• Francisco a OMP


    Discurso a la Asamblea OMP
  • Octubre 2019: Un mes misionero


    El Papa propone celebrar un mes dedicado a la Misión en el centenario de Maximun Illud
  • Discurso del Cardenal Filoni a OMP


    "El Evangelio nunca está anunciado por completo. La misión es el corazón de la fe"
  • Guía Compartir la Misión


    Propuestas de Voluntariado Misionero y #VeranoMisión para jóvenes

29 de septiembre de 2015

ANTE EL DOMUND 2015

18 de octubre Jornada Mundial de las Misiones, en España conocida como Domund se celebra con el lema  "Misioneros de la misericordia"

Se acerca la fecha del 50 aniversario de la aprobación del decreto Ad gentes por la práctica totalidad de los Padres conciliares el 7 de diciembre de 1965. Al referirse a las Obras Misionales Pontificias, dejaron constancia de que, en la Iglesia, “estas Obras deben ocupar el primer lugar, ya que son los medios de infundir en los católicos, desde la infancia, el sentido verdaderamente universal y misionero, y de recoger eficazmente los subsidios para bien de todas las misiones, según las necesidades de cada una” (AG 38). 


Su prioridad deriva de que son uno de sus principales instrumentos para educar al Pueblo de Dios en el auténtico espíritu misionero universal, para promover las vocaciones misioneras y para desarrollar de manera permanente la caridad en su doble dimensión, espiritual y material.

Desde que Pío XI las instituyó como Pontificias, el 3 de mayo de 1922, estas Obras no han hecho otra cosa. Por un lado, infundir en los fieles, desde la más tierna edad, este espíritu misionero, para salir al paso del otro, e invitarle al encuentro con la bondad y la ternura de Dios (cf. Francisco, Misericordiae vultus [MV], 5), teniendo en cuenta todas sus condiciones, sus debilidades, sus necesidades (cf. MV 4). Como siempre, también ahora esta tarea sigue siendo el mayor desafío para la Iglesia. Por otro, invitar a aquellas personas que se encuentran alejadas de Dios a acercarse a Él con confianza, porque en Él todo habla de misericordia (cf. MV 8, 19 y 22). También, fomentar en los fieles el compromiso del amor con los más necesitados, llevando a la práctica las exigencias de las obras de misericordia (cf. MV 15), lo que implica salir al encuentro de aquellos hermanos y hermanas que viven sin la fuerza, la luz y el consuelo de Jesucristo, sin una comunidad de fe que los acoja, sin un horizonte de sentido y de vida (cf. Evangelii gaudium [EG], 49). Y, finalmente, atender, con criterios de ecuanimidad, las necesidades de las Iglesias jóvenes y a las comunidades cristianas que carecen de lo necesario para vivir con dignidad. Para ello funciona, en el seno de cada una de las Obras, el Fondo Universal de Solidaridad, que hace visible la  solicitud entre todas las Iglesias, a modo de “vasos comunicantes”.

Sin embargo, la más elocuente y significativa cooperación entre las Iglesias es la protagonizada por los misioneros y misioneras, que viven la experiencia de salir de su tierra para ir a otras fronteras. Ellos son los testigos privilegiados de la misericordia divina que, en la Iglesia “en salida”, saben adelantarse, tomar la iniciativa sin miedo, salir al encuentro, buscar a los lejanos e ir a los cruces de los caminos para mostrarles a Dios (cf. EG 24). Los misioneros hicieron de la misericordia su opción de vida (cf. MV 24), al abrir su corazón a cuantos viven, alejados de la fe, en las periferias geográficas y existenciales, dramáticamente creadas por el mundo moderno (MV 15). Allí su misión no es otra que la de acompañar con misericordia y paciencia el crecimiento integral de las personas, compartiendo con ellas, día a día, el recorrido de su existencia y la consolidación de las comunidades cristianas nacientes.

Por todo ello, la celebración del DOMUND tiene un sentido de gratitud, por el don de la fe recibida, y de compromiso para compartir con otros lo que gratuitamente se ha recibido. De esta manera, el bautizado se transforma en “misionero de la misericordia”.


Anastasio Gil, Director de OMP 
Tribuna misionera en la Revista Misioneros Tercer Milenio