• ADVIENTO MISIONERO


    Recursos para vivir el Adviento en clave misionera
  • SUSCRÍBETE A GESTO


    ¡Hagamos de los niños de hoy personas que quieran amar!
  • ANIMACIÓN MISIONERA


    Recursos para la animación misionera de niños
  • ANIMACIÓN MISIONERA


    Recursos para la animación misionera de jóvenes
  • SUPERGESTO


    Revista misionera para los jóvenes

16 de diciembre de 2014

LA EMOTIVA HISTORIA DEL NIÑO DE 6 AÑOS QUE CONSTRUÍA POZOS EN ÁFRICA

Ryan Hreljac trabajó durante meses con el objetivo de ganar dinero para crear fuentes de agua para los menos favorecidos
  
Aunque parezca increíble, personas como Ryan Hreljac han demostrado que se puede cambiar el mundo independientemente de lo joven que se sea. Y es que, cuando este canadiense contaba apenas seis años de edad, se ofreció voluntario para recaudar dinero con el objetivo de construir con él pozos de agua en África.

Todo comenzó cuando una de las profesoras de Ryan le explicó en clase que, mientras que ellos disponían de una fuente de agua cada pocos metros en la escuela, los niños de África no podían ir al colegio por la escasez del líquido elemento. Esto le pareció totalmente injusto.
Por entonces, hacer un pozo de agua en África costaba 70 dólares, así que este inquieto chico se propuso conseguir el dinero. Lo primero que hizo fue contar el proyecto a sus padres, quienes se ofrecieron a pagarle una pequeña cantidad de dinero a cambio de hacer las tareas del hogar. Ryan consiguió, limpiado cristales y ayudando a su madre, los 70 dólares para el pozo. Pero había un problema: el pozo costaba realmente 2.000 dólares.

Sin embargo, eso no fue problema para el pequeño. Éste, se puso a trabajar en su comunidad cortando el césped a sus vecinos, vendiendo limonada, e involucrando al barrio y al colegio y, finalmente, consiguió el dinero y que se construyera el primer pozo en África.

Por ese esfuerzo invertido, sus vecinos le compraron un billete de avión para ir y ver el pozo que -gracias a su trabajo- logró construir en Uganda. Allí Ryan se quedó estupefacto. Al llegar todo fue una fiesta: cientos de personas bailaban alegres mientras daban la bienvenida al pequeño que les había cambiado la vida por el simple y valioso hecho de llevarles agua potable. En esos días conoció a Jamie, el que más tarde se convertiría en una persona fundamental en su vida.

Pero Ryan era muy cabezota. Entendió que había más colegios en su ciudad y más vecindarios, que le podían ayudar y por eso decidió continuar con su labor: construir más pozos en África. Esta sana ambición de querer cambiar las cosas ha hecho que ahora Ryan y su fundación construyeran un total de 878 pozos, ayudando así a más de 800.000 personas en diferentes países de África, cambiándoles la vida.

El destino de Jaime

¿Qué sucedió con Jaime? La respuesta está clara: gracias a la ayuda del pequeño, su vida ha cambiado raadicalmente. Este niño antes tenía que recorrer varios kilómetros, muchas horas andando, para ir a por agua antes de acudir a la escuela. Ahora, por el contrario, disfruta de un pozo cerca de su hogar.
  
Desgraciadamente, tras la vuelta de Ryan a Canadá la aldea de Jamie sufrió un asalto y unos guerrilleros se llevaron a varios niños, incluido Jamie, para entrenarlos como niño soldado. Jamie consiguió escapar, pero, en consecuencia, los guerrilleros quemaron su aldea a modo de venganza y por ello Jamie fue marginado en su pueblo y finalmente abandonado.

Por correspondencia Ryan se enteró de lo sucedido y junto con sus generosos padres decidieron pagarle una educación e involucrarse más en este asunto. Jamie fue adoptado por los Hreljac, y así pasó de ser el mejor amigo, a ser el hermano mayor de Ryan.

Ryan Hreljac continúa su labor para conseguir que haya más pozos en este continente, porque se dio cuenta que un solo pozo puede cambiar la vida de una aldea. Por eso ahora da charlas y congresos para que la gente conozca su historia y se anime a hacer voluntariado, porque como él mismo dice «No hay edad para la solidaridad».


Fuente: ABC