• "Se valiente, la misión te espera"


    Descarga todos los materiales para celebrar el Domund 2017
  • Presentación Domund 2017


    "El valor de ser misioneros" Anastasio Gil, Director de OMP España
  • Mensaje del Papa para el Domund 2017


    "La Misión en el corazón de la fe cristiana"
  • Reflexión Pastoral Domund 2017


    "Cuestión de valentía", Javier Carlos Gómez Director Diocesano de OMP Valladolid
  • ¿Qué es el Domund?


    La jornada en que, de un modo especial, la Iglesia reza por los misioneros y colabora con ellos
  • ¿A quién ayuda el Domund?


    Los donativos hacen posible la labor evangelizadora de la Iglesia en los territorios de misión
  • ¿Qué son los territorios de misión


    Conoce a fondo las misiones con el mapa en que se muestra dónde están los misioneros y la ayuda enviada por OMP España

21 de abril de 2014

ABUNDAN LAS VOCACIONES Y ES NECESARIO DISCERNIRLAS

Daniel Mª González, es un Religioso Escolapio, que ha sido responsable de la formación de vocaciones de su congregación en Cochabamba, Bolivia. 


"Viviendo en Cochabamba y acompañando a los jóvenes escolapios en formación, no me ha permitido, directamente, el anuncio del Evangelio a “los que nunca oyeron oír su voz”,  ni vivir con personas en situación de precariedad social. La responsabilidad de la formación de vocaciones nativas, está más acotada en el contexto misionero en que se realiza. Quiero decir, que mi experiencia misionera no ha sido de frontera.

Pero el hecho de trasladarse a un país lejano, culturalmente distinto, me ha hecho sentir, de manera cercana y afectiva, la misión. En cualquier sitio necesitamos ser testigos “de lo que hemos visto y oído”, (1 Jn.1,1-2).

He tenido que desarrollar mi tarea “a todo terreno”, es decir, atendiendo a jóvenes en etapas muy diversas de su proceso vocacional. Salvo el periodo del noviciado, he acompañado a jóvenes en todo el arco formativo. Lo cual no deja de ser un problema por la complejidad de situaciones que vive cada joven. Pero la escasez de personas para la tarea, así lo marcaron.

Por otro lado, los jóvenes bolivianos, marcados por su propia cultura, no podían responder tampoco al tipo de joven europeo, andaluz, que eran mi referencia directa. Supuso un esfuerzo añadido, de comprensión y adaptación por mi parte, a las dificultades inherentes a todo proceso formativo.

Cuatro elementos me parece importante resaltar. Por una parte, los esquemas mentales que les proporciona su lengua de origen, el quechua, que los condiciona en su manera de racionalizar, sentir e interpretar la realidad, con lo cual la comunicación no podía establecerse en un “plano de igualdad”. Suponía prudencia y paciencia en el diálogo personal y comunitario.

Un segundo elemento, relacionado con la formación, en lo referente a su situación humana y académica. Nuestros candidatos procedían, mayoritariamente, de ambientes campesinos, donde la educación primaria y secundaria, dejaba mucho que desear. La realidad de la enseñanza, como sistema y como práctica, es pobre y los efectos se hacían notar, tanto en el proceso de acompañamiento en sí como en el curso de sus estudios posteriores. Se percibía, sobre todo, en sus dificultades para la expresión escrita u oral.

En tercer lugar, su formación religiosa básica, poco fundamentada y, en ocasiones, muy influida por la religiosidad popular, tan extendida en los ambientes latinoamericanos. Lo cual suponía una rémora en su proceso de discernimiento vocacional, no siempre bien fundamentado. Abundan las vocaciones –aunque se comienza a percibir un descenso- pero el discernimiento pide mayor exigencia.

Para finalizar, indicar el arraigo y dependencia de los padres. La autoridad paterna sigue siendo muy posesiva –es el ambiente- y las decisiones de sus hijos, aunque mayores de edad, está muy condicionado por la voluntad de sus padres. Especialmente en los temas y decisiones religiosas.

Dicho lo cual, que describe un poco la realidad humana y cultural que he vivido, tengo que decir que la experiencia ha sido gratificante, sin exaltar los “éxitos” ni lamentar los fracasos, que de todo ha habido. Pero es mi convencimiento y mi experiencia, que toda relación humana y espiritual, vivida en el proceso de acompañamiento de los jóvenes, es un don que, al menos en mí, provoca más laacción de gracias que los lamentos.

Mi realidad personal y creyente, no es la misma antes de embarcarme que después de regresar".


Daniel Mª González, Religioso Escolapio