• CONCURSO CÓMICS


    Concurso de Infancia Misionera
  • ANIMACIÓN MISIONERA


    Recursos para la animación misionera de niños
  • GESTO


    Revista misionera para niños
  • ANIMACIÓN MISIONERA


    Recursos para la animación misionera de jóvenes
  • SUPERGESTO


    Revista misionera para los jóvenes

1 de enero de 2017

LA NO VIOLENCIA, EL ESTILO DE LOS MISIONEROS

Al leer el mensaje del Santo Padre para la Jornada Mundial de la Paz, uno no puede dejar de pensar en los misioneros: “Ser hoy verdaderos discípulos de Jesús significa también aceptar su propuesta de la no violencia”

El Papa recuerda al Premio Nobel de la Paz en 1979, santa Teresa de Calcuta, y la propone como “un símbolo, un icono de nuestros tiempos”. El mensaje de “no violencia activa” de esta Misionera de la Caridad, consistía en “vivir unidos, amándonos unos a otros”, como el mejor modo “para traer la paz”.

Los seguidores de Jesús, los que siguen sus enseñanzas, saben que Él enseñó “que el verdadero campo de batalla, en el que se enfrentan la violencia y la paz, es el corazón humano”. 

El amor a los enemigos, poner la otra mejilla, impedir que la adúltera fuera lapidada por sus acusadores, obligar a Pedro a envainar la espada… Este fue el “camino de la no violencia” que trazó Jesús y que “siguió hasta el final, hasta la cruz, mediante la cual construyó la paz y destruyó la enemistad”.

Fuera del cristianismo, el Papa reconoce también a muchos otros hombres que practicaron la no violencia “con decisión y coherencia” como el Mahatma Gandhi o Martin Luther King, pero se fija sobre todo en el compromiso de la Iglesia “en el desarrollo de estrategias no violentas para la promoción de la paz en muchos países, implicando incluso a los actores más violentos en un mayor esfuerzo para construir una paz justa y duradera”.

Vienen a nuestra memoria misioneros como el espiritano Benedicto Sánchez que trabajó por la reconciliación en Angola; el padre blanco Germán Arconada, en la región de los Grandes Lagos; o la misionera de Jesús, María y José, Mª Pilar Díez Espelosin, enseñando el lenguaje del perdón a hutus y tutsis.

Junto al compromiso por la paz de la Iglesia, Su Santidad recuerda también el de otras tradiciones religiosas, y aprovecha para afirmar que “la violencia es una profanación del nombre de Dios”.

Finalmente, el Papa Francisco subraya que “si el origen del que brota la violencia está en el corazón de los hombres”, entonces es fundamental comenzar a “recorrer el sendero de la no violencia, en el seno de la familia”. La familia es “el espacio indispensable” en el que “los desacuerdos o incluso los conflictos deben ser superados no con la fuerza, sino con el diálogo, el respeto, la búsqueda del bien del otro, la misericordia y el perdón”. Desde la familia, “la alegría se propaga al mundo y se irradia a toda la sociedad”.

La propuesta del Papa, “la no violencia” como “estilo de política para la paz” como reza el título de su mensaje, es también un llamamiento “a los líderes políticos y religiosos, a los responsables de las instituciones internacionales y los dirigentes de las empresas y de los medios de comunicación de todo el mundo” a ser “trabajadores por la paz”. Para lograrlo, Francisco propone un “manual” de instrucciones: las ocho bienaventuranzas del Sermón de la montaña, que “trazan el perfil de la persona que podemos definir bienaventurada”.


Dora Rivas
Fuente: OMP España - Comunicación con los misioneros