• FONDO DE EMERGENCIA COVID-19


    Ayuda a las misiones a afrontar la crisis del coronavirus.
  • GUÍA COMPARTIR LA MISIÓN


    Propuestas de voluntariado misionero
  • AYUDA A LAS MISIONES


    Colabora con los misioneros españoles

29 de mayo de 2020

LA HERMANA PRIMI, MISIONERA ESPAÑOLA EN BOMBAY, EXPLICA LA LABOR DE LA IGLESIA EN LA PANDEMIA

La hermana Primi Vela Goicoechea, de las Hermanas de la Caridad de Santa Ana, comparte lo que están viviendo en la India, con las restricciones que sufren los más pobres por la actual pandemia

Foto: Religión en Libertad
La misionera explica que “teniendo en cuenta que la India tiene una población de 1.370 millones de habitantes el número de afectados fue creciendo muy lentamente en el país.

El excesivo calor, el tipo de alimentación quizás ayudaban a que el virus no se propagase en un principio. También que el 70% de la India es rural, con poblados muy alejados e interiores”. Hasta el momento ha habido 4.172 fallecidos. 

“En estos meses de vivencia de la pandemia”, continúa la hermana, “es alentador que muchas personas y organizaciones en la India se hayan unido al gobierno para enfrentar el desafío del coronavirus. Con cada día que pasaba, los lazos de cooperación se fortalecían.

La sociedad india se dio cuenta de sus responsabilidades y adoptó el distanciamiento social para un bien común mayor. También el carácter compasivo del pueblo indio se está viendo continuamente en las ayudas de unos a otros”. Aún así el problema principal que sufrió el país fue el de los 139 millones de emigrantes internos.

La mayoría procedentes de los Estados de Bihar y Uttar Pradesh, ambos en el norte en la frontera con Nepal. Allí hay pobreza, falta de oportunidades y desempleo, por eso se desplazan a las inmensas ciudades del resto del país buscando un trabajo, el que sea, y la mayoría lo consigue.

Durante estas semanas de confinamiento, “estos trabajadores migrantes no pueden alimentar a sus familias, pagar sus alquileres o sobrevivir en las ciudades debido al bloqueo que afecta a los trabajos de construcción, manufactura, restaurantes, viajes y ayuda doméstica”.

Así que, cuenta la hermana Vela, “millones de indios sin trabajo ahora, lucharon por volver a sus pueblos. El bloqueo los tomó por sorpresa a millones de migrantes, dejándolos sin tiempo para regresar a casa. Cientos de miles de ellos se vieron varados en las estaciones de autobuses, caminando a sus pueblos a cientos de kilómetros de distancia”.

En cuanto al distanciamiento social “solo puede darse si tienes una casa bastante grande, pero en la India, es un privilegio poder mantenerlo cuando la mayoría de la población está acurrucada de cinco a seis personas en una habitación. Unos 100 millones de hogares tienen solo una habitación”.

Aparte de la acción del gobierno, la Iglesia Católica en India, dice esta misionera española, aunque numéricamente pequeña, “está a la vanguardia en medio de la situación manifestando la amplitud de su corazón, cooperando voluntariamente con todos y cada uno, para asegurarse de que nadie, ya sea viejo o joven, niño o de mediana edad, se acueste con hambre, está ocupada refugiando a los migrantes y alimentando a los pobres cuyas vidas se han convertido en una pesadilla por lo que está sucediendo desde el brote del virus”.

Sobre Bombay cuenta que “nuestro Cardenal Oswald Gracias ha creado en la diócesis el Crisis Management Team, que coordina todas nuestras actividades de las Parroquias, Instituciones Religiosas, ONGs, Grupos Voluntarios…”.

La comunidad de las Hermanas de la Caridad de Santa Ana, en esta gran ciudad, “ha tenido la suerte de tener a nuestro lado al Departamento de Policía del barrio. No solo dándonos la licencia en este confinamiento tan riguroso y que tanto protegen, de libre movimiento para ayudar a los demás sino que nos proporcionan material y ayuda para poder distribuir”. Incluso les dieron un camión “cargado a tope de verduras frescas”.

Las hermanas seleccionaron varias zonas de extrema necesidad, “sobre todo las situadas en áreas muy interiores donde es difícil ir y visitamos esas familias dándoles la alegría de que la vida sigue sin temor, que tienen asegurada su alimentación. En algunas de estas zonas la misma policía nos ayuda en la distribución. Se les da lo básico para vivir, arroz, trigo, aceite, azúcar, verduras…. Y seguiremos haciéndolo mientras dure la necesidad”.

Fuente: OMPRESS