• SEMANA ESPAÑOLA DE MISIONOLOGÍA


    "Misión y redes" Burgos del 2 al 5 de julio de 2018
  • CURSO DE VERANO DE MISIONOLOGÍA 2018


    "El Espíritu nos impulsa por los caminos de la Misión" Segovia del 25 al 30 de junio
  • MENSAJE JORNADA MUNDIAL DE LAS MISIONES 2018


    “Con los jóvenes, llevemos el Evangelio a todos” Francisco - DOMUND 2018
  • Guía Compartir la Misión 2018


    Propuestas de voluntariado misionero para jóvenes
  • ANIMACIÓN MISIONERA


    Recursos para la animación misionera de jóvenes
  • SUPERGESTO


    Revista misionera para los jóvenes
  • GESTO


    Revista misionera para los niños
  • REVISTA MISIONEROS


    Revista misionera para adultos que recoge la actualidad misionera de la Iglesia

23 de abril de 2018

SIERRA LEONA; LOS JÓVENES MUTILADOS Y LA AMISTAD ENTRE RELIGIONES

Historias de convivencia entre cristianos y musulmanes. Viaje al país africano en donde las víctimas de la guerra están volviendo a vivir gracias a los josefinos del Murialdo y sus colaboradores

Esta es la historia de jóvenes vidas consoladas, protegidas, acudidas; vidas (prostradas por la pobreza y heridas en el cuerpo y en el alma por la guerra) que, día a día, han construido su futuro con una sólida red de vínculos fraternos. Es la historia de una humanidad que vuelve a tener esperanzas y a sonreírle a la vida. 

Nos encontramos en Sierra Leona, un país golpeado por la pobreza, el desempleo, el analfabetismo; un país en el que uno de cada cinco niños muere antes de cumplir cuatro años por falta de medicamentos. Los habitantes son alrededor de 6 millones, 70% de los cuales son musulmanes; 30 %, cristianos (y 14% católicos).   

El padre Maurizio Boa, de 74 años, que pertenece a la Congregación de los Josefinos del Murialdo, llegó a este país hace 22 años, durante la guerra civil (que terminó en 2001) y se estableció en Kissy Low Coast, en la periferia de Freetown. Vivió los horrores de la furia de los rebeldes, por lo que decidió ocuparse de las víctimas con sus hermanos y con la colaboración de hombres y mujeres de buena voluntad, musulmanes y cristianos Porque aquí, dice, «vivimos juntos en armonía. La religión no es motivo de enfrentamiento, de desconfianza recíproca: el respeto es auténtico. En Sierra Leona no solo hay tolerancia religiosa, sino que existe una verdadera comunión». 
  
Crueldad y compasión 
  
Al llegar a la Sierra Leona, el padre Maurizio un día fue a Waterloo, pequeño barrio de la capital en donde se encontraba un campo para refugiados. «Vi muchos huérfanos y un gran número de mutilados», contó. «Recuerdo a una joven mujer con su hija: a ambas les faltaba una mano: los rebeldes del RUF las habían mutilado a machetazos. La mamá, con el corazón destrozado por el dolor, me repetía: “Le cortaron la mano a mi niña y se la dieron a los perros”. Durante la guerra, los rebeldes, para difundir el terror, le cortaban las articulaciones a las personas, principalmente a los niños y jóvenes. O los dejaban ciegos. Lo hacían por mera crueldad. Mi obra de apostolado en Sierra Leona comenzó allí, en ese campo: lo que quería era llevar vida y esperanza». 
  
Las Murialdo Homes 
  
Con sus hermanos, el padre Maurizio (que actualmente es el responsable de una parroquia), construyó en el campo una iglesia, un hospital, una farmacia, un ambulatorio oftalmológico, una casa para huéspedes para los médicos europeos que van en misión y un centro estable de Emergency la asociación a la que los josefinos se dirigieron hace algunos años para detener la epidemia de Ébola que se había difundido por todo el país. El sacerdote también fundó las Murialdo Homes, casas para acoger a jóvenes mutilados y huérfanos de guerra (hasta que cumplan 18 años): cada una de ellas está bajo la supervisión de un hombre y una mujer (con los roles de “papá” y “mamá”), que cuentan con la ayuda de los padres josefinos y de generosos voluntarios de la Comunidad de Sant’Egidio. 
  
El calor de una familia 
  
Durante los años, muchas decenas de niños y chicos cristianos y musulmanes han vivido en las Murialdo Homes. «Aquí –cuenta el padre Maurizio– han encontrado el afecto, la seguridad y el calor de una familia. Poco a poco, gracias a la dedicación de los adultos, estas jóvenes vidas heridas han comenzado a levantarse. He visto renacer la esperanza. Todos han ido a la escuela: algunos siguen estudiando y también van a la universidad; muchos otros, ya grandes, trabajan y han creado una familia. Pienso, por ejemplo, en un niño sin los dos antebrazos; un día entró a la iglesia del campo buscando ayuda. Ese chico, que fue huésped de una de nuestras casas para huérfanos, estudió en uno de nuestros institutos profesionales y ahora está casado, tiene tres hijos y trabaja. Como él, también otros ahora ven con confianza el futuro. Esto me da una profunda felicidad. Son buenos chicos, aman la vida y, quiero precisarlo, han demostrado que tienen un corazón capaz de perdonar a los que les hicieron daño». 
  
«Cuando, a los 18 años, estos jóvenes se van de nuestras casas, nosotros seguimos ayudándolos, garantizándoles un apoyo económico temporáneo y ayudándoles a encontrar una casa, un trabajo, o a que continúen con sus estudios. Mientras tanto, en su lugar, en las Murialdo Homes, recibimos a huérfanos y niños de familias pobres que no son capaces de mantener a sus pequeños». 
  
Las escuelas  
  
Además de algunas escuelas para adultos analfabetas, los josefinos han fundado dos institutos profesionales y uno técnico, en los que aprenden más de 2500 estudiantes cristianos y musulmanes. Las relaciones entre los chicos, dice el padre Maruizio, son de las mejores: «Los alumnos estudian, juegan, hacen deporte juntos, se quieren. Entre los profesores, también musulmanes y cristianos, hay un entendimiento sólido: se gastan por los chicos con gran dedicación y espíritu de colaboración». 
  
El maestro musulmán  
  
Entre los profesores de religión islámica del instituto profesional de Kissy está Musa Sahr Kahunla, de 50 años, casado y con tres hijos. Dice que trabaja de muy buen grado con los josefinos «porque se comprometen obrando con espíritu de sacrificio para alcanzar los objetivos que se han prefijado. Creen en el desarrollo de las capacidades humanas, se ofrecen a sí mismos y lo que tienen para ayudar a los pobres y a todos los que están en necesidades». A Musa le gusta mucho su trabajo: «enseñar significa dedicarse a la formación completa de los seres humanos. Este trabajo, que exige paciencia, amor, atención, me permite ayudar a los estudiantes a convertirse en buenos ciudadanos de este país y del mundo». Y, pensando en el futuro, Musa afirma: «Espero que en Sierra Leona reinen la paz y la estabilidad, y que se multipliquen las inversiones en la educación, en la agricultura, en la asistencia a los huérfanos y a los ancianos. Espero que esta nación logre estar de pie sola, sin tener que recurrir constantemente a la ayuda del extranjero». 
  
La relación con los cristianos  
  
«En lo personal –prosigue– vivo en paz con mis hermanos musulmanes y cristianos: precisamente por esto, por ejemplo, durante las festividades intercambiamos pequeños regalos». Y añade: «Las relaciones entre los fieles de las dos religiones en Sierra Leona son armoniosas, amigables y pacíficas: muchos niños musulmanes van a escuelas e institutos cristianos, y los matrimonios interreligiosos son frecuentes: los cónyuges siguen yendo a la iglesia o a la mezquita, no cambian su forma de vivir ni son obligados a hacerlo. En mi opinión, entre las causas de esta convivencia serena está el compromiso de los cristianos, que tienden más a dar que a recibir: ayudan a los pobres, ofrecen servicios sociales y emplean muchos recursos para sostener el crecimiento de los individuos y de las comunidades». Musa se dice convencido de que las personas de diferentes religiones que viven juntas en paz pueden enseñar a «ser tolerantes, pacientes, capaces de caridad tanto en las palabras como en las obras». 
  
Un imán en la iglesia 
  
El padre Maruizio concluye: «La que se vive aquí es una convivencia tan pacífica y serena que a veces me sigue sorprendiendo. El domingo pasado, por ejemplo, festejé los 45 años de mi ordenación sacerdotal: cuando entré a la iglesia para celebrar la misa, noté la presencia de muchos fieles musulmanes y del imán local: habían ido a mi fiesta. Quedé sorprendido, alegre, conmovido. Es posible vivir en paz, solo hay que quererlo». 

CRISTINA UGUCCIONI
FREETOWN

Fuente: Vatican Insider