• FONDO DE EMERGENCIA COVID-19


    Ayuda a las misiones a afrontar la crisis del coronavirus.
  • GUÍA COMPARTIR LA MISIÓN


    Propuestas de voluntariado misionero
  • AYUDA A LAS MISIONES


    Colabora con los misioneros españoles

22 de noviembre de 2019

CÓMO SANTA TERESA CASI FUE ENVIADA A VIETNAM

La monja carmelita francesa estaba lista y dispuesta a ser misionera en Saigón

© Office Central de Lisieux
Santa Teresa de Lisieux tenía un corazón misionero, a pesar de que entró en un monasterio carmelita de clausura donde las monjas rara vez pasan más allá de los muros que lo rodean.

Ella siempre rezaba por los sacerdotes misioneros y por aquellos a quienes servían como ministros. Su corazón estaba lleno del amor de Dios y quería que todo el mundo lo poseyera. 

Durante su tiempo en Lisieux, Francia estaba ampliando sus territorios, incluida una colonia en lo que ahora se llama Vietnam. Saigón cayó ante los franceses en 1859 y los misioneros franceses comenzaron a viajar más regularmente a la región.

Esto incluía a las monjas carmelitas, que fundaron un monasterio en Saigón en 1861. Una de las hermanas que fundaron el monasterio regresó a Lisieux y vivió con santa Teresa durante varios años, antes de regresar a Vietnam en 1895.

Hubo una solicitud de más hermanas para ayudar a la pequeña comunidad en Saigón y santa Teresa fue una de las primeras en ofrecerse como voluntaria. Estaba ansiosa por ser misionera y casi fue enviada allí. Teresa habla de ello en una carta que envió a un sacerdote francés.

Esto quizás le sorprenda, ¿no es un sueño que una carmelita piense en irse a Tonkin? Bueno, no, no es un sueño, y puedo asegurarle que si Jesús no viene pronto a buscarme para el Carmelo del cielo, algún día partiré hacia el de Hanoi, porque ahora hay un Carmelo en esa ciudad, el Carmelo de Saigon lo fundó recientemente.

Sin embargo, su salud no estaba bien y había pocas esperanzas de que pudiera soportar el viaje.

¿Quizás quiera saber qué piensa nuestra Madre de mi deseo de ir a Tonkin? Ella cree en mi vocación (porque realmente tiene que ser una vocación especial, y no todas las carmelitas se sienten llamadas a exiliarse), pero no cree que mi vocación pueda realizarse. Para esto sería necesario que la vaina fuera tan sólida como la espada, y tal vez (nuestra Madre cree) la vaina sería arrojada al mar antes de llegar a Tonkin. ¡No es realmente conveniente estar compuesto de un cuerpo y un alma! Este pobre Hermano Asno, como lo llamó San Francisco de Asís, a menudo avergüenza a su noble Hermana y le impide ir a donde quisiera.

Incluso más tarde, como se registra en su autobiografía, rezó para que se curara de su enfermedad y pudiera viajar a Saigón.

Déjeme decirle, querida Madre, por qué, si Nuestra Señora me cura, deseo responder a la llamada de nuestras Madres de Hanoi. Parece que para vivir en Carmelos extranjeros, se necesita una vocación muy especial, y muchas almas piensan que se les llama sin serlo en realidad. Me ha dicho que tengo esta vocación y que solo mi salud se interpone en el camino. Pero si un día estoy destinada a dejar este Carmelo, no será sin una punzada.

No era voluntad de Dios que Teresa pasara su vida en Vietnam, sino que bañara al mundo con rosas del cielo. Murió poco después y la Iglesia, reconociendo su corazón misionero, la proclamó “Patrona de las Misiones”.

Ella sigue siendo un modelo para todos nosotros, especialmente cuando la Iglesia se esfuerza más por tener un corazón misionero, lleno de la alegría del Evangelio, listo para difundir el amor de Cristo en todos los rincones del mundo.

Philip Kosloski

Fuente: Aleteia