Reflexión Pastoral Domund 2017


    "Cuestión de valentía", Javier Carlos Gómez Director Diocesano de OMP Valladolid
  • ¿Qué es el Domund?


    La jornada en que, de un modo especial, la Iglesia reza por los misioneros y colabora con ellos
  • ¿A quién ayuda el Domund?


    Los donativos hacen posible la labor evangelizadora de la Iglesia en los territorios de misión
  • ¿Qué son los territorios de misión


    Conoce a fondo las misiones con el mapa en que se muestra dónde están los misioneros y la ayuda enviada por OMP España

12 de octubre de 2014

"LOS MISIONEROS NO QUEREMOS CREAR UNA POLÉMICA NACIONAL"

El padre José Luis Garayoa afirma que si enferma de ébola le gustaría «morir en España», pero «si eso va a generar un drama nacional» prefiere que le entierren en Sierra Leona

El padre José Luis Garayoa lleva más de diez años en Sierra Leona y media vida fuera de España sirviendo a los demás. Misionero de la orden de los agustinos recoletos, este sacerdote de 62 años mira con asombro el debate que se ha generado en España sobre si era necesario repatriar a sus colegas y amigos, Miguel Pajares y Manuel García Viejo, que fallecieron víctimas del virus del ébola.


"Grandpa" --como le llaman los niños de las más de 200 aldeas que visita a diario en la localidad de Kamorai, al norte del país-- es un testigo directo de los devastadores efectos de esta enfermedad, que se ha cobrado hasta el momento la vida de más de 3.000 personas en el continente africano.

-¿El ébola ha cambiando en algo su vida allí?

-El ébola es un invitado más a la fiesta de cumpleaños. No es nada comparado con todas las enfermedades que hay aquí. Fiebre tifoidea, cólera, malnutrición y tuberculosis. Yo he pasado por 21 brotes de malaria. Aquí cuatro de cada diez niños mueren antes de cumplir los cinco años. Lo que pasa es que el ébola ahora ha llegado a España. Esa es la única diferencia.

-¿Toma alguna medida de precaución para evitar el contagio?

 -Tenemos mucha más precaución, pero yo no pido a la gente que no se me acerque. Para estar encerrado y aislado prefiero volverme a Pamplona. Tampoco soy un kamikaze, amo la vida pero tengo que ser un poquito coherente. Toda mi vida me la he pasado pidiendo a la gente que se me acerque y ahora no voy a cambiar. Simplemente intento no tocar lo que no tengo que tocar. La misma gente te dice que no te acerques cuando corres peligro, te protegen.

-¿Acompaña a familias contagiadas con ébola?

-Hemos tenido 21 enfermos. Ahora tenemos dos familias aisladas. Les llevamos comida y les  buscamos sitios en los hospitales para que no tengan que vomitar en el suelo. Uno de ellos estaba muy mal y entonces llamé a la ambulancia pero murió un día antes de que llegara. La familia durmió esa noche con el cadáver. Es necesario que la comunidad internacional tome las medidas necesarias de acuerdo al drama que estamos viviendo.

-Algunos expertos señalaron que no había que repatriar a los misioneros porque era un riesgo para salud pública ¿Usted qué opina?

-Me da pena. Ya hubo problemas cuando repatriaron a Miguel Pajares porque a sus compañeros los dejaron allí y murieron. Pero mire usted, luego la hermana Catherine fue para allá para donar sangre, junto a la hermana Paciencia. La misma religiosa que España no quiso recibir. Los misioneros no queremos crear una polémica nacional. El ébola nos está haciendo terriblemente egoístas. El miedo además asfixia el corazón humano. Eso es lo más terrible. Vivir como islas nos mata. Hay que ver al otro como un hermano y no como un infierno.

-¿Tiene miedo a contraer el ébola? 

-¿Si tengo miedo? Mucho, pero no quiero vivir encerrado en una habitación por miedo. Mi sobrina siempre me dice que cuando vaya a España habrá gente que no quiera darme la mano por el lugar de donde vengo. Pero para mí el tesoro es que haya gente que me quiera y nunca ver a los demás como una amenaza.

-Le gustaría que le trajeran a España si enferma?

-Yo creo que sí. Los toros en las plazas van a morir a las tablas. Yo amo el Osasuna, el pacharán y presumo de España donde he estado por eso me gustaría morir cerca de los míos, pero si eso va a generar un drama nacional no me importa que me entierren aquí. ¿A quién no le gusta morir donde ha sido parido? No hay que buscar culpables con la repatriación de Pajares y García Viejo sino aprender de la experiencia. Hay que vivir intentando que el otro nos duela.

Fuente: ABC