• ADVIENTO MISIONERO


    Recursos para vivir el Adviento en clave misionera
  • SUSCRÍBETE A GESTO


    ¡Hagamos de los niños de hoy personas que quieran amar!
  • ANIMACIÓN MISIONERA


    Recursos para la animación misionera de niños
  • ANIMACIÓN MISIONERA


    Recursos para la animación misionera de jóvenes
  • SUPERGESTO


    Revista misionera para los jóvenes

28 de febrero de 2015

CUARESMA Y MISIÓN: II DOMINGO

La comunión de los santos, fuerza de la misión

Participamos de los méritos y de la alegría de los santos, como ellos participan de nuestra lucha y nuestro deseo de paz y reconciliación”, nos dice el papa Francisco en el Mensaje para la Cuaresma, actualizando la realidad del pasaje de la Transfiguración del Señor, que escuchamos en el evangelio de este domingo de Cuaresma.

El Papa en su mensaje hace varias veces referencia a los santos y a la Iglesia que, triunfante, intercede por la Iglesia peregrina en este mundo. De hecho, esta unión de la Iglesia peregrinante con la Iglesia del cielo es la fuerza para la misión. El papa Francisco denuncia en el Mensaje de este año para la Cuaresma la tentación de la indiferencia, marcando al pueblo de Dios el objetivo de la renovación espiritualpara no ser indiferente y para no cerrarse en sí mismo”. Para ello, una de las cosas que la Iglesia debe recordar es que también los santos forman parte de ella y que están junto a los cristianos que es este mundo viven y quieren ser discípulos de Cristo: “Cuando la Iglesia terrenal ora junto con los santos formamos parte de la comunión en la cual el amor vence la indiferencia”.

La Iglesia tiene en sí misma una apertura radical hacia los demás que vence toda indiferencia: la presencia de los santos en su seno. No se debe olvidar esta realidad ya que ellos no se olvidan de nosotros: “Junto con los santos, que encontraron su plenitud en Dios, formamos parte de la comunión en la cual el amor vence la indiferencia. La Iglesia del cielo no es triunfante porque ha dado la espalda a los sufrimientos del mundo y goza en solitario”. La comunión del amor de Dios es tan profunda que, cuando recordamos a los santos, ellos nos recuerdan cómo han vencido la tentación de la indiferencia y qué debemos hacer nosotros: “Los santos ya contemplan y gozan, gracias a que, con la muerte y la resurrección de Jesús, vencieron definitivamente la indiferencia, la dureza de corazón y el odio”.

El Papa nos anima a ver en los santos un modelo a seguir: “Hasta que esta victoria del amor no inunde todo el mundo, los santos caminan con nosotros, todavía peregrinos”. Y, a continuación pone el ejemplo de Santa Teresa de Lisieux, para quien “la alegría en el cielo por la victoria del amor crucificado no es plena mientras haya un solo hombre en la tierra que sufra y gima” y por eso escribía: “Cuento mucho con no permanecer inactiva en el cielo, mi deseo es seguir trabajando para la Iglesia y para las almas (Carta 254,14 julio 1897)”.

El domingo de la Transfiguración es para que tengamos presente -contemplando a Cristo y a los santos- que: “La alegría por la victoria de Cristo resucitado es para nosotros motivo de fuerza para superar tantas formas de indiferencia y de dureza de corazón”. Jesús se transfigura para comunicar a los Apóstoles la fuerza que necesitan para vencer el escándalo de la pasión y la cruz.

Pues bien, la misión debe encontrar su alimento en la victoria de Cristo sobre la muerte en la resurrección y en el ejemplo e intercesión de aquellos que le contemplan glorioso. Es una de las armas que el cristiano tiene para encontrar impulso en su compromiso misionero y abrirse de corazón a los demás.