• SEMANA ESPAÑOLA DE MISIONOLOGÍA


    "Misión y redes" Burgos del 2 al 5 de julio de 2018
  • CURSO DE VERANO DE MISIONOLOGÍA 2018


    "El Espíritu nos impulsa por los caminos de la Misión" Segovia del 25 al 30 de junio
  • MENSAJE JORNADA MUNDIAL DE LAS MISIONES 2018


    “Con los jóvenes, llevemos el Evangelio a todos” Francisco - DOMUND 2018
  • Guía Compartir la Misión 2018


    Propuestas de voluntariado misionero para jóvenes
  • ANIMACIÓN MISIONERA


    Recursos para la animación misionera de jóvenes
  • SUPERGESTO


    Revista misionera para los jóvenes
  • GESTO


    Revista misionera para los niños
  • REVISTA MISIONEROS


    Revista misionera para adultos que recoge la actualidad misionera de la Iglesia

19 de febrero de 2018

TE CUESTIONARÁ SABER POR QUÉ LOS AFRICANOS SE CONFIESAN MÁS

"He celebrado miles de confesiones, créame”

El padre franciscano Josep Maria Massana, vive en el convento del santuario de San Antonio de Padua de Barcelona, y anteriormente había pasado muchos años en las Misiones Franciscanas de África, en Burundi, Malawi y Kenia.

En África la gente se confesaba con más frecuencia, al menos en los países donde estuvo, porque “el africano es sencillo en sus pensamientos”.

¿Y en el mundo desarrollado?, le preguntamos. ¿Por qué el hombre se confiesa poco? 

“En primer lugar, y como primer paso, las personas tienen miedo -tal vez de modo inconsciente- de mirarse a sí mismas. La confesión es como un espejo que nos colocamos ante nosotros para vernos cómo somos”.

“El segundo paso –dice el padre Massana- es que la confesión la hacemos ante Dios y Él nos ve como somos y Dios derrocha todo su amor, su ternura, su misericordia en el sacramento de la penitencia. El segundo paso es más fácil que el primero. Dios te dice: ven, seas como seas, no me importa, yo te quiero y te he querido”.

Hay otra causa, una segunda causa, dice el padre Massana: “los sacerdotes no siempre están disponibles. Esto se arregla poniendo unos horarios claros y precisos en las parroquias destinados a la confesión”.

Si las personas supieran cuándo pueden ir a confesarse, iría más gente a recibir el sacramento. “El sacerdote ha de estar disponible, porque es difícil que los fieles vayan a preguntar por el sacerdote para confesarse. Para mí, una de las mejores cosas del sacerdocio es confesar. ¡Es un apostolado fabuloso! ¡Es el apostolado de la misericordia!”.

“Hay gente que se refugia—añade el padre Massana—en las confesiones comunitarias. Hay hombres y mujeres a los que les resulta más fácil ir a ceremonias penitenciales en grupo. No podemos despreciar el valor que tienen -y que solo Dios lo sabe- para estos hombres y mujeres por el mero hecho de acudir a actos penitenciales, pues Dios aprovecha cualquier grieta del alma de los fieles, para tocarles el corazón, pues la misericordia de Dios tiene infinitos recursos”.

“Personalmente creo que el intercambio humano, el pequeño consejo, una palabra de aliento y de guía que da el sacerdote en el confesionario ayuda a la conciencia de los fieles”, señala el padre Massana.

Volviendo a la situación de la fe en África, afirma el padre Massana que los africanos van a la confesión y dicen las cosas como son y ya está. No tienen complejos, van al grano. He celebrado miles de confesiones, créame”.

Y no solo en la confesión, sino en la práctica de los sacramentos “los africanos son más simples. Ellos son cristianos, y se ha acabado”, dice el padre Massana. No tienen razonamientos complejos y alambicados. Por eso están viniendo los primeros misioneros de África y América Latina a nosotros.

“Yo lo comparo con el hambre -dice-. Si das de comer a un hambriento, comerá a gusto, pero si das de comer a un desganado (que es nuestro caso), será mucho más difícil. Lo mismo pasa con las cosas de Dios”, termina el padre Massana.

 Salvador Aragonés

Fuente: Aleteia