• Francisco a OMP


    Discurso a la Asamblea OMP
  • Octubre 2019: Un mes misionero


    El Papa propone celebrar un mes dedicado a la Misión en el centenario de Maximun Illud
  • Discurso del Cardenal Filoni a OMP


    "El Evangelio nunca está anunciado por completo. La misión es el corazón de la fe"
  • Guía Compartir la Misión


    Propuestas de Voluntariado Misionero y #VeranoMisión para jóvenes

17 de septiembre de 2015

EN CAMERÚN, CADENAS HUMANAS DE CREYENTES PROTEGEN LAS EUCARISTÍAS CONTRA TERRORISTAS

Los grupos radicales están reclutando jóvenes

Los católicos de Camerún también son víctimas de los ataques terroristas del grupo radical islámico Boko Haram, responsable de graves atentados y miles de víctimas en Nigeria. Por este motivo, los creyentes deben organizar extraordinarias medidas de seguridad para proteger los lugares donde se celebran Eucaristías, especialmente si estas se llevan a cabo de manera campal, como es usual en la región.

Según el Obispo de Maroua-Mokolo, Mons. Bruno Ateba Edo, las Eucaristías presididas por el prelado suelen reunir a unos tres mil fieles, por lo cual podrían ser blanco de los terroristas. Para evitar una tragedia de este tipo los cristianos organizan cadenas humanas en torno al lugar de celebración y los fieles deben atravesar estrictos controles de seguridad, según informó Catholic World News.

La situación de los creyentes de Camerún es delicada, ya el país está rodeado de dos graves realidades: la influencia del grupo terrorista Boko Haram, que actúa especialmente en Nigeria, y la grave situación de anarquía vivida en República Centroafricana. Según declaraciones del prelado divulgadas por Cameroon Concord, los grupos radicales están reclutando jóvenes en este país debido a las condiciones sociales. «La extrema pobreza hace que el área sea una gran reserva de dónde sacar nuevos reclutas. Los jóvenes cameruneses no tienen esperanzas y son presa fácil para la secta».

Los actos de violencia que se producen en el país ya están causando una crisis humanitaria a la cual no se ha prestado suficiente atención. «Nuestra Diócesis es hogar para al menos 55 mil personas desplazadas, en adición a los muchos refugiados de Nigeria», describió el prelado. La influencia del grupo terrorista en la región de Amchidé motivó la huida de la totalidad de la población local y la suspensión del apostolado de la Iglesia, así como el cierre de 110 escuelas y 13 centros de salud en una de las regiones más pobres del país.

Fuente: Gaudium Press