• FONDO DE EMERGENCIA COVID-19


    Ayuda a las misiones a afrontar la crisis del coronavirus.
  • GUÍA COMPARTIR LA MISIÓN


    Propuestas de voluntariado misionero
  • AYUDA A LAS MISIONES


    Colabora con los misioneros españoles

3 de noviembre de 2019

«¿MIEDO A LOS YIHADISTAS? SOLO TEMO QUE ME SAQUEN DE MALI»

La religiosa colombiana Janet Aguirre asegura tener «más miedo a que su superiora general la saque de Mali que a los terroristas». Lleva 15 años en el país trabajando por la promoción de la mujer

La misionera Janet Aguirre junto algunas de las mujeres
que atienden en sus centros. Foto: Janet Aguirre
A su compañera –la hermana Gloria– la secuestraron los yihadistas «hace ya dos años y medio, y no sabemos si está viva o muerta. Sus captores no nos envían una prueba de vida desde hace un año, aunque la Policía colombiana nos asegura que está viva», explica la misionera Janet Aguirre a Alfa y Omega.

No es el único contratiempo que ha vivido esta hermana, religiosa franciscana misionera de María Auxiliadora en Mali. Los terroristas también pusieron una bomba en febrero a escasos metros de la puerta de su casa, aunque iba dirigida a la cercana base militar española. La onda expansiva se metió hasta la cocina, e incluso «en los poros de la piel». 

Pero cuando se pregunta a esta religiosa colombiana por el miedo, su respuesta bien vale el calificativo de «extraordinaria», el mismo que el Papa Francisco ha puesto al Mes Misionero que ahora concluye: «No tengo ningún miedo. El pánico que tengo es a que mi superiora general me diga: “La situación está fea, te vuelves a casa”».

La hermana Janet no quiere abandonar el país. En Mali, concretamente en Kulikoro, lleva trabajando desde 2005 y «cuando has caminado durante cerca de 15 años con alguien, cuando le has acompañado en su proceso, no puedes dejarle tirado», asegura. La religiosa habla en singular, aunque en realidad debería hacerlo en plural. Desde que las franciscanas llegaron a la zona, ya han atendido a más de 4.000 mujeres.

Promoción de la mujer

Esta labor ha sido posible, en gran medida, gracias al apoyo de Manos Unidas y del Principado de Asturias. «Recibimos una solicitud de las hermanas en la que se nos pedía que las visitáramos para enseñarnos el sitio donde habían empezado a trabajar y las necesidades que tenía la población, sobre todo las mujeres y los niños», explica Belén Bertrán, responsable de proyectos de Mali de Manos Unidas. «Cuando llegamos, nos encontramos a las hermanas debajo de un árbol, en el terreno de la parroquia; no tenían ni siquiera un lugar en el que refugiarse», añade Bertrán.

Lo primero «que hicimos fue ponernos a la escucha de la población local. Les preguntamos por sus necesidades y nos dijeron que las mujeres querían formarse y que los niños no tenían un lugar donde leer y jugar», rememora. Entonces, «con el apoyo de Manos Unidas, decidimos construir un centro básico de formación para mujeres y una biblioteca y una sala de informática».

Cada año, reciben en él a 200 mujeres, muchas de las cuales «no han cogido una aguja o un lapicero en su vida». Aprenden a coser, a hacer ganchillo o a bordar, pero en el fondo están trabajando por la promoción femenina en un país en el que la mujer solo se concibe como esposa de un hombre. «Las mujeres tienen un papel decisivo, pero no reconocido, en la sociedad. Un niño de 10 años puede tener más autoridad que su hermana de 18 tan solo porque es un chico. De hecho, las mujeres pueden ir al colegio en Mali desde hace 15 años. Antes no estaba permitido. Ahora ya pueden, pero todavía necesitan casarse para existir de cara a la sociedad. Muchas de ellas tienen la misión de convertirse en esposas para ser reconocidas», asegura Janet Aguirre.

Profesionalización

Cuando el proyecto cumplió diez años, las franciscanas misioneras de María Auxiliadora volvieron a acudir a su tándem Manos Unidas–Principado de Asturias, para trasladarles la inquietud de las mujeres. Ahora querían un centro de formación profesional. Consiguieron la financiación y el centro abrió las puertas en 2017. Cada año recibe a 80 alumnas. «En el centro se imparte una formación técnica y profesional muy personalizada y avalada por el Gobierno de Mali. Hay cuatro disciplinas: costura, peluquería, estética y cocina. Y al final de la formación, las mujeres terminan formando una cooperativa que se constituye con sus estatutos, los miembros de la junta directiva…», explica la misionera. En la actualidad, ya hay dos microempresas independientes que han sido creadas por las mujeres del centro de formación profesional, y hay otras cuatro en proceso de formación.

Pero la labor de escucha de las religiosas nunca ha concluido y «ahora las mujeres quieren más y nos están pidiendo un proyecto sanitario». La idea es dotar de recursos al equipo itinerante formado por un médico, una enfermera, una ginecóloga… que llevan seis años atendiendo a las mujeres de pueblo en pueblo. «El problema es que las infraestructuras sanitarias son pésimas. El año pasado nacieron dos bebés prematuros. Habíamos acompañado a sus madres en todo el proceso y tras el parto tuvieron que ir a la incubadora. Un día hubo un corte de luz, el guarda estaba dormido y no encendió la planta. Los bebés se murieron. Si tuviéramos nuestras propias estructuras –un centro de nutrición, un laboratorio, una maternidad…–, este tipo de cosas no ocurrirían. Queremos acompañar a las mujeres en su embarazo y las vamos a formar en nutrición, en higiene, pero también en empoderamiento», concluye Janet Aguirre.

José Calderero de Aldecoa

Fuente: Alfa y Omega