• Francisco a OMP


    Discurso a la Asamblea OMP
  • Octubre 2019: Un mes misionero


    El Papa propone celebrar un mes dedicado a la Misión en el centenario de Maximun Illud
  • Discurso del Cardenal Filoni a OMP


    "El Evangelio nunca está anunciado por completo. La misión es el corazón de la fe"
  • Guía Compartir la Misión


    Propuestas de Voluntariado Misionero y #VeranoMisión para jóvenes

13 de agosto de 2015

SUDÁFRICA TENDRÁ SU PRIMER BEATO: BENEDICT DASWA, LAICO ASESINADO POR RECHAZAR LA BRUJERÍA

La Iglesia Católica en Sudáfrica contará desde el 13 de septiembre con el primer beato de su historia. Se trata de Benedict Daswa, un maestro y padre de familia de 43 años de edad que fue brutalmente asesinado por rechazar la brujería en la que creía la mayoría de su aldea.


La ceremonia de beatificación, informa la agencia vaticana Fides, se realizará en el Santuario Benedict Baswa en Tshitanini en la Provincia de Limpopo (Sudáfrica) y será presidida por el Cardenal Angelo Amato, Prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos.



El 22 de enero de este año el Papa Francisco autorizó promulgar el decreto que reconoce “el martirio del Siervo de Dios Tshimangadzo Samuel Benedict Daswa (Bakali), laico, asesinado por odio a la Fe, el 2 de febrero de 1990, en Mbahe (Sudáfrica)”.

Daswa nació el 16 de junio de 1946 en la tribu Lemba en la diócesis de Tzaneen. Durante su infancia fue pastor como era la costumbre local. Tras la muerte de su padre en un accidente, viajó a Johannesburgo donde tuvo su primer contacto con la Iglesia Católica a través de un amigo. Fue bautizado el 21 de abril de 1963, a los 16 años de edad con el nombre de Benedict.

Logró obtener el título de maestro y en 1976, fundó un equipo de fútbol llamado The Mbahe Eleven Computers, como herramienta para la educación y la evangelización. Sin embargo, el equipo comenzó con varias derrotas y varios miembros buscaron un hechicero para cambiar la suerte del grupo. Esto llevó a Benedict a retirarse del equipo.

Fue nombrado director de una escuela y siempre ayudó a los necesitados, era reconocido por su vida de oración, su generosidad y bondad; rasgos que también demostró con su esposa y sus ocho hijos.

Martirio

En 1990, tras una serie de fuertes temporales en su aldea, la mayoría de los habitantes pensó que estos fenómenos se debían a la brujería. El consejo de ancianos decidió consultar a un curandero y pidió a todos un pago para la consulta. Benedict respondió que los relámpagos eran un fenómeno natural y que su fe católica le impedía pagar a un brujo lo que suscitó la ira de muchos.

El 2 de febrero de 1990 el auto en el que viajaba Benedict fue detenido en una emboscada. Consiguió huir a pie, se escondió en una casa. Ante la amenaza de matar a la mujer que lo escondía, Benedict se entregó a sus asesinos diciendo: “Padre recibe mi espíritu”.

Fue asesinado a cuchilladas, le abrieron el cráneo a golpes y cubrieron su cuerpo con agua hirviendo para comprobar que efectivamente había muerto.


Fuente: Aci