• CONCURSO CÓMICS


    Concurso de Infancia Misionera
  • ANIMACIÓN MISIONERA


    Recursos para la animación misionera de niños
  • GESTO


    Revista misionera para niños
  • ANIMACIÓN MISIONERA


    Recursos para la animación misionera de jóvenes
  • SUPERGESTO


    Revista misionera para los jóvenes

23 de octubre de 2015

ÁFRICA CENTRAL: LAS SOMBRAS DE LA GUERRA SOBRE EL VIAJE DEL PAPA

La llegada de Papa Francisco es una visita que muchos todavía esperan, justamente como un signo para la pacificación o por lo menos que podría detener a los más radicales

En el sitio de la Conferencia Episcopal de la República Centroafricana hay un contador de tiempo que no se detiene: las cifras indican los días, las horas y los minutos que faltan para la visita de Papa Francisco, prevista para el 29 y 30 de noviembre próximos. Un evento muy esperado y fuertemente deseado por el Pontífice en persona. Pero comienzan a surgir algunas dudas sobre esta visita.

La causa son los desórdenes que, entre septiembre y octubre, han provocado unos cuarenta muertos en la capital del país, Bangui. 

Enfrentamientos que la mayor parte de las reconstrucciones atribuye (como muchos de los eventos de la guerra civil en curso desde hace casi tres años) al enfrentamiento entre las fuerzas de la ex-coalición rebelde Seleka (en gran parte constituida por mercenarios de Chad y Sudán de religión islámica) y los grupos anti-balaka, descritos a menudo como milicias auto-organizadas, compuestas en su mayoría por cristianos centroafricanos.

Pero no es la fractura religiosa, acaso creada por el conflicto y no motivo del mismo, lo que desencadenó la violencia. Lo explican fuentes locales (que prefieren el anonimato por razones de seguridad), con las que hemos hablado durante estos días en los que la atmósfera parece volver paulatinamente a la realidad.

“La situación es compleja, hay muchos intereses en juego», reconoce por ejemplo un religioso centroafricano. Uno de los centros de los desórdenes, efectivamente, fue la zona del Pk-5, transformada en estos meses en un refugio para muchos musulmanes que huyen de la violencia. Pero también allí se verificó el homicidio (“una provocación”, explican otras fuentes) de un joven conductor de un moto-taxi, musulmán, y este hecho hizo que explotaran nuevamente las tensiones. Pero hablar de enfrentamientos entre comunidades, explican quienes viven en ellas, es un error, incluso porque en Pk-5 los moderados y los que quieren la paz son como rehenes de un pequeño grupo de radicales”.

Las razones de las nuevas tensiones son policial y ninguno de los actores de la crisis es ajeno a ellas: ni siquiera las tropas de la misión de las Naciones Unidas (Minusca), que acabaron bajo la lupa por la muerte de civiles durante una reciente incursión justamente en la zona de Pk-5. Pero también las autoridades de transición, guiadas por la presidenta Catherine Samba-Panza, son vistas con sospechas y han sido acusadas de proceder lentamente para alcanzar desarme de las milicias: “De esta manera, según muchos, están tratando de quedarse en el poder el mayor tiempo posible”, indican desde el país.

Por su parte, Samba-Panza, criticada por manifestantes en las calles, acusó a elementos vinculados con el ex-presidente François Bozizé, a quien la Seleka derrocó en marzo de 2013. El ex-jefe de Estado, desde su exilio en Uganda, negó cualquier participación, pero, según explicaron a Vatican Insider, “entre los anti-balaka hay varias facciones: algunos siguen siendo fieles a Bozizé, otros obedecen a sus jefes locales, otros más son ex-militares del ejército que, por intereses personales, no quieren volver a los propios regimientos. Muchos aprovechan la situación para enriquecerse”. Es una parte de estos grupos la que, desconfiando de la voluntad de las fuerzas internacionales de desarme, ha tratado de hacer justicia por su cuenta, y solamente la ha frenado la intervención de los militares franceses de la misión Sangaris.

Este, pues, es el clima a pocas semanas de la llegada de Papa Francisco: una visita que muchos todavía esperan, justamente como un signo para la pacificación o por lo menos que podría detener a los más radicales. «Los centroafricanos -explicó a mediados de septiembre el arzobispo de la capital, mons. Nzapalainga a «La Croix»- esperan a su padre, espera recibir un mensaje de alegría de este pastor, y ver a este hombre lleno de misericordia».
Hablando sobre la visita, el prelado volvió a insistir, como ha hecho a lo largo de estos años, en que la crisis no tiene raíces religiosas. Lo que el Papa podrá ver durante su viaje, aseguró, es que en la República Centroafricana hay ¨personas que aman a Dios, que se aman y que siguen trabajando juntas¨.


Fuente: Artículo originalmente publicado por Vatican Insider