• FONDO DE EMERGENCIA COVID-19


    Ayuda a las misiones a afrontar la crisis del coronavirus.
  • GUÍA COMPARTIR LA MISIÓN


    Propuestas de voluntariado misionero
  • AYUDA A LAS MISIONES


    Colabora con los misioneros españoles

26 de mayo de 2020

HERMOSOS ACTOS DE GENEROSIDAD DE GENTE POBRE EN UN PAÍS POBRE: NIÑOS, VIUDAS, ARTISTAS CALLEJEROS...

Ismanto es un pintor católico de Indonesia que ofrece sus cuadros para financiar la ayuda a víctimas del coronavirus... y así inspira la generosidad de otros

Ismanto es un pintor católico de Indonesia
La agencia misionera AsiaNews ha recopilado algunas historias emocionantes de personas pobres pero generosas, que han hecho un esfuerzo especial por ayudar con sus donativos contra la pandemia del covid-19 y frente a la miseria que ésta genera en Indonesia, país donde la mayoría de la población es realmente pobre

La viuda que vende bebidas

La señora Yatmi, de casi 65 años, es una viuda humilde en Kedungjati, en la regencia de Grobogan (Java central). Vive en una cabaña sencilla, cobra una pequeña pensión y además vende bebidas y comidas desde su casa. A veces ayuda a cultivar arrozales o huertos. Es muy conocida en su zona.  

Recientemente entregó 1 millón de rupias indonesias (unos 62 euros) al responsable del subdistrito local para que ayudase a las víctimas de la enfermedad. Después, en un último impulso, añadió 200.000 rupias más (otros 12 euros). 

Teniendo en cuenta que esta mujer vende sus comidas o bebidas a un máximo de 10 rupias cada una, y que el beneficio sin duda es menor (quizá 5 rupias de beneficio) se necesitarían 240.000 comidas para lograr ese dinero. Es evidente que la viuda ha dado generosamente de sus ahorros de mucho tiempo.

Una enfermera católica y su amigo pintor
enfermera_elizabeth
La enfermera Elisabeth Wahyu Ajar Wulan
Elisabeth Wahyu Ajar Wulan es una enfermera católica del Panti Rapih Hospital, el único hospital católico de Yogyakarta (Java central). Donó todo su salario del mes de abril a los programas humanitarios vinculados al Covid-19. 

“He puesto a disposición mi sueldo de abril – dice - porque he sabido del sufrimiento de los jornaleros que se han quedado desempleados.”

“Me sentí impulsada a hacer esta donación siguiendo a un amigo mío, Ismanto – que también es de Magelang – que regala sus obras de arte, pidiendo a cambio ofrendas, para los programas humanitarios durante la pandemia". Ismanto es un pintor originario del Monte Merapi. El también es católico. 

La niña que dio sus ahorros de dos años (casi 30 euros)

La pequeña Yasmin Saman ha donado casi 30 euros,
 sus ahorros de dos años
Luego está Yasmin Saman, una niña de 6 años, de Makassar, una localidad de la provincia de Célebes Sur. La pequeña donó todos sus ahorros, que equivalen a 448.000 IDR (casi 30 euros) para los enfermos de Covid-19.  Mardiana Rusli, la madre de la pequeña Saman, dice que son los ahorros de dos años. 

Por aquellos mismos días, en el mes de abril, otras dos niñas, Taa y Usia, donaron sus ahorros con el mismo objetivo. Juntas, lograron reunir 349.000 IDR.  
El niño discapacitado que entregó dos huchas llenas
El joven Diego Bagus Putra, de 12 años
Otro benefactor jovencísimo es Diego Bagus Putra, de 12 años, un niño discapacitado de la ciudad de Batam, en la isla del mismo nombre (provincia de Riau Island).
Diego asiste a la escuela primaria, y se vio empujado a la compasión al ver, en las redes sociales y en la tv, que otras personas realizaban donaciones para los programas de ayuda humanitaria frente al Covid-19. 

Diego entregó dos alcancías de cartón a la Organización de los jóvenes católicos de Batam. La madre del niño, la Sra. Mustika, dice: “no tengo idea de cuánto dinero había recogido”. 

Ella explica que Diego es discapacitado de nacimiento. Piensa que el niño ahorró el dinero que la madre le da todos los días para que compre algo de comer y beber cuando va a la escuela.

Fuente: ReL