• Francisco a OMP


    Discurso a la Asamblea OMP
  • Octubre 2019: Un mes misionero


    El Papa propone celebrar un mes dedicado a la Misión en el centenario de Maximun Illud
  • Discurso del Cardenal Filoni a OMP


    "El Evangelio nunca está anunciado por completo. La misión es el corazón de la fe"
  • Guía Compartir la Misión


    Propuestas de Voluntariado Misionero y #VeranoMisión para jóvenes

14 de septiembre de 2015

BEATIFICAN AL PRIMER MÁRTIR SUDAFRICANO DELANTE DE 30.000 PERSONAS

Este domingo, el cardenal Angelo Amato ha presidido la beatificación de Daswa, en la que han participado su madre, de 93 años; su viuda, sus ocho hijos –la más joven nacida cuatro meses después de su martirio– y sus nietos

Delante de 30.000 personas, la Iglesia Católica beatificó este domingo al primer mártir sudafricano, Benedict Daswa, un profesor muerto en 1990 por haberse opuesto a la superstición de unos aldeanos.

Daswa fue proclamado "beato" en una carta leída en nombre del papa Francisco por el cardenal italiano Angelo Amato, prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos.

La lectura tuvo lugar delante de unas 30.000 personas, durante la misa celebrada en el pueblo sudafricano de Tshitanini, cerca de la casa del beato en la provincia de Limpopo (noreste).

"El venerable servidor de Dios Samuel Tshimangadzo Benedict Daswa, laico y padre de familia (...), catequista celoso, educador completo y testigo heroico del Evangelio hasta el derramamiento de su sangre, será llamado beato a partir de ahora", declaró el cardenal Amato entre aplausos y cláxones.

El papa Francisco, que anunció la beatificación en enero, rindió homenaje al nuevo beato desde la plaza de San Pedro del Vaticano.

"Hoy ha sido beatificado en Sudáfrica Samuel Benedict Daswa, un padre asesinado en 1990, hace apenas 25 años, por su fe en el Evangelio", dijo el sumo pontífice.
"En su vida siempre mostró una gran solidez, defendió con valentía las ideas del cristianismo y rechazó las costumbres terrenales y paganas", añadió.

Cuando una oleada de tormentas asoló su región en 1990, el sudafricano Benedict Daswa se negó a pagar para que se contratara a un curandero que alejara la supuesta brujería que causaba los relámpagos. Unos días después, fue asesinado. Este domingo, el primer mártir sudafricano reconocido por la Iglesia será beatificado

Sudáfrica tendrá, a partir de este domingo, su primer mártir y beato: Benedict Samuel Tshimangadzo Daswa,martirizado el 2 de febrero de 1990, hace sólo 25 años, por oponerse a la brujería y las supersticiones de su pueblo.

Daswa era miembro de la tribu lemba, y no nació en una familia católica. A los 16 años, mientras estudiaba para ser maestro, conoció y le fascinó el modo de vida de los católicos, y pidió y el bautismo.Ya como católico, se implicó en la construcción de un colegio y de la primera parroquia católica de su zona, de la que llegó a ser el director. Además, cultivaba frutas y verduras para venderlas a sus vecinos, o regalárselas si no tenían dinero.

El padre John Finn, su párroco, explica que Benedict «era uno de los líderes en el distrito de Nweli. A veces dirigía la celebración del domingo cuando no había un sacerdote, catequista o religiosa. Estaba implicado en el consejo pastoral de la parroquia y en muchas otras áreas, como la atención a los pobres, la educación de los niños en la catequesis, catequesis de adultos. Era un hombre decidido, que tenía una forma muy testaruda de conseguir lo que quería. Tenía una gran capacidad para razonar las cosas, así que no le podías decir que no. También tenía un alma muy dulce, y nunca era brusco o áspero».

Tradiciones sí, brujería no

«Tenía una relación muy cercana con la Iglesia, y vivía su fe en su vida cotidiana. Siempre intentaba ver lo que su fe significaba para su propio pueblo, y enseñarla de forma que mejorara la vida de los demás». Al mismo tiempo –explica el sacerdote– «tenía una fuerte conexión con sus propias tradiciones como un lemba», pero se daba cuenta de que «la brujería no era parte» de esas costumbres que merecían ser protegidas, porque era incompatible con su fe.

Unos días antes de su muerte, la zona en la que vivía fue golpeada por un fuerte temporal y tormentas eléctricas. El consejo de ancianos decidió hacer una colecta para contratar a un curandero que expulsara este mal. Cuando le llegó el momento de pagar su aportación, les explicó que los relámpagos eran fenómenos naturales, no obra de la brujería, y que su fe como católico le impedía participar en este ritual.

El 2 de febrero –recuerda el padre Finn–, «estuvo en mi casa para traerme algunas verduras de su jardín». Luego avisó a su hija, de 13 años, de que llegaría un poco más tarde porque iba a llevar a un anciano a su casa, porque llevaba un saco de 12 kilos con comida. Sin embargo, cuando estaba de vuelta, se encontró la carretera bloqueada por rocas y árboles. Al bajarse del coche, empezaron a lloverle piedras desde ambos lados del camino. Intentó huir y esconderse, pero al final el tumulto de gente que le había tendido la emboscada lo encontró y lo mató. Una vez muerto, le echaron agua hirviendo por la cabeza, tal vez como burla hacia el bautismo.

Pero la cosa no acabó ahí. Después del asesinato, se produjo una oleada de «hostilidad y miedo –explica su párroco–. Es una práctica común que se rece cada noche en la casa de la familia hasta que se celebra el funeral. Va gente de la zona. Sin embargo, en este caso no vino a las oraciones nadie de la aldea ni de los alrededores». Sólo él y unas religiosas acompañaron a la familia en esos momentos, aunque no les resultó fácil. «A medida que nos acercábamos a la aldea había hostilidad. A veces la carretera estaba cortada con rocas y árboles, y nos decían que nos fuéramos a casa. A veces utilizaban palabras más fuertes. Tengo el recuerdo claro de que fue la primera y única vez que he sentido el mal. Es triste que esta realidad de los asesinatos rituales y la brujería continúe, y que no se pidan responsabilidades a nadie». Nadie ha sido juzgado por su muerte.

El obispo siguió al pueblo

Durante el funeral, además de la pena por una vida truncada cuando tenía tanto que ofrecer, los católicos de la zona empezaron también a sentir que había habido un mártir entre ellos. De hecho, los sacerdotes llevaron vestiduras rojas. Pero en esa época había muchos asesinatos, y el obispo diocesano, monseñor Hugh Slattery, se entristeció por su muerte no le dio mucha importancia.

Sin embargo, en el año 2000, al cumplirse diez años de su muerte –recuerda monseñor Slattery–, «me contaron cómo los católicos locales le habían recordado juntándose para una Misa especial. Luego fueron al lugar donde le habían tendido una emboscada y su viuda colocó flores en medio de la carretera. Entonces su muerte empezó a impactarme y se me pasó por la cabeza que podía haber sido un mártir por la fe. Algunas preguntas entre los que lo conocieron me mostraron que era alguien muy especial y que debíamos hacer algo al respecto». Incluso hoy, 25 años después de su muerte, «la gente lo recuerda y van a su tumba a rezar».

El domingo, el cardenal Angelo Amato participará en la beatificación de Daswa, en la que participarán también su madre, de 93 años; su viuda, sus ocho hijos –la más joven nacida cuatro meses después de su martirio– y sus nietos. El obispo confía en que «la gente descubrirá en Benedict a un hombre santo y humilde, un modelo realmente espectacular en varias áreas de la vida: un marido y padre devoto y amante; un miembro muy activo de la Iglesia; un hombre de oración; un testigo valiente de la fe en la vida pública; un amante de los pobres y los necesitados; un mentor ideal para los jóvenes; un maestro competente y comprometido; un buen jardinero y una persona profundamente implicada en el servicio y el levantamiento de su comunidad».

La conclusión del padre Finn, su párroco, es similar: «Quizá un santo no está tan definido por su muerte como por su vida, y el martirio ocurre cuando la bondad de un alma hace que otros se sientan amenazados, por la falta de bondad en su alma. Si éste es el caso, entonces Benedicto ciertamente es un mártir, un santo y un modelo para los demás. Fue un privilegio haberlo conocido, haber trabajado con él y celebrar su vida, incluso en su muerte».
María Martínez López


Fuente: Alfa y Omega