• Francisco a OMP


    Discurso a la Asamblea OMP
  • Octubre 2019: Un mes misionero


    El Papa propone celebrar un mes dedicado a la Misión en el centenario de Maximun Illud
  • Discurso del Cardenal Filoni a OMP


    "El Evangelio nunca está anunciado por completo. La misión es el corazón de la fe"
  • Guía Compartir la Misión


    Propuestas de Voluntariado Misionero y #VeranoMisión para jóvenes

10 de julio de 2016

ALELUYA: LOS CRISTIANOS PERSEGUIDOS VENCEN A BOKO HARAM

El español Fernando de Haro estrena una nueva entrega de su serie sobre el martirio cristiano en el siglo XXI

Fernando de Haro publicó Cristianos y Leones en 2013. Era un libro de Planeta Testimonio en que se ilustraba una idea: en la actualidad, el cristianismo es la religión más perseguida en todo el globo. 

Después, en plena sacudida por las imágenes de las decapitaciones del Estado Islámico, escribió Coptos: viaje al centro de los mártires de Egipto (Encuentro, 2015).

En nuestros tiempos digitales, si no hay imágenes de algo, ese algo no es verdad. Lo explicaba Ignacio Ramonet en La Tiranía de la Comunicación (1998) refiriéndose a la transformación del periodismo ocasionada por la televisión. Pero esto es todavía más radicalmente cierto en la era del reality y deBlack Mirror (2011-), donde incluso las personas necesitan mostrar todas sus intimidades para sentirse existir.

Quizás por eso el Fernando de Haro se echó la cámara al hombro y se tornó el documentalista de lo que podríamos llamar las geografías del genocidio del pueblo cristiano en nuestro días: para meter definitivamente a estos mártires en nuestras casas.

Primero fue Walking Next to the Wall (2014), donde habló de la espeluznante persecución sistemática de la comunidad copta en Egipto. En 2015 fue Nasarah, el momento para hablar de los cristianos refugiados en el Líbano y de su diáspora desde las tierras sirias e iraquíes, provocada por la persecución religiosa por parte del Daesh. Con Aleluya (2016) el GPS se sitúa en Nigeria y en los continuos ataques sufridos por el yihadismo terrorista de Boko Haram en tierras africanas. La próxima entrega, ya filmada, aunque todavía por montar y estrenar, nos hablará de los crímenes cometidos contra las comunidades cristianas en la India.

En Aleluya, que se acaba de estrenar, se nos hace un análisis de la situación actual en Nigeria y de la persecución a la que los cristianos son sometidos especialmente en Norte, zona en la que se ocultan las hordas de Boko Haram, que se hicieron famosas en 2014 por el rapto de más de doscientas niñas cristianas cometido cuando estas iban a realizar un examen en la ciudad de Chibok.

La narrativa del filme es ágil, escueta y efectiva. La música y el color del continente africano salpican graciosamente todo el metraje. Como en otros de los mencionados documentos firmados por Fernando de Haro, más allá de las atrocidades narradas por los protagonistas, sorprende la constante afirmación de que, pese a todas las amenazas de muerte, no conocen de ningún cristiano que haya decidido convertirse al Islam.

Tras ver estas imágenes uno tiene la clara sensación de que el nihilismo religioso representado por Boko Haram y la muerte que va esparciendo por donde pisa, no tienen la última palabra en este mundo. En cosas tan sencillas como los ojos de los testigos y los cantos del coro dominical existe una potencia incontestable, una belleza desarmada que brota de la misericordia recibida y que se difunde entre un perfume de paz y alegría y el ubicuo colorido del continente africano.

Aleluya, hecha con pocos recursos, se puede ver en la plataforma digital Vimeo por un módico precio que garantizará la continuidad de este trabajo tan necesario para los cristianos de aquí y de allá: para los occidentales porque podemos aprender a no apartar el cáliz de la circunstancia, a beberlo como la oportunidad de relación con Dios que es y como momento privilegiado de verificación de la propia fe; para los que son acosados hasta el martirio, porque así saben que no están solos y que el resto de la Iglesia se conmueve y vela por ellos.




Fuente: Aleteia