• FONDO DE EMERGENCIA COVID-19


    Ayuda a las misiones a afrontar la crisis del coronavirus.
  • GUÍA COMPARTIR LA MISIÓN


    Propuestas de voluntariado misionero
  • AYUDA A LAS MISIONES


    Colabora con los misioneros españoles

26 de julio de 2019

PENSAR EN BLANCO Y NEGRO

La que nos lleva a pensar en blanco y negro, como si lo que les ocurre a los demás, más aún en África, fuera una película del NO-DO, lejana en el tiempo y que en nada nos afecta

Foto: AFP/Pamela Tulizo
En la Navidad de 2013, un pequeño guineano de dos años enfermó misteriosamente. Tenía fiebre y vomitaba. Murió dos días después. Se convirtió sin saberlo en el primer caso oficial de ébola.

Después llegaron las portadas de enfermos agonizando en Sierra Leona rodeados de heces y sangre, pero seguíamos a lo nuestro.

Iban pasando los meses y nos fuimos acostumbrando a ver desfilar por las televisiones a personas protegidas con un endeble traje blanco, arrastrando y quemando los cadáveres que por decenas se amontonaban en hospitales de Liberia que no daban abasto. Pero seguíamos a lo nuestro. Era como si asistiéramos a una película de zombis mientras comíamos palomitas. 

Hay palabras que producen miedo porque huelen a muerte. El ébola es una de las enfermedades más letales del mundo, con una tasa de mortalidad del 90 %.

Hasta tal punto es peligrosa que los gobiernos la consideran una amenaza para la seguridad nacional. Aquella epidemia oficialmente liquidadaen 2016 mató a más de 11.000 personas. Lo mirábamos desde la distancia hasta que nos tocó de cerca, cuando supimos que dos misioneros españoles se habían contagiado.

Una vez más, los que siempre permanecen, cuando los demás se van, decidieron quedarse atendiendo a sus enfermos. Imposible olvidar a Miguel Pajares y a Manuel García Viejo, de la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios, atrapados por el ébola en Liberia y Sierra Leona respectivamente, en los pequeños hospitales donde intentaban contener las hemorragias de quienes abarrotaban salas y pasillos.

Repatriados para intentar curarlos sin éxito, todo cambió cuando Teresa Romero, una de las auxiliares que los cuidó, se contagió. En ese momento se nos atragantaron las palomitas y comenzamos a asustarnos. Teníamos ébola en casa.

Hace unos días la Organización Mundial de la Salud ha confirmado que el brote de ébola de la República Democrática del Congo se trata de una emergencia de salud pública internacional.

Ha sido precisamente un pastor evangélico el caso uno de este nuevo brote. La mayoría de las personas que estuvieron en contacto con él ya han sido localizadas y vacunadas, pero el ébola se ha colado en medio del terrible conflicto que afecta a la zona y no es fácil mantenerlo a raya.

Sería una señal de madurez si al menos esta vez la noticia nos conmueve, si nos lleva a pensar en quienes se despiertan cada día en el Congo pensando en sobrevivir y no en el destino de sus vacaciones –también, por supuesto, necesarias–. Aunque nos sintamos a salvo, lo importante es no caer en la enfermedad de la indiferencia.

La que nos lleva a pensar en blanco y negro, como si lo que les ocurre a los demás, más aún en África, fuera una película del NO-DO, lejana en el tiempo y que en nada nos afecta.

Eva Fernández

Fuente: Alfa y Omega