• Francisco a OMP


    Discurso a la Asamblea OMP
  • Octubre 2019: Un mes misionero


    El Papa propone celebrar un mes dedicado a la Misión en el centenario de Maximun Illud
  • Discurso del Cardenal Filoni a OMP


    "El Evangelio nunca está anunciado por completo. La misión es el corazón de la fe"
  • Guía Compartir la Misión


    Propuestas de Voluntariado Misionero y #VeranoMisión para jóvenes

29 de enero de 2017

BOLIVIA; HELENA, DE LA JMJ A LA VIDA EN MISIÓN

Una voluntaria polaca de 25 años fue asesinada durante un robo en Cochabamba, en donde habría pasado 6 meses al servicio de un orfanato. Se trata de una práctica cada vez más difundida

Morir en misión a los 25 años, mientras se donan algunos meses de la propia vida al servicio a los demás. Es muy duro el rostro del martirio que está viviendo la Iglesia polaca en estos días a través de la historia de Helena Kmieć, una chica que falleció en Bolivia durante un trágico robo fallido en la estructura a la que llegó como voluntaria dos semanas antes. 

Hace apenas seis meses, Helena estaba en Cracovia, entre los voluntarios de la JMJ. Esa joven estudiante de 25 años, tan activa en el grupo juvenil vinculado con los Misioneros salvatorianos, no podía faltar.  

Durante la Vigila en el Campus Misericordia escuchó a Papa Francisco animar a su generación con las palabras sobre el «felicidad de sillón», y las hizo propias: no es posible ser joven y quedarse arrellanado en un sillón cerrando los ojos ante la realidad del mundo. 

Pero justamente en esos días, en Cracovia, se encontró también con las monjas de Debica y escuchó que hablaban de su orfanato en Cochabamba. Así, al volver a casa, maduró la idea: después de acabar sus estudios en Ingeniería química, en el Politécnico de Slesia, habría ido a Bolivia algunos meses para ayudar a los niños. Además ya había tenido otras experiencias, más breves, en otras realidades de Rumania, Hungría y Zambia. 

Partió el 9 de enero pasado, en compañía de una amiga del mismo grupo de voluntariado salvatoriano. Habrían debido quedarse hasta finales de junio. Pero el martes pasado por la noche, en el orfanato de las monjas en Cochabamba, se consumó la tragedia: Helena fue acuchillada en lo que parece haber sido un intento de robo fallido. Inmediatamente después llegaron los socorristas, pero no le pudieron salvar la vida. 

En el dolor inmenso de la familia y de todos sus amigos, el padre Adam Ziolkowski, responsable de los proyectos de voluntariado misionero para los jóvenes, recuerda que Helena era «una persona que no dejaba escapar ninguna oportunidad para ayudar a los demás». Es una definición que ayuda a extender la mirada para considerar bien todo un fenómeno que va más allá de la historia de esta joven chica polaca. 

La presencia de los jóvenes, incluso durante periodos breves, es, efectivamente, uno de los rostros más interesantes de la misión en la actualidad. Además del sacerdote, de la monja o del laico que han decidido consagrar por completo la propia vida a la evangelización y al servicio a los pobres, en las periferias del mundo no es raro encontrar a algún joven de 20 años que llegó de un país lejano, tal vez para pasar solo un poco de tiempo diferente durante el verano. 

Presencias que no son improvisadas: casi siempre están relacionadas con caminos vividos con los institutos misioneros, como pasó con Helena. Caminos de discernimiento vocacional a todo terreno, acogidos cada año con gran entusiasmo por cientos de jóvenes que pertenecen a una generación con mayores posibilidades para moverse en el mundo y más acostumbrados a los viajes. 

Con la trágica muerte de Helena Kmieć también este tipo de experiencias entran a formar parte del martirologio de la Iglesia de hoy. Hay que recordar que el tiempo que estos jóvenes ponen a disposición en el mundo es un don precioso. Y sin reservas. 

 GIROGIO BERNARDELLI

Fuente: Vatican Insider