• CONCURSO CÓMICS


    Concurso de Infancia Misionera
  • ANIMACIÓN MISIONERA


    Recursos para la animación misionera de niños
  • GESTO


    Revista misionera para niños
  • ANIMACIÓN MISIONERA


    Recursos para la animación misionera de jóvenes
  • SUPERGESTO


    Revista misionera para los jóvenes

5 de octubre de 2015

OCTUBRE MISIONERO: "QUÉ LES MUEVE A LOS MISIONEROS?

No les mueve un vago sentimiento de solidaridad o filantropía. Lo que les mueve es el amor de Dios por todos. Quieren que la feliz marea del amor de Dios, que ha bañado sus playas, alcance y bañe las vidas de todos a los que evangelizan

En ésta como en otras áreas de la espiritualidad cristiana la pregunta por la recta motivación es clave. Al misionero le motiva Cristo y no un vago sentimiento de solidaridad o humanitarismo. Puede uno matarse a trabajar sin recta intención o llegar, incluso, a olvidarse de Aquél para quien uno está trabajando. Por ello, para ser buen misionero hay que crecer en la virtud teologal de la caridad hacia Dios y hacia el hermano, núcleo de la santidad cristiana.

En camino hacia un mundo sin fronteras

No son pocas ni superficiales las fronteras, de toda índole, que dividen, separan y enfrentan a los hombres y mujeres, habitantes de un mismo mundo. Tales divisiones y enfrentamientos no entraban en lo que el Padre desde siempre quiso. Repararlas y superarlas fue la misión del Hijo. Es ahora el Espíritu Santo, quien anima a la Iglesia para que continúe trabajando a favor de la unidad de todos los pueblos.

Esta tarea de la Iglesia a favor de la unidad tiene su origen en aquella fuente que es el corazón del Padre, que quiere salvar a todos los hombres (Cfr. AG,2; LG,2), pero “no aisladamente, sin conexión alguna de unos con otros, sino constituyendo un pueblo, que le confesara en verdad y le sirviera santamente (LG,9). El Hijo fue enviado con la misión (Cfr. AG,3; LG,3) de “reunir en uno todos los hijos de Dios, que están dispersos” (Jn. 11,52). 
Por ello, cuando fue levantado en la cruz, atrajo a todos hacia sí (Cfr. Jn. 12,32). Con el envío del Espíritu Santo (Cfr. AG,4; LG,4) comienza a realizarse plenamente la unificación del género humano, porque en la mañana de Pentecostés (Cfr. Act. 2,1-12) se superó la dispersión de Babel (Cfr. Gn. 11,1-9). La Iglesia es ahora “un pueblo reunido en virtud de la unidad del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo” (San Cipriano), que se alza hoy como un signo que anticipa y, a la par, realiza la unidad de todos los hombres.

Este enfoque, así planteado, se asienta en tres apoyos, que aseguran su consistencia y estabilidad. Junto a Fraternidad hay que poner Filiación y también Paternidad. Estas tres magnitudes se implican mutuamente y cada una se explica desde las otras: Hermanos todos, porque somos Hijos de un único y mismo Padre. La vocación, la vida, el trabajo y la razón de ser de un misionero sólo adquieren inteligencia cabal desde estos tres referentes, considerados de manera mancomunada.

Padre nuestro, que estás en los cielos

Si los misioneros se acercan a todo hombre y mujer, considerándolos como hermanos, es porque saben que todos somos hijos del que llamamos Padre nuestro. La buena noticia de la revelación bíblica no se agota en decir: Dios existe. Lo nuclear de esta revelación estriba en anunciar que Dios es Padre, que es Padre bueno y que es Padre nuestro. Confesar que Dios es Padre implica crecer en conciencia de ser hijos y avanzar en el compromiso de tratarnos como hermanos. 

Con este equipaje de fondo se va acercando el misionero a todos, consciente de trabajar por una causa grande y de estar prestando en favor del hombre el mejor de los servicios. El ser humano se cierra toda salida de futuro, si se plantea la existencia al margen del Padre. La opción es clara: o beber agua de manantial -  corriente, fresca y medicinal - o conformarse con el agua de charcas fangosas, estancada y foco de infecciones. El ser humano es por naturaleza menesteroso. El abanico de sus necesidades es bien amplio y variado. Mirando a cubrirlas, en el fondo lo que el hombre busca es razón y sentido para su vida. Frente a Dios Padre, que se ofrece como pan verdadero, capaz de saciar el hambre radical del hombre, los ídolos, que por su naturaleza son vacío y mentira, ofrecen migajas de un pan inconsistente. 

Dios Padre, en cambio, se convierte en la mejor herencia que al hombre le puede tocar en suerte. En cuanto Padre, crea y cuida: su aliento da la vida, el ritmo de su corazón marca el movimiento del mundo. En cuanto Padre, se ha comprometido con el hombre de tal forma que la infidelidad de éste no anula en nada su permanente fidelidad. En cuanto Padre, no es propiedad exclusiva de ningún pueblo, raza, cultura o grupo social. En cuanto Padre, todo lo nuestro le llega, atañe y conmueve, pues en su corazón cabemos todos.

Hijos todos en el Hijo Unigénito

Si de Dios confesamos su paternidad es porque desde siempre ha gozado junto a sí de la presencia de su Hijo Unigénito, fiel reflejo suyo y de su misma naturaleza. Éste ha sido el Hijo que se nos ha dado. Entregándonos al Hijo, ha querido el Padre ser Emmanuel. Y a nosotros se nos acercó, pidiendo permiso para entrar. Llamó y una doncella nazarena le abrió las puertas de su libertad y las puertas de todo lo nuestro. El Padre, gracias al Hijo, se nos hace presente y, a la par, cercano. Ha venido y ha permanecido. Por el Hijo tenemos ahora al Padre en nuestra orilla. En nuestro campamento Dios ha plantado una tienda: su Hijo. Y ésta es la Tienda del encuentro, donde el Padre y los hombres se pueden encuentrar.

La venida del Hijo tiene por objeto cumplir con el deseo-voluntad, que desde siempre el Padre había guardado en su corazón: adoptar como hijos a todos. No era suficiente devolvernos la amistad perdida, pues de lo que se trataba era de meternos en la propia familia de Dios. Cada bautismo que en las misiones se celebra es el milagro de un derroche, indicio de una desproporción: la vida de Dios empieza a correr por las venas del alma y el bautizado viene a ser hijo de Dios en el Hijo.

Esta condición de tal no es algo temporal o transitorio: está llamada a durar para siempre. Empezando aquí, el milagro de la filiación divina mira a alcanzar su plenitud allá. El Primogénito nos precede y acompaña a todos hacia el lugar donde se nos espera. Dios Padre ha preparado un banquete y el Hijo ha venido a invitarnos a todos.

Todos nosotros somos hermanos

La buena noticia de la paternidad universal de Dios, el haber sido llamados todos a ser hijos suyos en su Unigénito, fundamenta con solidez el poder hablar de la fraternidad del género humano. No todos saben ni viven su ser hijos del Padre. Los misioneros ofrecen a todos las razones más sólidas para hacer que las relaciones humanas sean, en verdad, fraternas.

El sueño del Padre no ha concluido, ya que quiere que sus hijos sean misioneros suyos en favor de los hermanos. De sus hijos espera el Padre que vayan adquiriendo un corazón a la medida del suyo, para aceptar, compartir y tratar a todos como hermanos. Se trata de ir usando con todos la misma medida generosa y amplia que el Padre usa de continuo con todos. El Padre nos quiere puentes y no diques, lanzando redes y no cortándolas.

Ante los demás caben dos actitudes: pasar de ellos y de sus cosas o pararnos y complicarnos la vida. La primera actitud puede quedar justificada mediante excusas, pero nunca con razones. La segunda actitud implica no pasar de largo y complicarse. Aunque aparentemente los misioneros realizan tareas y actividades en favor de los hermanos más necesitados, parecidas a las de otros, las motivaciones son ciertamente distintas. La fraternidad universal cristiana no se apoya en ninguna filosofía ni puede ser explicada considerando a la Iglesia como una super ONG del desarrollo y de la solidaridad.

La fraternidad universal que proponen los misioneros se apoya en principios según los cuales es mejor dar que recibir; que el otro lleva impresa la imagen de Dios; que al otro hay que hacer lo que nos gustaría nos hicieran; que el bien realizado repercute en beneficio de uno propio; que al ocuparnos del otro, nuestros problemas adquieren su justa medida; que cuanto más damos, más tenemos; que el otro es mi hermano; que amando al prójimo comparto el amor que Dios primero y previamente puso en mí.

Expuestas así las cosas, con esta amplitud de horizontes, ¡qué pobre sería considerar a la Iglesia como una sociedad filantrópica internacional y a sus misioneros como agentes de voluntariado social! Por más atrayente que parezca, este planteamiento está a años luz de la naturaleza de la Iglesia y de lo que los misioneros traen entre manos. Si los misioneros se hacen hermanos de todos y promueven la fraternidad entre los hombres es porque creen que Dios es Padre de todos y en su Unigénito todos hemos venido a ser hijos e hijas de Dios.


P. Lino Herrero Prieto CMM
                   Misionero de Mariannhill