• "Se valiente, la misión te espera"


    Descarga todos los materiales para celebrar el Domund 2017
  • Presentación Domund 2017


    "El valor de ser misioneros" Anastasio Gil, Director de OMP España
  • Mensaje del Papa para el Domund 2017


    "La Misión en el corazón de la fe cristiana"
  • Reflexión Pastoral Domund 2017


    "Cuestión de valentía", Javier Carlos Gómez Director Diocesano de OMP Valladolid
  • ¿Qué es el Domund?


    La jornada en que, de un modo especial, la Iglesia reza por los misioneros y colabora con ellos
  • ¿A quién ayuda el Domund?


    Los donativos hacen posible la labor evangelizadora de la Iglesia en los territorios de misión
  • ¿Qué son los territorios de misión


    Conoce a fondo las misiones con el mapa en que se muestra dónde están los misioneros y la ayuda enviada por OMP España

16 de febrero de 2015

MENSAJE DEL CARDENAL OUELLET POR EL DÍA DE HISPANOAMÉRICA, "EVANGELIZADORES CON LA FUERZA DEL ESPÍRITU"

“Evangelizar con la fuerza del Espíritu” es  lema del día de Hispanoamérica, que se celebra el próximo 1 de marzo, y que tiene como objetivo, entre otros, reconocer que de nuestras comunidades cristianas partieron para América muchos misioneros que llevaron la fe a aquel continente, donde hoy están el 50% de los católicos del mundo. Además, la intención es promover entre los fieles diversos cauces de cooperación para ayudar a las Iglesias más necesidades de América a crecer y madurar en la fe recibida.


En este contexto el cardenal Marc Ouellet, presidente de la Pontificia Comisión para América Latina, escribe un mensaje en el que expresa su agradecimiento a los sacerdotes y laicos que colaboran con la misión como Fidei Donum, en particular a los cerca de 300 sacerdotes que sirven a la Iglesia en Latinoamérica acogidos a la Obra de Cooperación Sacerdotal Hispanoamericana (OCSHA), así como a todas las religiosas y religiosos españoles que cooperan con la evangelización en aquellas tierras.

El cardenal recuerda que esta cita anual que se celebra desde 1959, es una buena ocasión para tener presentes en la oración a todos los misioneros. Y recordando las palabras del Papa Francisco en su exhortación Evangelii Gaudium sobre el verdadero misionero, dice que lo es por ser “discí- pulo, sabe que Jesús camina con él, respira con él, trabaja con él; percibe a Jesús vivo en medio de la tarea misionera (cf. EG, 264-265). Y «si uno no lo descubre a Él presente en el corazón mismo de la entrega misionera, pronto pierde el entusiasmo y deja de estar seguro de lo que transmite, le falta fuerza y pasión. Y una persona que no está convencida, entusiasmada, segura, enamorada, no convence a nadie» (EG, 266). 

Es una invitación, asegura el cardenal en su mensaje, “a sumergirnos en la alegría del Evangelio y a alimentar el amor de Dios, capaz de iluminar la vocación y la misión propias”.
En el apartado del escrito del cardenal Marc Ouellet, llamado “Pasión por el pueblo”, se recuerda que la actividad misionera de la Iglesia en América Latina es una continua solicitud por los más necesitados, y así fue uno de los principales argumentos en las sucesivas Conferencias Generales del Episcopado Latinoamericano y del Caribe, e invita a acudir al Documento Conclusivo de Aparecida para descubrir cómo la Iglesia sigue el ejemplo del Maestro; según recuerda el Papa Francisco, «en el hermano está la permanente prolongación de la Encarnación para cada uno de nosotros: “Lo que hicisteis a uno de estos hermanos míos más pequeños, lo hicisteis a mí” (Mt 25, 40)» (EG, 179).

Finalmente, invita  a los más de 9.000 misioneros españoles al servicio de la Iglesia en América Latina, a  leer y releer todo lo que escribe el papa Francisco en los últimos números de su exhortación apostólica Evangelii Gaudium respecto a ese «regalo de Jesús a su pueblo», que es la maternidad de María. Cristo nos lleva a María, pero también María nos conduce a Cristo, porque en esa imagen materna se descubren todos los misterios del Evangelio (cf. EG, 285) y porque «ella es la misionera que se acerca a nosotros para acompa- ñarnos por la vida, abriendo los corazones a la fe con su cariño materno» (EG, 286). El pueblo americano peregrina a los santuarios marianos, pedazos de cielo, para pedirle a la Virgen que transforme este continente en la casa de Jesús con «una montaña de ternura”. 


Fuente: RV