• CONCURSO CÓMICS


    Concurso de Infancia Misionera
  • ANIMACIÓN MISIONERA


    Recursos para la animación misionera de niños
  • GESTO


    Revista misionera para niños
  • ANIMACIÓN MISIONERA


    Recursos para la animación misionera de jóvenes
  • SUPERGESTO


    Revista misionera para los jóvenes

2 de octubre de 2015

OCTUBRE MISIONERO: ¿QUIENES SON LOS MISIONEROS?

“La Iglesia debe dar a conocer los grandes valores evangélicos de que es portadora"

Hoy por hoy, los misioneros y su labor están de moda. Sin ellos buscarlo ni pretenderlo, sus vidas, sus secuestros y muertes, su trabajo desinteresado causa admiración y simpatía, provocando acciones solidarias con el fin de apoyar su causa, que se juzga noble y buena. 

Las noticias que hacen referencia a los misioneros producen en la opinión pública un efecto bienhechor, pues en medio de tantos intereses torcidos, corrupción y egoísmo, –se comenta– todavía queda gente buena en el mundo. 

Los misioneros hoy son un valor que cotiza al alza y, de hecho, ofrecen la cara más amable de la Iglesia Católica. Sin mayor dificultad la opinión pública se hace cómplice de su causa, presentándolos como héroes. Pero no son héroes, son sencillamente misioneros.

1. ¿Quiénes son los misioneros?

Hombres y mujeres creyentes [sacerdotes, consagrados o laicos] que, habiendo nacido y crecido en el seno de familias católicas, no se dedican ni a vender ni a promocionar un producto sino a ofrecer una experiencia: la que ellos mismos han tenido y vivido, tras haberse encontrado con Cristo.
Todos los que hemos sido bautizados estamos llamados a participar en la misión de la Iglesia, según la especial vocación de cada uno. Así lo señala el Beato Papa Juan Pablo II en la encíclica misionera Redemptoris Missio. Por un lado, “los sacerdotes deben tener corazón y mentalidad misioneros, estar abiertos a las necesidades de la Iglesia y del mundo, atentos a los más alejados y, sobre todo, a los grupos no cristianos del propio ambiente. Que en la oración y, particularmente, en el sacrificio eucarístico sientan la solicitud de toda la Iglesia por la humanidad entera” (RM, 67).

Por otro lado, en relación a los consagrados, afirma: “La Iglesia debe dar a conocer los grandes valores evangélicos de que es portadora; y nadie los atestigua más eficazmente que quienes hacen profesión de vida consagrada en la castidad, pobreza y obediencia, con una donación total a Dios y con plena disponibilidad a servir al hombre y a la sociedad, siguiendo el ejemplo de Cristo” (RM, 69).


Y, por lo que respecta a los laicos, dice: “La participación de los laicos en la expansión de la fe aparece claramente, desde los primeros tiempos del cristianismo, por obra de los fieles y familias, y también de toda la comunidad... La necesidad de que todos los fieles compartan tal responsabilidad no es sólo cuestión de eficacia apostólica, sino de un deber-derecho basado en la dignidad bautismal” (RM, 71).

P. Lino Herrero Prieto CMM
                   Misionero de Mariannhill