• Mensaje del Papa


    "Al crecer la maldad, se enfriará el amor en la mayoría"
  • DÍA DE HISPANOAMÉRICA 2018


    Iglesias jóvenes, alegría y esperanza
  • JÓVENES Y MISIÓN


    “Escuchar a los jóvenes y hacerlos protagonistas” Francisco
  • Guía Compartir la Misión 2018


    Propuestas de voluntariado misionero para jóvenes
  • ENCUENTRO MISIONERO DE JÓVENES 2018


    6 al 8 de abril, El Escorial, Madrid
  • ANIMACIÓN MISIONERA


    Recursos para la animación misionera de jóvenes
  • SUPERGESTO


    Revista misionera para los jóvenes

15 de octubre de 2016

OCTUBRE MISIONERO: "VINE A EVANGELIZAR Y HE SIDO EVANGELIZADO"

Eugenio Sanz, misionero Marista en Bangladesh

Hace ahora 9 años Jesús me llamó una vez más. Como cada vez que me llama, era para ir a una nueva tierra. Una tierra en la que todo estaba por hacer, no había Maristas en Bangladesh antes de que llegáramos. 

Era la primera vez que me veía en una situación así. Nuevo país, nueva lengua, nuevas costumbres, nueva cultura… todo nuevo. La promesa era que nos daría una nueva tierra que mana leche y miel, una tierra prometida.

Y empezamos a buscar a Jesús entre los más pobres de esta nueva tierra. ¡Y a fe mía que lo encontramos! 9 años después, no puedo por menos que agradecer y agradecer, porque todas mis expectativas han sido no sólo colmadas sino sobrepasadas. Jesús en forma de pobre, de niño, de joven, de mendigo, de labrador, de enfermo, de rickshawala, ha salido a mi encuentro cada día de los 9 años sin faltar a la cita ni un solo día.

Desgraciadamente yo sí he faltado a la cita muchas veces. Vine a evangelizar y he sido evangelizado, vine a enseñar y he sido enseñado, vine a ayudar y he sido ayudado. No puedo por menos que decir, casi gritar, casi con lágrimas en los ojos, que “su misericordia es eterna”

Eugenio Sanz
misionero en Bangladesh

 Fuente: OMP