• "Cambia el Mundo"


    Descarga todos los materiales para celebrar el Domund 2018
  • "El gran cambio es desde dentro"


    Presentación Domund 2018 - Anastasio Gil, Director de OMP España
  • "Junto a los jóvenes llevemos el Evangelio a todos"


    Mensaje del Papa para la Jornada Mundial de las Misiones - Domund 2018
  • "Los jóvenes, llamados a la Misión"


    Reflexión Pastoral Domund 2018 - Anastasio Gil, Director OMP España
  • ¿Qué es el Domund?


    La jornada en que la Iglesia reza por los misioneros y colabora con ellos
  • ¿A quién ayuda el Domund?


    Los donativos hacen posible la labor evangelizadora de la Iglesia en los territorios de misión
  • ¡Colabora con el DOMUND!


    Tu ayuda a las misiones es vital, haz un donativo al Domund

22 de abril de 2018

LAS DOS CARAS DE LA VOCACIÓN

Hoy 22 de abril, IV Domingo de Pascua, se nos invita a contemplar con una sola mirada amplia y eclesial una realidad tan rica, variada e ilusionante como la de la vocación

Este domingo “del Buen Pastor” celebramos conjuntamente la Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones y la Jornada de Vocaciones Nativas, con nada menos que tres instituciones impulsoras: la Conferencia Episcopal Española, la Conferencia Española de Religiosos (CONFER) y Obras Misionales Pontificias, a través de la Obra de San Pedro Apóstol. Un triple empuje que habla por sí solo del sentido de comunión eclesial que impregna la convocatoria.


En un Mensaje titulado Escuchar, discernir, vivir la llamada del Señor, el papa Francisco ha ofrecido las mejores claves para esta celebración, teniendo presente el próximo Sínodo de los Obispos en torno a los jóvenes, la fe y el discernimiento vocacional. En este contexto, se entiende aún mejor el lema elegido para este día, “Tienes una llamada”.

Es una frase sencilla y mil veces oída en nuestro discurrir cotidiano, pero que aquí responde a una situación vital única: la de identificar y acoger la vocación con que el Señor llama a cada uno —en algunos casos, para seguirle a través de una vida de especial consagración— y darle una respuesta. 

Para ello, sin duda es necesario cortar con el ruido ambiental y el aislamiento en nuestro pequeño mundo, para poner toda nuestra atención en Dios, protagonista y origen de la llamada y de la correspondiente misión. En este proceso, la comunidad desempeña un papel fundamental, de un modo especial a través de la creación de un clima de oración habitual, que, de cara a esta doble Jornada, se nos invita a intensificar.

Contemplar a la vez las vocaciones “aquí” y “allí”, en nuestras Iglesias y en las de los territorios de misión, es un buen modo de descubrir sus ingredientes comunes y sus peculiaridades; también, de tomar conciencia de que somos responsables de todas ellas, porque todas necesitan el acompañamiento y la ayuda de la Iglesia. Una ayuda que se manifiesta por dos cauces de comunión: el de la oración por ellas al único Dueño de la mies, y el de la ayuda económica, que se dirigirá a las más necesitadas materialmente.

Estas son las vocaciones locales surgidas en las jóvenes Iglesias sembradas con el sudor —y muchas veces, la sangre— de los misioneros; Iglesias nacientes que necesitan nuestro apoyo para afrontar múltiples dificultades añadidas, derivadas de la falta de recursos, y conseguir que sus muchos candidatos a la vida sacerdotal y religiosa puedan completar su adecuada formación.

Quien valora lo que significa para él y su comunidad la presencia de un sacerdote, de una religiosa, de un religioso, podrá hacerse cargo de la importancia que tiene para las Iglesias más pobres el que esas vocaciones surgidas en ellas lleguen a alcanzar su destino al servicio de todos. Por qué, en efecto, situarnos ante estas dos caras de la vocación nos ayuda a comprender que la atención a nuestras Iglesias particulares y el sentido de Iglesia universal no se contraponen, sino que se necesitan y potencian mutuamente.

Rafael Santos
Obras Misionales Pontificias