• CONCURSO CÓMICS


    Concurso de Infancia Misionera
  • ANIMACIÓN MISIONERA


    Recursos para la animación misionera de niños
  • GESTO


    Revista misionera para niños
  • ANIMACIÓN MISIONERA


    Recursos para la animación misionera de jóvenes
  • SUPERGESTO


    Revista misionera para los jóvenes

26 de enero de 2016

EL PAPA FRANCISCO: “SER CRISTIANO Y SER MISIONERO ES LA MISMA COSA”

"Se nota que Jesús dirige la Buena Nueva a todos, sin excluir a nadie, incluso privilegiando a los más lejanos, a los que sufren, a los enfermos, a los descartados de la sociedad”

El Papa Francisco este domingo en sus palabras durante el rezo del ángelus dominical recordaba el Evangelio del Día, el inicio del Evangelio de San Lucas que relata la escena de Jesús en la sinagoga de Nazaret. El Papa invitaba a entrar también con Él en la sinagoga y escuchar el texto de Isaías: “El Espíritu del Señor está sobre mí…”.

Y oír a Jesús: “Hoy se cumple la Escritura que habéis escuchado”.

“Evangelizar a los pobres”, decía el Papa Francisco, “esta es la misión de Jesús, según cuanto Él dice; esta es también la misión de la Iglesia, y de todo bautizado en la Iglesia. Ser cristiano y ser misionero es la misma cosa. 

Anunciar el Evangelio, con la palabra y, sobre todo, con la vida, es la finalidad principal de la comunidad cristiana y de cada uno de sus miembros. Se nota que Jesús dirige la Buena Nueva a todos, sin excluir a nadie, incluso privilegiando a los más lejanos, a los que sufren, a los enfermos, a los descartados de la sociedad”.

Y se preguntaba el Papa qué significa evangelizar a los pobres: “Significa sobre todo acercarse a ellos, significa tener la alegría de servirlos, de liberarlos de su opresión, y todo esto en el nombre y con el Espíritu de Cristo, porque Él es el Evangelio de Dios, Él es la Misericordia de Dios, Él es la liberación de Dios, Él es quien se ha hecho pobre para enriquecernos con su pobreza”. Por eso, concluía: “Los pobres son el centro del Evangelio”.


“La Virgen María, Madre de los evangelizadores, nos ayude a sentir con fuerza el hambre y la sed del Evangelio que hay en el mundo, sobre todo en el corazón y la carne de los pobres. Y obtenga para cada uno de nosotros y para cada comunidad cristiana el testimoniar de modo concreto la misericordia, la gran misericordia que Cristo nos ha donado”.

Fuente: OMPRESS-ROMA